Anuncio
Share

Marcha de inmigrantes contra deportaciones sigue bajo el calor y el cansancio

Luchan contra el cansancio, las inclemencias del sol y hasta la Policía que los detuvo una vez. Son siete inmigrantes que partieron a pie de Chicago hace cinco días para entregar un mensaje claro: el fin del racismo, la xenofobia y las deportaciones de indocumentados.

A su paso ayer por la ciudad de Elkhart, en Indiana, camino de Cleveland, el largo y agotador viaje a pie pasa ya factura a estos siete activistas.

“Vamos cansados, azotados por la calor y con los pies hechos pedazos,” dijo José Landaverde, el líder religioso que encabeza la marcha de 350 millas a Cleveland con el propósito de enviar un mensaje a la nación contra el racismo, la xenofobia y las deportaciones.

Landaverde señaló que los siete caminantes se pusieron en marcha de nuevo a primera hora de la mañana de ayer y que el agotamiento es extremo, con temperaturas que rebasan los noventa grados (32 grados centígrados).

“Nosotros sabemos que hoy [ayer] es sábado y que mucha gente está divirtiéndose, pero entretanto esta es una lucha,” afirmó Landaverde.

El líder de la misión Vida Fe y Esperanza de Chicago explicó en una conversación telefónica que siguen caminando, a pesar de las lluvias y las altas temperaturas, y que su voluntad firme les ayuda a superar incidentes desagradables, como no encontrar acomodo para dormir o cierta desconfianza de la Policía.

El suceso se produjo ayer [el sábado], cuando el automóvil que les suministra comida y agua en cada jornada fue detenido por agentes de la policía y ellos fueron luego interrogados.

Sin embargo, todo se aclaró y les permitieron continuar su marcha a pie rumbo a Cleveland.

Se refirió el religioso anglicano al limbo legal en que han quedado la extensión de DACA, el primer alivio de Obama decretado en 2012, y la Acción Diferida para los padres de ciudadanos estadounidenses, conocida como DAPA.

“Tenemos que salir a luchar. Tenemos que hacer huelgas de hambre y luchar más intensamente, más profundamente”, exclamó Landaverde tras conocer el fallo de los jueces del Tribunal Supremo de EE.UU. sobre las medidas migratorias decretadas por Obama.

El grupo de activistas tiene pensado descansar esta noche en Middlebury, en Indiana, para continuar mañana, domingo, su peregrinaje hasta Cleveland, con 291 millas todavía por delante.


Anuncio