Anuncio
Share

El Gran Concierto, un evento histórico que promete tradición, cultura y nostalgia

El Mariachi Vargas de Tecalitlán con la Orquesta Filarmónica de Querétaro, dirigidos por el maestro José Guadalupe Flores.

El Mariachi Vargas de Tecalitlán con la Orquesta Filarmónica de Querétaro, dirigidos por el maestro José Guadalupe Flores.

El Mariachi Vargas de Tecalitlán, la Orquesta Sinfónica de Querétaro y la Orquesta Sinfónica de Tucson se unen para dar forma a un evento que promete ser histórico, nunca antes realizado, y bajo la dirección del maestro José Guadalupe Flores: El Gran Concierto de Gala del Mariachi entre México y Estados Unidos.

Alrededor de 60 profesionales de la música clásica por primera vez se unen para formar una orquesta binacional que tocará con el llamado “El Mejor Mariachi del Mundo” y dar vida a un racimo de canciones cuidadosamente seleccionadas para expresar lo mejor de la cultura mexicana, pero al mismo tiempo para hacer vibrar la frontera Tijuana-San Diego.

“Es un regalo de México para Estados Unidos”, dice su productor ejecutivo Edward E. Marsh., quien lleva más de dos años trabajando en todos los detalles del evento para asegurarse que el 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe, los invitados experimenten “el concierto de su vida”.

“Mucha gente no ha tenido la oportunidad de disfrutar de un concierto con una orquesta sinfónica binacional y un mariachi, pero no estamos hablando de cualquier grupo, es ‘El Mejor Mariachi del Mundo’”, enfatiza Marsh.

“Los arreglos que se han realizado fueron específicamente adaptados y trabajados para que cada canción que se toque vaya cargada de historia y tradición; que lejos de simplemente gustar a la audiencia, los presentes entiendan la importancia y el significado del porque la música de mariachi fue declarada hace unos años Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

Para lograr dicho efecto, todas las canciones han sido traducidas con expertos de música para que todas las personas que asistan, de ambos lados de la frontera, puedan entender el significado de cada interpretacióon.

Con una emoción que parece recorrer todo su cuerpo, Marsh asegura que El Gran Concierto será una experiencia que nunca se ha vivido y menos en Playas de Rosarito, lugar turístico por excelencia, pero ahora con la apertura del nuevo Centro de Convenciones, de nivel mundial, podrá ser el escenario de uno de los mejores conciertos de música de mariachi y dos sinfónicas de todos los tiempos.

Incluso, para asegurarse que la experiencia del Gran Concierto es única, el director ha mandado a adaptar acabados que permiten una mejor locución en la sala donde será el evento, para que los sonidos que emanen del centro de convenciones puedan ser grabados en un CD que quede para la posteridad.

El mariachi Vargas ha tocado con una orquesta sinfónica cada 10 años, en 1996, en el 2006 y ahora será la primera vez que toca con una sinfónica binacional.

José Guadalupe Flores, director de la Orquesta Sinfónica de Querétaro, con 43 años como músico y 17 como director, dijo que el concierto será una maravilla, algo difícil de describir, principalmente para los mexicanos que viven del otro lado de la frontera y para los nacidos en Estados Unidos que aunque hablen otro idioma, nunca olvidan sus raíces.

“Esto será una locura. Estoy seguro que la gente no aguantará y además de cantar les rodarán las lágrimas”, expresó el maestro, claramente emocionado. “El evento será de tal nivel que cuando las dos sinfónicas y el mariachi empiecen a tocar, la música llegará al alma de quien lo escuche. No importa dónde se encuentren, en Estados Unidos, Alemania o Japón”.

Flores enfatizó que lo que se verá el 12 de diciembre, no se ha visto antes porque aunque no será la primera vez que toca una sinfónica con el Mariachi Vargas, si es la primera vez que lo hacen entre entre México y Estados Unidos en un mismo escenario.

Enrique de Santiago, miembro del Mariachi Vargas de Tecalitlán por 26 años, dijo que han participado en conciertos donde ha tocado el Mariachi Vargas con diferentes miembros de sinfónicas del interior del país, pero nunca con una sinfónica binacional.

“Sera una fusión de músicos estadounidenses y mexicanos… casi cien compañeros tocando, será algo fenomenal para todos”, subraya De Santiago, quien agregó que un elemento importante es que cuatro organizaciones no lucrativas que ayudan a los niños en riesgo y enseñan la música del mariachi serán beneficiadas en ambos lados de la frontera.

De acuerdo a José Ronstadt, miembro del Salón de la Fama del Mariachi en Tucson, Arizona, y quien está ayudando en los detalles del evento, el Club de Niñas y Niños de Rosarito, la organización Juvenil de Música en Querétaro, el Centro Cultural de Artes y Música de BC y la Biblioteca de la Universidad de San Diego recibirán parte de las ganancias del concierto para fomentar la música del mariachi.

Dentro del evento se realizará un homenaje a la Virgen de Guadalupe para celebrar un aniversario más de su aparición en el cerro del Tepeyac en 1531.

El hombre detrás del concierto

Por alguna razón, cuando Edward E. Marsh, habla de la música del mariachi, cómo la conoció, la entendió, y del nacimiento del Gran Concierto, su rostro parece entristecer, su pasión florece, cierra los ojos y se traslada a su infancia, cuando tenía ocho años de edad.

“Vivíamos en San Diego, pero mi padre ocasionalmente nos traía a Playas de Rosarito los fines de semana y ahí fue cuando escuche por primera vez la música de mariachi”, explica Marsh, quien a sus sesenta y tantos años y durante la entrevista viste una chaqueta de Mariachi, adornada con botones de plata que simbolizan al Mariachi Vargas de Tecalitlán y un pin de las banderas de México y Estados Unidos.

Además, lleva consigo una hebilla de plata conmemorativa de los 100 años del Mariachi de Tecalitlán fundado en 1896 y quien recientemente cumplió sus 118 años de existencia, única banda de Mariachi que ha trascendido dos cambios de siglo y que por primera vez tocará con una orquesta sinfónica binacional.

Pero de dónde le nace el amor y la pasión a “este gringo”, como el se denomina en ocasiones, por la música de Mariachi, misma que es rara ver con tal profundidad hasta en la mayoría de los mismos mexicanos nacidos en Estados Unidos.

La segunda experiencia de Marsh con el Mariachi fue en sus años de juventud cuando él viajaba con su novia a Rosarito; más tarde se encontró trabajando en Los Ángeles donde tuvo oportunidad de conocer a Nati Cano, líder del Mariachi Los Camperos, pero no fue hasta que regresó a Rosarito, hace 10 años y alguien le habló del Mariachi Vargas.

Pasaron algunos años hasta que finalmente pudo escucharlos; los empezó a seguir, los escuchaba hasta cuando hacia ejercicio, y luego de varios conciertos y enterarse que nunca habían llegado a tocar a Rosarito, los invitó a ser parte del aniversario del Club de Niños y Niñas de Rosarito que ayuda a los menores en riesgo del área.

Luego de haberlos visto por lo menos unas 30 veces en ambos lados de la frontera y saber que solo en dos ocasiones habían tocado con una orquesta sinfónica y nunca con una sinfónica binacional, fue precisamente ahí cuadno le surgió la idea de realizar El Gran Concierto.

Por asares del destino, Marsh hoy se encuentra viviendo en la misma ciudad donde de pequeño escuchó por primera vez la música de Mariachi y es a donde en unas semanas quiere traer, posiblemente uno de los conciertos de Mariachi que jamás se hayan realizado en la frontera Tijuana-San Diego.

El Gran Concierto, con el Mariachi Vargas de Tecalitlán y representación de las orquestas sinfónicas de México y Estados Unidos, dirigidas por el maestro José Guadalupe Flores, director de la Orquesta Sinfónica de Querétaro.

“Quiero que la gente que no conoce el Mariachi, lo escuche, sienta la música y pueda apreciar en todo su esplendor la belleza de las canciones, la poesía y la profundidad de la letra”, explica Marsh, quien otra vez, por momentos cierra los ojos para seguir hablando de la música que lo apasiona.

Coleccionista

La mayor parte de su vida, Marsh la ha vivido en el área fronteriza de San Diego donde se involucró en la industria de bienes raíces con lo que resolvió su vida económicamente. No obstante, siempre ha sido un coleccionista apasionado de libros de Ciencia Ficción y después de 30 años de obtener piezas originales, firmadas y con notas de grandes escritores, Marsh donó su colección a San Diego State University, con un valor de 2.5 millones de dólares. Actualmente sigue coleccionando, pero ahora todo lo relacionado al Mariachi.

El Gran Concierto de Gala del Mariachi

Sábado 12 de diciembre a las 8 p.m.

Centro de Convenciones en Playas de Rosarito, B.C.

www.elgranconciertomariachi.com

  1. 100.6805 /664.688.1080

Anuncio