Anuncio
Share

Dolor en Orlando: “Ha sido muy difícil contener las lágrimas”

Victor Baez (izquierda) llora con Iris Febo mientras recuerdan a sus amigas Amanda Alvear y Mercedez Flores, fallecidas en una balacera en el club nocturno gay Pulse, durante una visita a un monumento de recuerdo improvisado, el 13 de junio de 2016, en Orlando, Florida. (AP Foto/David Goldman)
(David Goldman / AP)

Mientras el domingo el presidente Barack Obama enfatizaba que un ataque contra cualquier estadounidense es un ataque “contra todos”, los miembros de la comunidad LGBT de Orlando se unían para compartir el dolor por el ataque que dejó 50 muertos en un club frecuentado por homosexuales de la ciudad este domingo.

Un concierto de la orquesta Central Florida Sounds of Freedom Band & Color Guard, formada por miembros de la comunidad homosexual se convirtió en un acto de apoyo a las víctimas y un recordatorio de que aun existe el odio y la intolerancia.

“Ha sido muy difícil contener las lágrimas”, dijo Juan Canasi, fundador de la banda y de origen cubano. “En cuanto escuchamos las noticias comenzamos a enviar correos electrónicos, mensajes de texto y a llamar a los miembros de la banda y a nuestros amigos, para saber si todos estaban bien”, explicó Canasi, quien agregó que conocía el centro nocturno.

Canasi se preparaba para el concierto que estuvo a punto de cancelarse por preocupaciones sobre la seguridad de la sala del Orlando Rep Teather, en el complejo cultural de Loch Haven de Orlando, donde se realizó el evento a sala llena, a pesar de que un puñado de personas canceló su asistencia a última hora.

“Hacemos esto con mucho dolor y es difícil. Pero es importante mantener la fortaleza junto a nuestra comunidad. Nosotros unimos a la gente a través de la música y hoy más que nunca”, dijo Joe Kennedy, president de la banda y esposo de Canassi desde hace tres meses.

Kennedy explicó que sostuvieron reuniones para decidir si cancelarían la actividad, pero decidieron que “el show debe continuar, especialmente hoy”.

El público asistente, formado por parejas y familias, escuchó conmovido las palabras de apertura: “Hace ya tiempo que caminábamos en las marchas de orgullo y nos tiraban piedras. Hoy, es un recordatorio de que un acto tan simple como un beso es suficiente para desencadenar la violencia”, dijo Blake Velde, director de la National Lesbian Gay Band Association, quien dijo que viajó desde lejos para estar allí ese día junto a la comunidad.

Al entrar a escena, miembros de la banda portaban velas encendidas y unidos dedicaron el concierto, y parte de sus ingresos a las familias de las víctimas de la matanza.

La comunidad LGBT está “absolutamente devastada” por la matanza.

“Nuestros corazones están destrozados por las víctimas y familias de este horrible acto de violencia. Nos solidarizamos con la comunidad LGBT de Orlando”, expresó en un mensaje GLAAD, una de las principales organizaciones del país que ayuda a dar visibilidad a los derechos de los homosexuales.

Rob Domenico, miembro de la directiva de The Center Orlando, una de las organizaciones más antiguas en el estado que lucha por los derechos de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transgénero), dijo que los miembros de esta comunidad en el centro de Florida se hallan “absolutamente devastados”, según recoge NBC News.

“Este es un momento, más que nunca, en el que necesitamos devolver la unidad a esta comunidad y mostrar amor y compasión por todos aquellos que han pasado por esta horrible tragedia”, agregó Domenico.

Según la Policía, el tiroteo se inició a las 02.02 de la madrugada del domingo en el club Pulse, uno de los locales más concurridos por la comunidad LGBT en el centro de Florida.

“Pulse es como una familia. Cada uno de los que trabaja ahí es tratado con igualdad, como hermanos y hermanas”, señaló Benjamin Di’Costa, un ex empleado de la discoteca, al diario The Miami Herald.

El grupo Equality Florida Action, que aboga por el colectivo homosexual, rechazó la matanza, que calificó de “violencia sin sentido”.

“Los clubes de gais representan un significativo lugar en la historia de la comunidad LGBT. Fueron usualmente los únicos lugares de reunión seguros y este horrible acto golpea directamente nuestro sentido de seguridad”, manifestó en un comunicado la directora de la organización, Nadine Smith.


Anuncio