El muro de Trump avanza con pasos reales: constructoras someten sus proyectos

El muro de Trump avanza con pasos reales: Las constructoras acaban de someter sus proyectos

Imagínese una frontera donde Estados Unidos y México se encuentran, separados por una pared hecha de paneles solares o convertida en un depósito de restos nucleares.

Esas fueron algunas de las propuestas presentadas para construir un muro de 2.000 millas de largo en la frontera con México, un tema importante de la campaña del presidente Donald Trump.

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos elegirá a unas 20 compañías, que luego serán invitadas a construir prototipos de diseños en terrenos federales en el condado de San Diego.

El muro aún no se ha financiado, ya que se espera que el Congreso debata el próximo presupuesto federal en el mes de abril. Trump dijo originalmente que haría que México pague por la construcción del muro, pero desde entonces ha presionado al Congreso estadounidense para que lo incluya en el gasto federal.

Para James Carpenter, propietario de Quantum Logistics en Mission, Texas, el plazo del martes para presentar ofertas fue más que bienvenido.

"Ahora siento que puedo dormir tranquilo", dijo por teléfono desde Kabul, Afganistán, donde su compañía está instalando seguridad perimetral para un sitio del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Casi 100 entidades de California están interesadas en construir el muro fronterizo de Trump.

Carpenter, un veterano del Ejército que sirvió en Irak y Afganistán, dijo que comenzó a trabajar en un diseño de pared hace tres meses porque anticipó que el gobierno federal estaría tomando ofertas.

Él sometió los diseños para un muro de concreto y para uno hecho de otros materiales fuertes para proteger la barrera de un coche bomba o chaleco suicida. Sus diseños también utilizan sensores sísmicos y drones para asegurar la barrera.

"Todo el mundo mira esto como un proyecto de construcción", dijo Carpenter. "Yo lo veo desde el punto de vista de la seguridad”.
La administración de Trump dijo que las ofertas ganadoras deben ser estructuras de por lo menos 30 pies de altura que no puedan ser subidas o excavadas en por lo menos 6 pies de profundidad. El lado que mira hacia los Estados Unidos debe ser ‘estéticamente agradable en color’, decían las instrucciones.

Muchas de las empresas crearon soluciones únicas para el muro que iban más allá de lo que el gobierno federal pedía.

Manatts Construction Co., un contratista con sede en Johnston, Iowa, propuso usar la pared como una oportunidad para grabar - memoriales o árboles genealógicos, por ejemplo - para pagar por la pared. La compañía dijo que su investigación mostró una alta demanda de los estadounidenses para grabar la pared, y sugirió una asociación público-privada para hacerlo.

National Consulting Service de National City, California, propuso la construcción de un monorraíl en la parte superior de la pared que podría ayudar a revitalizar las ciudades en ambos lados de la frontera.

Gleason Partners, con sede en Las Vegas, diseñó una pared con paneles solares masivos para reducir el costo y ayudar a cubrir las necesidades de infraestructura de la Patrulla Fronteriza.

Black Security Products de Austin, Texas, diseñado con un espacio de 4 pulgadas por debajo de la parte inferior de su sistema para permitir que los animales puedan cruzar, así como un sistema de piedra suelta  para que el agua y algunas especies pequeñas puedan atravesar la pared.

No está claro si el gobierno, que se espera seleccione los diseños ganadores alrededor del 1 de junio, los pondría a la vista del público.

En declaraciones a la agencia AP, un funcionario estadounidense que no quiso revelar su nombre, pero tenía conocimiento de los planes, dijo que el gobierno gastaría entre 200.000 y 500.000 dólares en cada prototipo, y la Patrulla Fronteriza y la policía local establecerían una zona de amortiguación en el lugar donde se fueran a construir.
Presentar una oferta y ganar tiene sus riesgos.

Varios dueños de negocios latinos han reportado amenazas de muerte desde que se hizo público que estaban participando en la competencia para construir el muro, según el Washington Post.

Una compañía de San Diego, R.E. Staite Engineering, fue objeto de una protesta la semana pasada. Una señal colocada fuera del negocio decía, "Esta compañía está vendiendo su alma”.

Otro postor, Concrete Contractors Interstate, que lleva más de 30 años en el condado de San Diego, tiene 55 empleados, muchos de los cuales son latinos. El propietario Russ Baumgartner decidió preguntar a sus trabajadores antes de hacer una oferta.

"La respuesta general fue: 'Nuestra familia viene primero. Si nos va a mantener ocupados, entonces someta la propuesta ", dijo Baumgartner.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°