Anuncio
Share

Puntos clave del acuerdo nuclear con Irán

El canciller británico Philip Hammond, segundo de derecha a izquierda, el secretario de Estado norteamericano John Kerry, derecha, y Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad, izquierda, hablan con el canciller iraní Mohammad Javad Zarif mientras aguardan a Serguei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia _quien no aparece en la fotografía_ para una foto de grupo en el Centro Internacional de Viena en esta ciudad de Austria, el martes 14 de julio de 2015. Después de 18 días de negociaciones intensas, las potencias mundiales e Irán llegaron a un acuerdo histórico el martes para reducir el programa nuclear iraní a cambio de miles de millones de dólares en alivio de sanciones internacionales.

El canciller británico Philip Hammond, segundo de derecha a izquierda, el secretario de Estado norteamericano John Kerry, derecha, y Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad, izquierda, hablan con el canciller iraní Mohammad Javad Zarif mientras aguardan a Serguei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia _quien no aparece en la fotografía_ para una foto de grupo en el Centro Internacional de Viena en esta ciudad de Austria, el martes 14 de julio de 2015. Después de 18 días de negociaciones intensas, las potencias mundiales e Irán llegaron a un acuerdo histórico el martes para reducir el programa nuclear iraní a cambio de miles de millones de dólares en alivio de sanciones internacionales.

(Carlos Barria / AP)

Irán y seis potencias mundiales alcanzaron el martes un acuerdo histórico que busca frenar el programa nuclear iraní a cambio de un alivio en las sanciones que pesan sobre el país. A continuación, un vistazo a los principales puntos del acuerdo:

—ENRIQUECIMIENTO: Irán reducirá el número de centrifugadoras para enriquecer uranio de sus casi 20.000 a 6.104, y reducirá las operativas de unas 10.000 a casi la mitad. Estos límites estarán en vigor durante 10 años, y después se suavizarán gradualmente los tres siguientes. Teherán se compromete también a utilizar solo los modelos actuales, en lugar de las centrifugadoras más avanzadas que quería instalar. Estos aparatos hacen girar el uranio para obtener distintas concentraciones que permiten lograr combustible de reactores o la fisión del núcleo para un arma nuclear.

—RESERVAS: Irán se ha deshecho ya de sus reservas de uranio que fue enriquecido en un paso hacia la creación de material para armas. Ahora está comprometido a rebajar su remanente — uranio menos enriquecido que es más difícil utilizar en armas nucleares — de unas cinco toneladas a 300 kilos (menos de 700 libras) durante 15 años. Funcionarios de Estados Unidos dijeron que a este nivel, Irán tardará al menos un año en enriquecer uranio suficiente para un arma nuclear.

—INSTALACIONES SUBTERRANEAS: Irán se comprometió a convertir su planta de enriquecimiento Fordo — excavada en la ladera de una montaña y pensada para resistir ataques aéreos — en un centro de investigación. Las instalaciones siguen albergando centrifugadoras pero fabricaran isótopos médicos en lugar de enriquecer uranio, y habrá menos de una decena con respecto a las que acogía originalmente.

—TRANSPARENCIA: Irán dará a la agencia nuclear de Naciones Unidas un mayor acceso a su programa nuclear. Si el ente identifica un lugar sospechoso, una comisión de arbitraje de mayoría occidental decidirá si Teherán tiene que dar acceso a la agencia en un plazo de 24 días. Todos los sitios, incluyendo los militares, podrían ser inspeccionados si la agencia tiene pruebas solidas de actividad nuclear no declarada.

—REACTORES Y REPROCESAMIENTO: Irán debe rediseñar su reactor de Arak, casi construido, para que no pueda producir plutonio para armas nucleares.

—SANCIONES: Todas las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea relacionadas con el tema nuclear quedarán suspendidas luego de que expertos hayan verificado que Irán está cumpliendo con sus compromisos. Si en cualquier momento Teherán no responde a sus obligaciones, se supone que esas sanciones volverían a entrar en vigor. El embargo de armas seguirá en pie durante cinco años y las restricciones sobre programas de misiles balísticos iraníes durante ocho. Irán obtendrá algún acceso a tecnologías sensibles que ahora le están vetadas.


Anuncio