Anuncio
Share

Programa para superar la brecha digital llega a 3 millones de beneficiarios

Se precisa reducir la brecha digital que existe en la sociedad.

Se precisa reducir la brecha digital que existe en la sociedad.

(EFE)

El programa Internet Essentials ha logrado en cinco años que unos tres millones de personas de bajos ingresos hayan superado en EE.UU. la brecha digital, pero sus artífices advierten de que se necesita todo un “movimiento” para resolver un “problema social tan difícil y de tanta magnitud”.

“Aún queda mucho trabajo por hacer”, subrayó hoy David L. Cohen, vicepresidente ejecutivo senior y responsable de diversidad de Comcast Corporation, la compañía de telecomunicaciones que está detrás de esta iniciativa.

Cohen presentó hoy el informe de los cinco primeros años de Internet Essentials junto a la seis veces campeona olímpica de atletismo Jackie Joyner-Kersee en un acto celebrado en Chicago, donde además se anunció una donación de más de dos millones de dólares a organizaciones comunitarias que ofrecen educación sobre el uso de la tecnología digital y acceso a la red.

Según el reporte quinquenal, Comcast ha invertido más de 300 millones de dólares para ayudar a financiar iniciativas de educación y enseñanza del uso de la tecnología digital, de las que se han beneficiado casi 4,4 millones de personas.

En estos cinco años, Comcast ha “aprendido que ninguna compañía, ni programa gubernamental, tiene por sí solo la capacidad para cerrar la brecha digital y que para solucionar un problema social tan difícil y de tanta magnitud. Se necesita un movimiento”, subrayó.

El mismo mensaje transmitió Nicolás Jiménez, gerente general de Internet Essentials, en declaraciones telefónicas a Efe.

A día de hoy son 750.000 hogares los conectados a internet de alta velocidad mediante el programa, una cifra “muy importante”, pero todavía pequeña si se tiene en cuenta que el 25 % de los hogares de EE.UU. no lo está, señala.

De esos 750.000 hogares, que suponen tres millones de personas, el 50 ó 60 % son hispanos, dice Jiménez, quien considera que hay tres “barreras” que obstaculizan el que una persona o familia acceda a internet.

Las dos primeras tienen que ver con el costo del servicio de internet y con el costo de los equipos y a esas barreras Internet Essentials responde con una tarifa de 9,95 dólares al mes más impuestos y computadoras subsidiadas a menos de 150 dólares, de las que se han distribuido 54.000 desde 2011.

La tercera barrera es la “más complicada”, dice Jiménez. Aquí se incluyen desde el desconocimiento del manejo de internet y de las computadoras, hasta la actitud de personas que creen que no necesitan esas herramientas y el miedo que sienten otras.

El programa incluye adiestramiento y clases para los beneficiarios. En cinco lugares del país, Filadelfia, Boston, San Francisco, Seattle y el condado de Palm Beach, en Florida, hay proyectos pilotos para la tercera edad y en dos estados, Illinois y Colorado, otros para estudiantes de universidades comunitarias.

También el idioma puede ser una barrera, dice Jiménez. Por eso los materiales del programa están disponibles en 14 idiomas y se dictan las clases en inglés y español, entre otras lenguas.

Internet Essentials solo funciona en el “territorio” de Comcast, que está presente en 39 estados y el Distrito de Columbia. En el resto de EE.UU. hay otras entidades que tienen programas similares, pero Jiménez dice desconocer cuál es su alcance.

El ejecutivo hizo hincapié en la necesidad de sumar más instituciones, compañías y particulares a la tarea de estrechar la brecha digital, que ahonda la marginación y reduce las posibilidades de prosperar de las personas que la padecen.

Internet Essentials tiene entre sus socios al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, en inglés).

Según el informe presentado hoy, hay aproximadamente dos millones de hogares financiados por HUD en las áreas de servicio de Comcast en todo el país, lo que representa aproximadamente el 40 % del total financiado por el departamento.

Jiménez explicó que más que las cifras de ingresos familiares, hay dos factores que dan a una persona o familia la garantía, aunque no la exclusividad, de que puede beneficiarse.

El primero es que en el hogar haya niños que califiquen para recibir almuerzo gratuito o a precio reducido en la escuela y el segundo es que el solicitante resida en vivienda pública o reciba subsidio para pagar la renta.

“Hemos hecho importantes esfuerzos” y el programa se está acelerando, pero “queda muchísimo por hacer” para cerrar la brecha, dice Jiménez.


Anuncio