Anuncio
Share

Marco Rubio, uno de dos candidatos latinos en la contienda republicana, hereda apoyo de Bush

Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo, además del exrepresentante Lincoln Díaz-Balart, anunciaron hoy que se pasan al bando de Marco Rubio, el joven senador por Florida, quien tras la retirada de Bush tiene como principales rivales a Donald Trump y Ted Cruz.

Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo, además del exrepresentante Lincoln Díaz-Balart, anunciaron hoy que se pasan al bando de Marco Rubio, el joven senador por Florida, quien tras la retirada de Bush tiene como principales rivales a Donald Trump y Ted Cruz.

El senador de origen cubano Marco Rubio recibió hoy el apoyo de congresistas latinos de Florida que inicialmente habían estado del lado del exgobernador del estado Jeb Bush, que se retiró este sábado de la carrera presidencial.

Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo, además del exrepresentante Lincoln Díaz-Balart, anunciaron hoy que se pasan al bando del joven senador por Florida, quien tras la retirada de Bush tiene como principales rivales a Donald Trump y Ted Cruz.

Ros-Lehtinen dijo que Rubio forma parte de “la próxima generación de líderes” y ha “demostrado que va a afrontar con entusiasmo los problemas que enfrentamos con propuestas de políticas innovadoras”.

Por su parte, Mario Díaz-Balart consideró que el senador de origen cubano es el “candidato más fuerte para la nominación republicana”, mientras que el también legislador hispano Curbelo apuntó que Rubio puede “reducir la brecha partidista en Washington”.

Otro congresista que se sumó a las filas de Rubio fue el representante por Florida Gus Bilirakis, informó hoy la campaña del senador.

“Marco es el candidato mejor cualificado, con las soluciones adecuadas para hacer frente a los grandes desafíos que tenemos ante nosotros. Estoy orgulloso de apoyar a mi buen amigo Marco Rubio como el candidato republicano para presidente”, dijo en el comunicado Bilirakis, que inicialmente también apoyó a Jeb Bush.

Según una encuesta de la Florida International University, realizada antes de conocerse los resultados de las primarias de Carolina del Sur, celebradas el pasado sábado, el 37,2 % de los hispanos republicanos de Nevada tenían intención de votar por Trump este martes en los caucus del denominado “Estado plateado”.

Rubio aparece en segundo lugar en intenciones de votos, con el 16,4 %, que puede aumentar, pues el 11,4 % tenía pensado votar a Bush cuando se efectuó la encuesta, que tiene un margen de error del 4-5 % y fue hecha a 1.001 personas través de teléfonos móviles.

En cuanto al electorado general, según una encuesta del grupo Gravis realizada los días 14 y 15, Trump lleva una ventaja en Nevada de 16 puntos sobre Cruz y 20 sobre Rubio, mientras que los otros dos contendientes, Ben Carson y John Kasic, tienen apenas el 5 % en intención de voto, 34 puntos menos que el magnate.

La mayoría de los analistas políticos coincide en que Rubio puede ser el más beneficiado con la retirada de Bush, que fue su protector cuando era gobernador de Florida.

Una parte importante del caudal de votos de Bush puede volcarse hacia Rubio, pero los analistas no están tan seguros de que lo mismo vaya a pasar con los donantes de la campaña del ex gobernador, hijo y hermano de presidentes.

Bush abandonó la carrera presidencial con el único hito de haber superado a sus contrincantes en las recaudaciones para la campaña. Logró unos 120 millones de dólares en 2015 gracias a su aliada súper PAC o Comité de Acción Política “Right to Rise” (Derecho a prosperar). Pero en las tres primarias en las que participó, nunca alcanzó siquiera el 10 % de los votos.


Anuncio