Anuncio
Share

Abusadores sexuales fueron arrestados en la frontera tratando de llegar a Estados Unidos

Foto de archivo. Obtenida por plataformas de social media de ICE.

Foto de archivo. Obtenida por plataformas de social media de ICE.

(Josh Denmark (202)-732-4224 / )

La Patrulla Fronteriza en Arizona informó hoy del arresto de dos ciudadanos mexicanos que intentaban reingresar al país ilegalmente después de haber sido deportados tras haber sido condenados previamente por delitos sexuales con menores de edad.

“El primer arresto ocurrió cuando los agentes en la subestación de Tres Puntos detuvieron a tres personas cerca de San Miguel, Arizona, (en la reserva indígena) Tohono O’odham”, señala el comunicado de la agencia migratoria.

Durante el proceso que se llevó a cabo el sábado 27 de febrero, los agentes se percataron que uno de los sujetos, a quien no identificaron, había sido condenado por violación de un menor y otros dos cargos de violación en el condado Ventura en California, por el cual fue condenado a 19 años de cárcel.

El otro individuo, tampoco identificado, fue arrestado cuando se encontraba en Nogales, Arizona, dentro de un grupo de cinco inmigrantes.

Cuando los agentes estaban procesando a los individuos hallaron que el hombre había sido condenado anteriormente por actos inapropiados con un niño menor de 14 años en Visalia, California, y condenado a seis años de prisión.

La Patrulla Fronteriza procesa a todos los individuos y revisa sus antecedentes penales a través de los datos biométricos por lo que aparecen todos los actos delictivos previos por los cuales fueron condenados y deportados.

Según cifras de la agencia migratoria, un alto porcentaje de los inmigrantes que están cruzando la frontera están reingresando después de haber sido deportados.

“Se hacen todos los esfuerzos posibles para asegurar que todos los inmigrantes criminales deportados previamente sean detenidos y procesados, con todo el rigor de la ley”, señaló la agencia migratoria.

Además enfatizó que los delincuentes sexuales son una amenaza para todos: las personas con las que están cruzando, las personas con las que son detenidos, las comunidades que atraviesan y donde deciden fijar su residencia.


Anuncio