Anuncio
Share

El Supremo decidirá si los inmigrantes detenidos más de seis meses deben ser liberados

La decisión afecta a miles de inmigrantes de California que cruzaron la frontera de manera ilegal o que, siendo residentes legales en Estados Unidos, fueron sentenciados por cometer un crimen y, por tanto, son objeto de deportación.

La decisión afecta a miles de inmigrantes de California que cruzaron la frontera de manera ilegal o que, siendo residentes legales en Estados Unidos, fueron sentenciados por cometer un crimen y, por tanto, son objeto de deportación.

El Tribunal Supremo aceptó hoy evaluar un caso en el que tendrá que decidir si los inmigrantes detenidos durante seis meses tienen derecho a una audiencia judicial en la que puede decidirse su liberación.

La decisión afecta a miles de inmigrantes de California que cruzaron la frontera de manera ilegal o que, siendo residentes legales en Estados Unidos, fueron sentenciados por cometer un crimen y, por tanto, son objeto de deportación.

El caso llega al Tribunal Supremo después de que, en marzo, el Gobierno del presidente Barack Obama pidiera al alto tribunal que revisara una decisión de octubre de 2015 de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, ubicada en San Francisco (California) y que confirmó la decisión de otra corte de Los Ángeles.

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito determinó que detener de forma indefinida a los inmigrantes viola su derecho a tener unas garantías mínimas en un proceso judicial y, por ello, los inmigrantes tienen derecho a una audiencia para decidir sobre su liberación tras haber estado seis meses detenidos.

La Corte de Apelaciones también establecía que, para mantener la detención, el Gobierno debía demostrar que había un riesgo de que los inmigrantes se fugasen o suponían un peligro público.

En documentos entregados al Tribunal Supremo, el Ejecutivo defiende que sus políticas de detención buscan mantener un control sobre las fronteras y reducir el riesgo de terrorismo.

Celebrar una audiencia a los seis meses de la detención “crea un incentivo para que la gente haga un viaje que ponga en peligro su vida, hace que la gente abuse de los procesos legales para entrar a EEUU y que luego desaparezca en vez de comparecer en los procedimientos de deportación”, considera el Gobierno.

El alto tribunal evaluará el caso durante su próximo periodo de actividad, entre octubre de 2016 y junio de 2017.

La decisión del Tribunal Supremo llega en plena campaña presidencial, donde la inmigración ha jugado un papel protagonista después de los polémicos comentarios del virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, sobre la construcción de un muro entre EEUU y México y la deportación de todos los indocumentados del país.

Uno de los casos más importantes sobre los que tiene que decidir la corte suprema este mes es el de las medidas migratorias de Obama, proclamadas en noviembre de 2014 para frenar la deportación de casi cinco millones de indocumentados, principalmente jóvenes indocumentados y padres con hijos estadounidenses.


Anuncio