Anuncio
Share

Ciudades estadounidenses fronterizas reportan pocos mexicanos en ‘Black Friday’

Los comercios que adelantaron ayer el Viernes Negro en Mc Allen y Brownsville resintieron la ausencia de clientes mexicanos, principalmente regios, que acostumbraban hacer fila desde días antes para aprovechar las ofertas.

Los comercios que adelantaron ayer el Viernes Negro en Mc Allen y Brownsville resintieron la ausencia de clientes mexicanos, principalmente regios, que acostumbraban hacer fila desde días antes para aprovechar las ofertas.

(agencia reforma)

Los comercios que adelantaron ayer el Viernes Negro en Mc Allen y Brownsville resintieron la ausencia de clientes mexicanos, principalmente regios, que acostumbraban hacer fila desde días antes para aprovechar las ofertas.

Sin embargo, gerentes de tiendas como Target, Wal-Mart y Best Buy esperan que hoy llegue más clientela mexicana.

“SÌ está· muy despacio, muy flojo, no vino la gente del otro lado, debe ser por el juego de Cowboy, se quedaron viéndolo”, expresó Rolando Reyna, manager de Target

Empleados de otras tiendas, que pidieron el anonimato, aseguraron que la devaluación del peso nunca se había resentido tanto.

“Sobre todo porque en los estacionamientos pueden ver que no hay placas de México, ni de Nuevo León, para estas horas ya estaban llenos”, dijo un asistente de Wal-Mart.

El dólar en la frontera de Reynosa, ayer se vendía en 20.50 pesos.

La mayoría de los clientes que ayer aprovecharon las ofertas del Viernes Negros eran residentes de Texas o de la frontera de Reynosa y Matamoros, a diferencia de otros años, casi no se observaron vehículos con placas de Nuevo León en los estacionamientos.

“Ya van varios años que he venido, junten su dinerito y vengan en estas fechas especiales, aunque el dólar esté caro, sí conviene, esta tele en Reynosa te cuesta 15 mil pesos, y aquí fueron como cinco mil, ya cambiándolo a pesos”, dijo Francisco Zaleta, de Reynosa.

En Brownsville, la tienda Best Buy, una de las más concurridas en el Viernes Negro, ayer registró poca afluencia y fue hasta la noche del miércoles cuando unas ocho personas llegaron a acampar afuera de sus instalaciones.

En Wal-Mart, algunas personas se empezaron a formar dos horas antes de que abriera la tienda ubicada en Alton Gloor.

Sólo JC Penny reportó una fila de unas 100 personas, previo a la apertura de la tienda.

Los cruces fronterizos de Reynosa, Nuevo Laredo y Matamoros registraron aforos normales, con tiempos de espera de no más de una hora, incluso algunos, como el Reynosa-Pharr se podía cruzar en 10 minutos a alrededor de las 15:00 horas.

En otros años, durante el jueves del Thanksgiving, los puentes internacionales lucían saturados desde la mañana y por la tarde los compradores mexicanos tardaban en cruzar dos horas o más.


Anuncio