Anuncio
Share
Últimas Noticias

Los atacantes compraron las armas con un préstamo bancario por Internet

Los agentes federales a cargo de la investigación de la masacre, creen que Farook y Malik utilizaron un préstamo conseguido online para adquirir dos de los rifles utilizados en el ataque, así como miles de balas y partes para la preparación de los explosivos encontrados en la casa de la pareja en Redlands.

Los investigadores creen que el dinero en efectivo podría ayudar a explicar cómo le hizo la pareja para pagar la renta del auto que utilizaron y las prácticas de tiro antes del ataque, considerando que Farook ganaba sólo 52,000 dólares al año como inspector en el Departamento de Salud del condado de San Bernardino. Malik no tenía trabajo.

“Ellos también rentaban la casa en la que vivían y acababan de tener un bebé", dijeron los oficiales.

El préstamo de 28,500 dólares fue otorgado por WeBank.com, una compañía con sede en Utah. De acuerdo con la página de internet de la compañía, WebBank es una empresa asegurada por FDIC. Fue organizada en 1997 y provee un “nicho financiero para negocios y consumidores”.

Anuncio

En un pequeño comunicado, la compañía dijo que cooperaría completamente con cualquier investigación, pero indicaron también que las leyes federales y estatales les prohíben hablar de ningún préstamo en específico.

“Nuestros corazones y nuestras oraciones están con las víctimas y cada uno hemos sido impactados por la tragedia en San Bernardino. WebBank evalua todas las solicitudes de préstamo de acuerdo con  los requisitos legales, incluyendo las leyes antiterrorismo y de lavado de dinero de Estados Unidos”, decía el comunicado. “Además, el Banco continuamente trabaja con los reguladores para abordar cualquier pregunta o inquietud y siempre está dispuesto a colaborar completamente con las autoridades que investigan este asunto”.

El análisis de las finanzas de la pareja y las intenciones de dejar una bomba en el lugar de la masacre para causar muertes entre los policías, son parte de los intentos del FBI para determinar qué tan extensamente Farook y Malik habías planeado este ataque y los posibles nexos con redes internacionales de terroristas.

Querían causar mayores daños 

Anuncio

Los investigadores están tratando de determinar si la pareja que mató a 14 personas en San Bernardino, dejó un explosivo durante su huida con la esperanza de causar más muertes, especialmente entre las fuerzas policiacas, de acuerdo a una fuente familiarizada con la investigación.

El artefacto consistia de tres bombas caseras con un control remoto para ser detonadas. Este artefacto explosivo se encontraba escondido en una maleta de lona que fue dejada en el interior del Centro Regional donde ocurrió la masacre, de acuerdo al jefe de la policía de San Bernardino, Jarrod Burguan.

La construcción del artefacto es muy similar a los que se muestran en los esquemas de explosivos que se encuentran en la revista Inspire, de Al Qaeda, un boletín escrito por radicales que buscan guía para preparar sus ataques.

Cuando la policía encontró el artefacto, desalojó de inmediato las aéreas cercanas, previendo un a explosión.

La fuente, que pidió anonimato para poder hablar abiertamente acerca de la investigación, dijo que los técnicos en explosivos no creen que el artefacto podría haber detonado ya que el sistema de irrigación del edificio estaba encendido, por lo que el agua podría haber dañado los explosivos.

El uso de bombas para atacar a los policías que responden a la emergencia, es una táctica común entre los grupos terroristas.

“La bomba esta diseñada de manera que el control remoto pudiera activar el explosivo desde cualquier lugar”, dijo Burguan la semana pasada. “No sabemos si trataron de hacerlo y si fracasaron en el intento, no sabemos cómo ocurrieron las cosas”.

Expertos en tiro 

Anuncio

Poco a poco se ha dado a conocer que Farook practicaba con armas tipo militar en un centro de entrenamiento de tiro al blanco en Riverside, donde algunos de los empleados lo recuerdan y lo califican como una persona ‘normal’ que iba y venía con alguna frecuencia.

John Galletta, instructor de armas de fuego en Riverside Magnum Range, dijo que Syed Rizwan Farook había practicado en ese centro de entrenamiento cerrado, pero no pudo comentar con que frecuencia acudía.

Galletta afirmó que Malik, la esposa de Farook, nunca estuvo ahí.

De acuerdo a Galletta, Farook entrenaba con una metralleta semi automatica AR-15 y que en ocasiones él llevaba su propia arma. No se sabe si ese era el único tipo de armas con las que entrenaba.

John D’Angelo de la Oficina de Tabaco, Alcohol, Armas de Fuego y Explosivos dijo que tres de las armas recuperadas en la escena donde ocurrió el enfrentamiento con la policía después del ataque, fueron compradas por Farook entre el 2007 y el 2012. Las otras dos armas fueron compradas por el amigo de Farook, Enrique Méndez, de Riverside.

Durante el interrogatorio que se le hizo a Méndez por parte de los agentes del FBI, se descubrió que él le había dado las armas, aunque no hay indicios de que supiera algo de lo que estaban preparando.

Una fuente dijo que las armas fueron adquiridas tres años antes y que no había ningún tipo de documentación que pruebe el cambio de propietario.

Y las ironías no dejan de estar presentes en este caso.  Y es que en la misma sala de conferencias donde ocurrió la masacre, un año antes, los empleados del Departamento de Servicios Salud Ambiental del condado de San Bernardino llevaron a cabo un entrenamiento para saber qué hacer en caso de un posible ataque, similar al perpetrado por Syed Rizwan Farook y su esposa.

Anuncio

Felisa Cardona, vocera del condado de San Bernardino confirmó que los empleados de ese departamento habían recibido un entrenamiento hace un año, exactamente en el mismo salón de conferencias.

Cardona agregó que los funcionarios del condado no podían recordar si Farook, que trabajaba para el Departamento de Salud Ambiental del Condado, acudió al entrenamiento con sus compañeros de trabajo, pero añadio que lo más probable es que algunas de las víctimas si hayan participado.

No se tenía conocimiento exacto de cuantos empleados habían recibido el entrenamiento o cuantos años se ha llevado a cabo, dijo la vocera.

Continúa la búsqueda

En el quinto día  de investigaciones, el FBI dio a conocer que ya tiene elementos para decir que la pareja acusada del ataque en San Bernardino se había radicalizado desde hace algún tiempo.

David Bowdich,director asistente del FBI, dijo en conferencia de prensa que no se sabe si los presuntos atacantes pertenecían a una red terrorista internacional o si formaban parte de alguna célula que operaba en territorio norteamericano.

Además, el funcionario gubernamental dijo que se había podido saber que hubo cierto grado de planeación del ataque; que hubo cinco armas involucradas y que la pareja había estado practicando en campos de tiro, incluso unos días antes del ataque.

El funcionario federal dijo que una de las preguntas más inquietantes que tienen en este momento es saber si hay otras personas involucradas en el ataque y el papel que jugó Enrique Márquez, ya que se pudo comprobar que éste adquirió  dos de las armas que se utilizaron en la masacre. “Lo que no sabemos es cómo llegaron dichas armas de las manos de Márquez a las de la pareja”. Dijo Bowdich

Por otra parte se supo que el hombre que supuestamente habría dado a Farook y su esposa Malik dos de las armas semi automáticas que fueron utilizadas en la masacre de San Bernardino, ingresó  a un hospital psiquiátrico inmediatamente después del ataque, según dieron a conocer las autoridades federales.

Las autoridades federales entrevistaron a Enrique Márquez, de Riverside, durante el fin de semana, después de descubrir que él había dado dos armas automáticas de asalto a la pareja acusada de haber provocado el atentado terrorista más mortífero en territorio de Estados Unidos desde los atentados del 9/11

Una fuente no revelada subrayó que hasta el momento no se sabe si Márquez sabía del plan al tiempo de entregar las armas.

El domingo, el FBI confiscó artículos de la casa de Márquez, después de haberla investigado por varias horas durante el día, de acuerdo a los vecinos.

Buscan las pistas de la radicalización

Por otra parte, las autoridades federales continuaron su búsqueda de los antecedentes penales de Syed Rizwan Farook y su esposa, Tafsheen Malik para determinar qué fue lo que provocó su radicalización y si recibieron apoyo financiero del exterior para llevar a cabo el ataque terrorista.

La procuradora general de justicia, Loretta Lynch dijo que los investigadores han realizado mas de 300 interrogatorios y que han obtenido el apoyo de numerosos gobiernos, incluyendo el de Pakistan, como parte de la investigacion que se esta realizando. El ministro del Interior de Pakistan, donde Malik asistio a la escuela y donde nacieron los padres de Farook, tambien anuncio que el gobierno habia iniciado su propia investigacion.

En la medida en que la investigacion se va ampliando, familiares y amigos de los atacantes se han acercado a las autoridades para ofrecer su punto de vista acerca de lo que podria haber provocado la radicalizacion de la pareja, incluyendo la supuesta fijacion de Farook en contra de Israel, y la lealtad de Malik a la ramas mas radicalizada del Islam.

Al hablar para la cadena NBC, Lynch advirtio que no se podian sacar conclusiones y que la investigacion ha sido un maraton para entender todos los aspectos de la vida de los atacantes.

Los momentos previos al ataque

Lejos de sus cubículos en el centro de la ciudad, ellos se reunieron en una sala de conferencias en la parte sur de la ciudad para celebrar su entrenamiento anual y su fiesta navideña. Chris Nwadike trajo donas. Sus colegas se sentaron junto a él en una mesa adornada para la fiesta.

Incluso Syed Rizwan Farook había llegado a tiempo y se había sentado al final de la mesa. El inspector de restaurantes de 28 años y experto en tecnología, había enseñado a sus compañeros como utilizar nuevos programas de computadora y se había ganado unas tarjetas de regalo de TGI Friday, por su buen desempeño como empleado.’

Ahora estaban divirtiéndose con un juego de trivia para ganar más tarjetas de regalo. Había alrededor de 75 empleados en la sala de conferencia y todos estaban recibiendo unos apuntadores inalámbricos, para contesta sí, no o falso. Las respuestas aparecían en una pantalla gigante. Después de eso seguirían con el entrenamiento.

La mujer que estaba entregando los apuntadores, pregunto: Donde está Syed?

Su chaleco todavía estaba en la silla que había ocupado momentos antes.

Nacido en Chicago de padres pakistaníes, y educado en Riverside, Farook se graduó de Cal State San Bernardino con una licenciatura en estudios ambientales y era parte de una relativamente pequeña, pero prospera comunidad musulmana en el Inland Empire.

Había trabajado para el Departamento de Salud del Condado de San Bernardino durante varios años y ganaba 52,000 dólares anuales y compartía un cubículo con su amigo Isaac Amianos, un hombre de 60 anos, procedente de Eritrea y padre de tres hijos.

Nwadike dijo que Farook hablaba con Amianos en árabe, una lengua que el manejaba muy bien y que Farook apenas lograba dominar.

Los inspectores de salud vienen de todas partes del mundo y con todo tipo de creencias y tradiciones. Nwadike es de Nigeria, otros de Vietnam, Irán, México y Colombia.

Todos consideraban a Farook como un buen amigo. Era muy callado, pero amigable. “El sonreía, pero nunca se reía”, dijo Nwadike.

El Centro Regional del Inland Empire sirve a gente con discapacidades, pero renta la sala de conferencias del edificio número 3 para celebrar eventos externos.

El complejo de edificios ubicado en Waterman Avenue, está en una parte de la ciudad donde recientemente han proliferado numerosas oficinas y almacenes en la parte norte de la ciudad. Era un hermoso día de invierno con una vista clara hacia las montanas.

Durante el receso después del juego de trivia, Nwadike y Patrick Baccari se levantaron de su mesa para ir al baño.

Eso fue exactamente a las 11 de la mañana.

Baccari estaba secándose las manos cuando escuchó un fuerte ruido, vio como empezó a caer polvo de la pared y un pedazo del dispensador de papel le golpeo en la cara.

Se volteo para hablar con otra persona que estaba en el baño para preguntarle si sabía que estaba pasando. Entonces vio un hoyo en la pared.

Al piso, al piso, empezó a gritar.

Todos se lanzaron al piso y empezaron a escuchar el ruido de los balazos en el sitio donde unos minutos antes habían estado compartiendo divertidamente.

Las balas se impactaron en Amianos, Thalasinos y otros que se encontraban en la misma mesa con Farook.

Amanda Gaspard se lanzo al piso y se deslizo bajo la mesa. Cerró los ojos y se quedo completamente quieta.

Uno de los agresores la vio, se acercó a ella y le disparó. Las balas la hirieron en una pierna y en el brazo.

Así empezó la tragedia que ha enlutado a San Bernardino y que ha dejado una gran preocupación, por las posibilidades de que un acto terrorista se haya cometido en territorio norteamericano.

Buscan el vínculo terrorista

En un giro radical a los acontecimientos relacionados con el ataque al Centro Regional en San Bernardino, agentes federales revelaron que la masacre perpetrada por Tashfeen Malik y su esposo Syed Rizwan Farook, está siendo investigada como un ataque terrorista.

Syed Rizwan Farook, causante de la masacre de San Bernardino, tuvo contactos con personas de por lo menos dos grupos terroristas en el extranjero, incluyendo el Frente Nusra de Siria y Shabab en Somalia, según informaron agentes federales que se encuentran investigando los acontecimientos del miércoles en el que murieron 14 personas.

Las revelaciones llegan al tiempo en que el FBI dijo oficialmente que está investigando la masacre como un acto de terrorismo.

El director el FBI, James Comey dijo en conferencia de prensa que los agresores mostraban señales de que se habían radicalizado, pero que no había evidencias de que formaban parte de una red de terrorismo internacional.

Además, agregó que al parecer los  agresores estuvieron inspirados en organizaciones terroristas internacionales y que los agentes federales estaban revisando una enorme cantidad de información electrónica que los agresores trataron de destruir u ocultar.

“No hay evidencia de que los asesinos fueran parte de una organización terrorista o que formaran parte de una celula terrorista”, dijo Comey, quien agregó que la pareja no había sido investigada previamente por el FBI.

 

 

San Bernardino shooting

FBI investigators inside the suspects’ Redlands home on Thursday morning.

(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Mientras tanto, se dio a conocer que agentes del FBI que revisaban la casa de Redlands, en la que vivían los dos supuestos causantes de la masacre, decomisaron un rifle calibre.22, docenas de cajas de munición, accesorios para armas, facturas de las tiendas donde adquirieron las armas, una computadora portátil tipo laptop y varios artefactos para almacenar información electrónica, de acuerdo al inventario que dejó el FBI en el lugar de los hechos.

También se llevaron otros artículos más mundanos, como foquitos de Navidad, un iPhone, un recibo de banco, varios audio casetes y un cuaderno escrito en alguna lengua extranjera. De la camioneta negra modelo Lexus, estacionada, los agentes tomaron un recibo de U-Haul, un paquete de una cámara Go Pro, documentos legales y otros artículos.

Las facturas de las armas son de Cheaper Than Dirt y Budsgunshop.com, pero el documento que dejaron en la casa no dice el monto de lo que pagaron.

Cheaper Than Dirt es una tienda de armas deportivas de descuento con sede en Fort Worth, Texas. Esta tienda vende armas, municiones y equipo táctico a través del teléfono o de su página de internet. Entre los artículos que venden se encuentra ropa camuflada, chalecos antibalas, cargadores de gran capacidad y toda una serie de rifles semi automáticos. Su logo muestra una bala a toda velocidad.

Pero las pesquisas han continuado en diferentes ciudades. En Riverside, agentes del FBI decomisaron videos y estados financieros de un campo de tiro cerrado que probablemente era visitado con frecuencia por Syed Rizwan Farook, dijo el propietario del establecimiento comercial este viernes.

Investigadores federales también llegaron hasta Riverside Magnum Range el miércoles por la tarde, dijo Peter Lee, “y tomaron nuestros videos de vigilancia y nuestros estados financieros”.

Lee agregó que el primer contacto que tuvo con los oficiales fue el miércoles por la noche, mientras regresaba de un crucero por la Isla Catalina. El agente que le llamó le dijo que habían estado en su negocio, el cual estaba a cargo de su hijo en ese momento.

“El agente me llamó a mi teléfono celular antes de que atracaramos en la terminal de Catalina Express, en Long Beach”, dijo Lee. “Al principio me pregunté por qué me habían llamado a mi”. Minutos antes, dijo, “otro pasajero en el barco me preguntó si había escuchado de la horrible situación que había ocurrido en San Bernardino. “No sabía nada”.

 Una pareja tradicional

Un agente federal aseguró  que Malik le declaró su lealtad al líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi en un post en su página de Facebook, utilizando un nombre falso y que fue borrado poco antes del ataque del miércoles.

Las actividades en línea de Malik, ofrecieron las primeras pistas significativas que sugerían la posibilidad de una motivación terrorista en el ataque.

Nacida en Pakistán, Malik se mudó a Arabia Saudita hace 25 años, cuando ella tenía alrededor de 4 años de edad. Cuando creció, vivió en repetidas ocasiones entre los dos países, de acuerdo a una fuente cercana al gobierno de Arabia Saudita.

En el 2007 regresó a Pakistán a estudiar en la Universidad de Bahuddin Zakri en Multan y estuvo ahí hasta el 2012, de acuerdo a una fuente de los servicios de inteligencia de Pakistán. Esa fuente indicó que Malik era una estudiante brillante y que no se le conoció ninguna filiación política o religiosa mientras estuvo ahí.

Durante una conferencia de prensa el viernes, los abogados de la familia Farook dijeron que Malik y su esposo se conocieron en un sitio de internet dedicado a buscar parejas. El abogado de Sherman Oaks, David Chesley dijo que Malik era una persona de voz suave, muy retraída y conservadora y que sólo había vivido en Estados Unidos poco más de un año.

Chesley y su colega Mohammad Abuershaid dijeron que la familia de Farook no sabía nada acerca de los planes de la pareja de realizar el ataque.

“Ninguno de los miembros de la familia tenía la menor idea de que algo así fuera a ocurrir. Ellos están completamente impactados por las noticias”, dijo Chesley.

Ambos abogados dijeron que a pesar de que el FBI confirmó que el tiroteo está siendo investigado como un “acto de terrorismo”, no existe evidencia que vincule a la pareja con ninguna red terrorista.

Al describir el matrimonio entre Malik y Farook, Abuershaid aseguró que la pareja musulmana era muy tradicional y aislada. Malik utilizaba la burka, que significaba que los hermanos de Farook nunca le vieron la cara, y que ella sólo podía sentarse con otras mujeres.

Farook por su lado fue descrito como un hombre muy aislado e introvertido”, de acuerdo a Chesley y los miembros de su familia.

La pareja vivía en un departamento de dos recámaras en Redlands.

La pareja tenía una bebé de seis meses de nacida que está bajo protección del Departamento de Protección Infantil, pero la familia está intentando que se las regresen lo más pronto posible, dijeron los abogados.

Malik era una “típica ama de casa” que cuidaba de su hija de seis meses, mientras que Farook trabajaba, dijo Chesley. Ella hablaba inglés con muchas dificultades y su lengua materna era el Urdu, agregó.

“Ella mantenía ciertas tradiciones, como ayunar y orar. Ella eligió voluntariamente no manejar. Nada de esto es extraño en una pareja musulmana. Muchas lo hacen”.

Los familiares sabían que tenían dos armas guardadas en la casa.

Mientras Malik cuidaba del bebé, Farook pasaba parte de su tiempo en el garaje haciendo actividades manuales.

Le gustaba trabajar en su carro, dijo el abogado. Los familiares lo visitaron algunas veces en el garaje y vieron en qué cosas se entretenía. No hace mucho tiempo, Farook construyó para su hermana un estante para los zapatos.

Pero Farook tuvo que hacer algunos ajustes a su persona para poder trabajar, dijeron los abogados. Debido a su empleo, Farook tuvo que cortar su barba. Algunas veces sus compañeros bromeaban con él por el bello en su cara.

“Era un hombre muy introvertido y aislado, sin amigos que nosotros pudiéramos identificar”, dijo Chesley.

La pareja dejó a su hija en la casa de un familiar antes del ataque. La niña está ahora bajo resguardo de Servicios de Protección a la Infancia, aunque se cree que será entregada a la familia este mismo lunes.

 

Agentes federales interrogatorios. Las repercusiones
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Trataron de destruir evidencias

Un agente federal dijo que los sospechosos intentaron destruir todos los artefactos electrónicos que tenían, los cuales contenían datos que han ayudado a la investigación.

Como se sabe, Farook estaba presente en el festejo navideño que se celebraba en una sala de conferencias del Centro Regional de Servicios. Al parecer tuvo un incidente con algún compañero de trabajo y se retiró muy molesto. De acuerdo a esas primeras informaciones, Farook regresó más tarde acompañado de otra persona, y ambos, vestidos con ropa estilo militar y fuertemente armados, empezaron a disparar en contra de los presentes.

Inmediatamente después los sospechosos se dieron a la fuga en una camioneta estilo SUV que fue localizada en el domicilio que rentaba la pareja en Redlands, a unas 10 millas del sitio donde ocurrió la tragedia.

Cuando las autoridades se aproximaban a la casa, la camioneta escapó y fue perseguida por la policía y fueron abatidos en las calles de San Bernardino.

Cuando los investigadores revisaron la casa en Redlands, se encontraron con un arsenal suficientemente grande como para iniciar otro ataque.  “Ciertamente estaban muy bien equipados y podrían haber lanzado otro ataque”, dijo en su momento Jarrod Burguan, jefe del Departamento de Policía de San Bernardino.

Ante esa evidencia las autoridades empezaron a reconsiderar las motivaciones de la pareja para lanzar el ataque, y revisaron los nexos de Farook con personas que el gobierno mantiene vigilados por considerarlos potenciales terroristas.

Farook nació en Illinois y trabajo como inspector para el Departamento de Salud durante cinco años. Malik nació en Pakistán.

Las autoridades federales informaron que Farook viajó a Arabia Saudita en el 2013 para participar en una peregrinación a la Meca. También visitó ese país en el 2014 durante nueve días para encontrarse con Malik y traerla a Estados Unidos.

A pesar de esos datos, no se ha podido establecer algún nexo que vincule el ataque en San Bernardino con otros ataques lanzados por el Estado Islámico, por ejemplo, y que hace apenas unas semanas, provocó una gran tragedia en Paris.

El mismo presidente Obama dijo el jueves: “No sabemos por qué lo hicieron, no sabemos el alcance de sus planes, y tampoco sabemos sus motivaciones”.

El representante Adam Schiff, del Comité de Inteligencia de la Casa de Representantes, y quien ha supervisado la investigación federal en torno a esta masacre, dijo el jueves que los agentes federales no han conseguido ninguna evidencia que muestre que Farook se había “radicalizado”.

“Los agentes no tienen elementos todavía como para sacar una conclusión, están revisando todas las pistas, domesticas y en el extranjero, que puedan arrojar un poco de luz a las motivaciones de la pareja para cometer el ataque”.

Los interrogatorios

Mientas tanto, los agentes federales informaron que buscan entrevistar a tres personas que estuvieron en contacto vía telefónica con Farook los días previos a la masacre.

Uno de estos hombres es Roshan Zamir Abbasi, quien nació en Pakistán, de acuerdo a una fuente gubernamental.

Abbasi es asistente el imam (equivalente a sacerdote) en la mezquita Dal-Al-Uloom de América, en San Bernardino, donde Farook asistía con cierta regularidad para hacer sus oraciones. De acuerdo a Abbasi prácticamente no conocía a Farook, con quien ocasionalmente intercambio saludos luego de las oraciones. Abbassi dijo que no conocía a su esposa Malik.

Abbassi narro que la media noche del miércoles fue enfrentado en su casa por tres agentes armados que se identificaron como miembros del Servicio Secreto y que le dijeron que tenían  records telefónicos en los que constaba que Abbassi había estado en contacto con Farook en por lo menos 36 ocasiones.

“Pero cada una de esas llamadas no tenían ni una duración de 10 segundos”, aseguro Abbassi”. De hecho, agrego, cuando se dio a conocer el nombre del agresor, “no lo reconocí, ya que yo conocía a Farook por su segundo nombre: Rizwan”.

Abbassi coloco un mensaje en sus redes sociales acerca de su encuentro con las autoridades el miércoles por la noche. Antes de eso, había compartido con sus contactos el video del poeta canadiense Boona Mohammed, en el que se condenaba el terrorismo de ISIS, aunque también se argumenta que las naciones occidentales son igualmente culpables al tratar de obtener objetivos religiosos y políticos a través de la violencia, la intimidación y el miedo.

“Yo condeno todas las formas de terrorismo, independientemente que sea de musulmanes o de cristianos que balacean una clínica que hace abortos”, dijo Abbassi.

Luego de revisarlo para asegurarse que estaba desarmado, los oficiales guardaron sus armas y lo interrogaron por espacio de una hora, dijo Abbassi.

Abbassi dijo que es ciudadano americano, aunque no nació en Estados Unidos. Sus padres lo trajeron a los 2 anis de edad. Cuando se le pregunto en que país nació, dijo que prefería mantener ese dato privado.

“Todos estamos contra el terrorismo”, dijo Abbassi. “Todos queremos vivir en paz”.

El jueves en la mañana, agentes del FBI y del SWAT también allanaron un condominio en la ciudad de Corona, de donde salieron con un hombre esposado, según informaron los vecinos.

“Los agentes del FBI llegaron con barras de metal alrededor de las 5 de la mañana”, dijo Lorraine Otto, quien vive a un lado de la casa que fue allanada. “Decían, es el FBI, abra la puerta, si no la abre la vamos a romper”.

Las repercusiones

Las familias de las víctimas no han terminado de llorar a sus seres queridos, pero las repercusiones de esta masacre ya se han hecho presentes en diferentes ámbitos.

En plena temporada pre electoral,  algunos políticos han aprovechado para lanzar una ofensiva en contra del sistema de visas para ingresar a Estados Unidos. Esto debido a que Tashfeen Malik, esposa de Syed Rizwan Farook, llego a este país con una visa  K1, reservada para extranjeros que van a contraer matrimonio con algún ciudadano americano.

Malik, la mujer sospechosa de haber participado en la masacre junto a su esposo, nació en Pakistán y el año pasado se convirtió en residente permanente, gracias a su matrimonio con Farook.

“La información que ha salido a la luz pública en torno a la ciudadanía de Tashfeen, reafirma el hecho de que no se ha logrado revisar detenidamente los antecedentes de las personas que llegan a este país, ya sea con visas o como refugiados”, dijo Dan Stein, presidente de la Federation for American Immigration Reform, una organización que lucha por leyes de inmigración mucho más estrictas.

Ayer jueves, el precandidato a la presidencia  Ted Cruz (R-Texas) y Jeff Sessions (R-Ala.) dieron a conocer una carta demandando a la administración Obama, que diera a conocer el historial migratorio de Malik, su esposo y sus familiares antes de que el Congreso votara una iniciativa que incluía fondos para el programa de refugiados sirios y otros programas migratorios.

Reporte de los heridos

Dos de los heridos permanecen en estado crítico Varias víctimas del tiroteo en San Bernardino se encuentran todavía bajo tratamiento en hospitales locales. Autoridades médicas dieron a conocer el viernes los siguientes datos: -Dos se encuentran en condición estable y dos más están en condición crítica en Loma Linda University Medical Center. -Dos se encuentran en condición estable en Arrowhead Regional Medical Center. - Uno está en buenas condiciones en el St. Bernardine Medical Center.


Anuncio