Anuncio

En Asia, Obama dice que acción climática ayudará a empresas

El presidente Barack Obama llega para hablar en la cumbre empresarial, a la cual asistieron 800 líderes empresariales de toda la región que representan a las compañías de Estados Unidos y Asia-Pacífico, en Manila, Filipinas.

El presidente Barack Obama llega para hablar en la cumbre empresarial, a la cual asistieron 800 líderes empresariales de toda la región que representan a las compañías de Estados Unidos y Asia-Pacífico, en Manila, Filipinas.

(Susan Walsh / AP)

A unas semanas del plazo límite, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, buscó el miércoles crear un impulso para un acuerdo global sobre el cambio climático al argumentar que acciones valientes serán un beneficio para los negocios en Asia y en todo el mundo.

En un encuentro de ejecutivos en Manila, Filipinas, Obama exhortó a los líderes empresariales a reducir las emisiones en sus operaciones y a utilizar su influencia para presionar a los gobiernos para firmar el pacto internacional. Está previsto que Obama y docenas de mandatarios se reúnan en París a finales de mes para cerrar el acuerdo sobre reducción de emisiones.

“Sus negocios pueden hacer lo correcto por sus finanzas y por nuestro planeta y las generaciones futuras”, afirmó Obama. “Las viejas reglas que decían que no podíamos cultivar nuestra economía y protegerla al mismo tiempo están obsoletas”.

Los directivos se reunieron en el marco de la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico, un foro anual de 21 países donde normalmente se discuten a fondo los intereses económicos de la región.

Este año, los temas de seguridad se han colado en la agenda. Tras los ataques de París, la conversación sobre la respuesta y la contención de la propagación del radicalismo islámico ocupó tanto las reuniones formales como las conversaciones en los pasillos.

Pero mientras Obama discutía en privado formas para incrementar la presión sobre el grupo Estado Islámico, empleó el foco mediático para centrarse en el histórico acuerdo climático. El presidente hizo del tema una prioridad coincidiendo con el final de su mandato. Sin esperanzas de que el Congreso apruebe leyes, Obama se ha pasado al cabildeo internacional.

La Casa Blanca apunta hacia algún éxito. En su último viaje por Asia, Obama y el presidente chino, Xi Jinping, emitieron una declaración conjunta que fijó 2030 como plazo límite para detener el incremento de emisiones de dióxido de carbono en China. El pacto pareció suponer un giro en el enfoque de China para la reducción de emisiones y una victoria diplomática para el presidente estadounidense.

Acompañando a Obama sobre el escenario estuvieron Jack Ma, presidente de la compañía china de comercio electrónico Alibaba, y Aisa Mijeno, cuya nueva empresa de internet llamada Salt vende lámparas de bajo costo que funcionan con agua salada. Está previsto que Xi hable a los empresarios más tarde el miércoles, junto con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el vicepresidente de Indonesia, Jusuf Kalla.


Anuncio