Anuncio
Share

La Corte Suprema respaldó las prohibiciones estatales a las armas de asalto

Una vigilia por las víctimas del tiroteo en el club nocturno de Orlando, Florida. El lunes 20 de junio, la Corte Suprema desestimó las objeciones de los defensores de las armas en Connecticut y Nueva York, quienes sostenían que las prohibiciones estatales violaban sus derechos incluidos en la Segunda Enmienda (David McNew/Getty Images).

Una vigilia por las víctimas del tiroteo en el club nocturno de Orlando, Florida. El lunes 20 de junio, la Corte Suprema desestimó las objeciones de los defensores de las armas en Connecticut y Nueva York, quienes sostenían que las prohibiciones estatales violaban sus derechos incluidos en la Segunda Enmienda (David McNew/Getty Images).

El Tribunal Supremo rechazó este lunes otra objeción a las leyes estatales que prohiben la venta de armas de fuego rápido, en lo que marcó otra victoria para los defensores del control de armas, en un momento de intensa preocupación de la población en general acerca del tema.

Sin comentarios ni discrepancia, los jueces desestimaron las apelaciones de los defensores de los derechos a las armas en Connecticut y Nueva York, quienes argumentaban que las prohibiciones estatales violaban sus derechos en virtud de la Segunda Enmienda.

La acción de la corte no fue una sorpresa. En diciembre pasado, los jueces rechazaron un recurso similar en un caso de Highland Park, Illinois, pero con el disentimiento de los jueces Antonin Scalia y Clarence Thomas.

La negativa del alto tribunal a considerar siquiera la declaración de que la Segunda Enmienda incluye el derecho a poseer un arma de fuego rápido sugiere fuertemente que la mayoría de los jueces entiende la protección constitucional del derecho a las armas de manera más limitada que muchos de los defensores del tema.

En 2008 y 2010, los magistrados derogaron ordenanzas en Washington D.C. y Chicago, que prohibían la posesión privada de armas de fuego en el hogar. Pero la corte ha declinado en varias oportunidades extender su fallo para proteger otros derechos reivindicados por los propietarios de armas. El tribunal se ha negado en repetidas veces a escuchar los reclamos de los defensores, quienes sostienen que es un derecho constitucional la posibilidad de portar un arma en público o comprar armas de fuego rápido.

La corte del Segundo Circuito de Apelaciones en Nueva York confirmó las leyes estatales en Connecticut y Nueva York, y los jueces afirmaron este lunes en el caso Shew Vs. Malloy que no revisarán la decisión.

Si desea leer la nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio