Anuncio
Share

Latinos dicen que son buenos los estudios vocacionales o técnicos, pero pocos los utilizan

El estudio menciona en números concretos que el 89 por ciento de los padres latinos considera a escuelas técnicas o vocacionales como "una excelente opción", pero sólo el 37 por ciento expresó estar interesado que sus hijos asistan a esas escuelas.

El estudio menciona en números concretos que el 89 por ciento de los padres latinos considera a escuelas técnicas o vocacionales como “una excelente opción”, pero sólo el 37 por ciento expresó estar interesado que sus hijos asistan a esas escuelas.

Expertos en temas educativos se mostraron ayer sorprendidos por los resultados de un nuevo informe que revela un bajo respaldo de los latinos de Idaho hacia programas de educación vocacional y técnica, marcando así una marcada disparidad respecto a los blancos consultados para la misma encuesta.

Según el reporte “Idaho: Listo para cambiar”, patrocinado por la Fundación Familia Albertson, tanto latinos como blancos aceptan en gran mayoría que las escuelas vocacionales o técnicas son una alternativa aceptable para encontrar una salida laboral sin título universitario después de terminar la escuela secundaria.

Pero, de manera inesperada, a pesar de esa postura positiva, los latinos no consideran a las escuelas vocacionales o técnicas para ellos mismos, ni siquiera cuando esas clases se ofrecen de manera gratuita a nivel secundario, mientras que la gran mayoría de los blancos seriamente piensa asistir a esas escuelas, indica el reporte.

En números concretos, el 89 por ciento de los padres latinos considera a escuelas técnicas o vocacionales como “una excelente opción”, pero sólo el 37 por ciento expresó estar interesado que sus hijos asistan a esas escuelas.

Por el contrario, el 93 por ciento de los blancos respalda los estudios vocacionales o técnicos y el 70 por ciento de los adultos en ese grupo étnico considera que esas escuelas están “muy cerca” de satisfacer sus necesidades educativas o las de sus hijos.

La discrepancia, según el reporte, surgiría de que los latinos ven el asistir a las escuelas técnicas y vocacionales mayormente como una alternativa por no haber podido ingresar a la universidad, mientras que los blancos ven a esos establecimientos como una salida laboral adecuada sin necesidad de asistir a clases durante cuatro años.

De hecho, durante un grupo de consulta en Boise (la capital estatal), un padre hispano puntualizó que su rechazo a las escuelas técnicas y vocacionales se debe precisamente al estereotipo negativo que les genera a los latinos enrolarse en esas clases.

Específicamente, dijo el padre, el estereotipo surge cuando los otros (no hispanos) les dicen a estudiantes hispanos que “como no van a llegar a la universidad mejor vayan a una escuela (vocacional)”.

Por otra parte, la aceptación de las escuelas vocacionales y técnicas entre los blancos se debería a dos factores: la amplia insatisfacción que sienten por las escuelas públicas (el 58 por ciento las considera inadecuadas) y su firme creencia que la educación les dará un mejor nivel económico.

Roger Quarles, director ejecutivo de la Fundación Familia Albertson, declaró que “quien se preocupe por la educación pública y por los niños y las familias de Idaho debe tener en cuenta los resultados de esta encuesta”.

Los hispanos representan el 12,4 por ciento de los 1,6 millones de habitantes de Idaho, según datos del Buró del Censo.


Anuncio