Anuncio
Share

Justin vende una imagen de “chico rudo”, pero la verdad es que hay que tratarlo con pincitas

Señoras y señores, Justin Bieber ha vuelto. Lo queramos o no, nos caiga bien o no, es ídolo de esta generación y viene dispuesto a seguir aumentando su fama y su billetera.

Señoras y señores, Justin Bieber ha vuelto. Lo queramos o no, nos caiga bien o no, es ídolo de esta generación y viene dispuesto a seguir aumentando su fama y su billetera.

Sigue teniendo la cara de niño, pero rebasa los 21 años.

Hace tiempo fue descubierto en YouTube por un productor que lo firmó y con esa firma nació una estrella mundial que ahora tarda sólo 22 minutos en vender todas las localidades en el Madison Square Garden.

Aquél niño hoy es un joven que le da por llenarse la piel de tatuajes y los pulmones con humo de marihuana.

A veces se peina como Elvis Presley, pero usa los pantalones a media pompi como dicta la usanza del hip-hop.

Es berrinchudo y mujeriego. Se sale de los conciertos y de las entrevistas cuando le place. Avienta huevos a la casa de sus vecinos o lo detienen manejando ebrio.

...Pero sus fans lo aman y han de estar ansiosas esperando su más reciente disco, “Purpose”, que verá la luz en las tiendas el próximo viernes.

Señoras y señores, Justin Bieber ha vuelto. Lo queramos o no, nos caiga bien o no, es ídolo de esta generación y viene dispuesto a seguir aumentando su fama y su billetera.

Y si los tres años que tardó en sacar nuevo disco no sirvieron para que creciera como persona, quizá sí haya madurado como cantante.

Sus números

“Purpose” es el cuarto disco de estudio del cantante y, suponemos, será su nueva minita de oro.

Las tres anteriores producciones, “My World 2.0” (2010), “Under the Mistletoe” (2011) y “Believe” (2012), suman 15 millones de copias vendidas en todo el mundo.

El primer sencillo de su nuevo álbum, “What Do You Mean?” fue lanzado el 28 de agosto y de inmediato se convirtió en el sencillo número uno de los 100 de Billboard.

En cinco días, la canción obtuvo 21 millones de reproducciones en los servicios de streaming.

Bieber gana al año alrededor de 60 millones de dólares de acuerdo con el portal celebritynetworth.com, y Forbes lo coloca en el puesto 33 entre las 100 celebridades más poderosas del mundo.

El documental de conciertos en 3D que lanzó en el 2011, titulado Justin Bieber: Never Say Never, tuvo un presupuesto de 13 millones de dólares y cuantificó 99 millones en taquilla.

Ha ganado 1 Brit Award, 7 American Music Awards y 16 Teen Choice Awards; además ha estado nominado a 2 Grammys: Mejor Nuevo Artista y Mejor Álbum Pop Vocal, ambos por My World 2.0.

Sus polémicas

Justin vende una imagen de “chico rudo”, pero la verdad es que hay que tratarlo con pincitas. Es muy delicado.

La semana pasada el canadiense abandonó un concierto en Oslo, Noruega, tras haber cantado sólo una canción porque no soportó que sus seguidores estuvieran aventando agua al escenario.

Días antes, abandonó una entrevista al aire en Madrid mientras era invitado del programa Yu: No Te Pierdas Nada. Según esto, el cantante estaba muy agobiado y pidió ir al baño para escabullirse y salir de los foros sin decir adiós.

Este polémico comportamiento se suma a otros escándalos que ha protagonizado.

Por ejemplo, escupir a sus fans desde un balcón en Argentina, abandonar en Alemania a su mono capuchino llamado Mally -y que por suerte fue adoptado por el zoológico de Munich- o provocar a Orlando Bloom en Ibiza (recordemos que se rumora que Miranda Kerr le puso el cuerno al actor con Justin).

Sus broncas

Los problemas de Justin Bieber con la Ley obtuvieron relieve el año pasado.

En enero del 2014, uno de sus vecinos del elitista barrio de Calabasas, California, lo acusó de vandalismo. Supuestamente el cantante estrelló varios huevos en su casa, como vil puberto que hace travesuras en Halloween.

Sí, esta travesura le costó al cantante una multa de 80 mil dólares y un año de libertad provisional que terminó esta semana. Además, debió asistir a un programa de manejo de ira.

Poco después de haber llenado la fachada de su vecino con clara y yema de huevo, Bieber fue arrestado en Miami por conducir intoxicado: aquella noche había bebido, había fumado marihuana y se había empastillado con Xanax, medicamento utilizado para aliviar la ansiedad y los ataques de pánico.

Y por si fuera poco, tenía la licencia vencida.

El “chistecito” le costó 90 mil dólares y 40 horas de servicio comunitario en Volunteers of America, de acuerdo con el portal TMZ.

Incluso se juntaron cerca de 270 mil firmas que fueron a parar a la Casa Blanca para pedir la expulsión de Bieber de Estados Unidos, pero la administración de Barack Obama desestimó tal petición.

Sus amores

A Justin no le ha faltado cariño femenino.

Su amor más duradero hasta el momento es Selena Gomez, con quien estuvo desde el 2010 y hasta el 2014, pero su lista de conquistas no es menor.

Se le cuelgan romances con las modelos Shanina Shaik, Barbara Palvin, Miranda Kerr, Alyssa Arce y Adriana Lima, y con la cantante Rita Ora.

Las hermanas Kendall y Kyle Jenner, y la amiga de ambas, la modelo Hailey Baldwin, están consideradas por algunos medios como sus “amigas con derechos”.

Otras mujeres con las que se le relaciona son la Playmate Alyssa Arce y Jayde Pierce.


Anuncio