Anuncio
Share

Los votantes eligen a Sanders en New Hampshire, pero superdelegados dan voto a Hillary

Sanders y Clinton en un saludo de pocos amigos. En el Partido Demócrata hay aproximadamente 4.491 delegados, que son asignados a los candidatos mediante diferentes fórmulas. Un candidato necesita a 2.246 para lograr la nominación.

Sanders y Clinton en un saludo de pocos amigos. En el Partido Demócrata hay aproximadamente 4.491 delegados, que son asignados a los candidatos mediante diferentes fórmulas. Un candidato necesita a 2.246 para lograr la nominación.

Con la victoria de más de 20 puntos lograda por Bernie Sanders por encima de Hillary Clinton en las primarias de New Hampshire, se esperaba que el funcionario, que está teniendo un gran empuje con la juventud, se levantara con la victoria con el número de delegados obtenidos.

Pero debido a fórmulas establecidas por el partido, la precandidata Clinton, para algunos la elegida por el la maquinaria demócrata, obtuvo la misma cantidad de delegados que Sanders.

Lo importante del apoyo de los delegados es que, al final de las primarias, el precandidato que tenga más delegados a su lado será el nominado para la presidencia.

En el Partido Demócrata hay aproximadamente 4.491 delegados, que son asignados a los candidatos mediante diferentes fórmulas. Un candidato necesita a 2.246 para lograr la nominación.

Para culminar el proceso, hay otros 712 superdelegados que acuden a la Convención Nacional sin haber designado antes su voto a un candidato en concreto, aunque hay algunos, como en el caso de Clinton, que ya han comprometido su respaldo.

En el caso de New Hampshire donde se disputaban 24 delegados, los resultados electorales le dieron el 60% de los votos a Sanders, lo que equivalen a 15 delegados, y el 38% de la gente le dio a Clinton 9. No obstante, los superdelegados decidieron lo contrario y seis de ellos respaldaron a la precandidata. Eso le permitió terminar con el mismo número de delegados que Sanders (15-15), a pesar que el pueblo con su voto había decidido lo contrario.

Se supone que el trabajo de los delegados, es elegir al candidato que apoya el pueblo; sin embargo hay 712 superdelegados que pueden votar por quienes ellos decidan, eliminando prácticamente de un plumazo la elección democrática de la gente.

Esta fórmula hace a Clinton muy poderosa en la carrera democrática, porque aunque Sanders ganara el voto popular, la exsecretaria de Estado tiene ya un número considerable de superdelegados que han dicho abiertamente que la apoyarán, obviamente sin importar los resultados electorales. Se estima que actualmente Clinton tiene 394 delegados y superdelegados, mientras que Sanders tiene 44.

De acuerdo a David Rohde, profesor de la universidad de Duke, esta fórmula fue establecida en los 80’s por el Partido Demócrata para evitar que un candidato que no comulgara con los deseos del partido pudiera llevarse la victoria. Así, los superdelegados que son gente de confianza y de poder del partido, darían su voto para asegurarse que el candidato que es apoyado por el partido gane sin problemas, o con problemas, pero que gane.

“La razón del por qué los demócratas adoptaron el plan de los superdelegados fue por la posibilidad del surgimiento de candidatos insurgentes, que no consideren ellos sean para beneficio del partido, y que según ellos no puedan ser exitoso en las elecciones generales”, explicó Rohde al programa Democracy Now de Ammy Goodman. “No era beneficioso para el partido nominar a un candidato que refleje los deseos del partido y que luego pierda en la elección general”.

Delegados y superdelegados

En el Partido Demócrata hay aproximadamente 4.491 delegados que son asignados a los candidatos mediante diferentes fórmulas. Estos delegados acuden a la Convención Nacional con su voto comprometido; Mientras que otros 712 superdelegados acuden a la convención sin haber entregado su voto, supuestamente. Un candidato necesita aproximadamente 2.246 delegados para lograr la nominación


Anuncio