Anuncio

Alista Trump impuesto a importadores

Donald Trump y el liderazgo republicano en el Capitolio afinan los detalles finales de una propuesta fiscal para imponer un impuesto a los sectores importadores en Estados Unidos y que afecta a sus principales socios comerciales como México y Canadá·.

Donald Trump y el liderazgo republicano en el Capitolio afinan los detalles finales de una propuesta fiscal para imponer un impuesto a los sectores importadores en Estados Unidos y que afecta a sus principales socios comerciales como México y Canadá·.

(agencia reforma)

Donald Trump y el liderazgo republicano en el Capitolio afinan los detalles finales de una propuesta fiscal para imponer un impuesto a los sectores importadores en Estados Unidos y que afecta a sus principales socios comerciales como México y Canadá·.

Presentada por los líderes republicanos en junio, el plan conocido como “ajuste fronterizo” otorga deducciones fiscales a los sectores exportadores de EU y podría -dependiendo de su redacción final- desatar impugnaciones de otros países.

“SÌ. Creemos que otros socios comerciales (de EU) presentarían un caso ante la OMC (Organización Mundial del Comercio) sobre el ‘ajuste fronterizo’ si se promulga como está· descrito en varios documentos”, explicó a REFORMA Alec Phillips, economista de Goldman Sachs Economic Research en Washington, DC.

Apenas este lunes, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, presentó la propuesta en una pequeña reunión con los más altos asesores del equipo económico de Trump, quienes la perciben como una fórmula para incentivar la inversión en territorio estadounidense.

“Es un concepto que aún estamos trabajando”, dijo a reporteros Steve Bannon, el principal estratega del Presidente electo, al salir el lunes de la reunión con Ryan.

Para sus impulsores, la propuesta compensaría a los exportadores estadounidenses por el Impuesto al Valor Añadido (IVA) que otros países imponen a su mercancía y para el que no existe paralelo al interior de EU.

Los republicanos calculan una recaudación de más de 1.3 billones de dólares en 10 años.

“Al hacer el ‘ajuste fronterizo’ de nuestros impuestos, tal como lo hacen nuestros competidores extranjeros, estamos haciendo más parejo el campo de juego”, justificó el domingo el republicano Kevin Brady, líder del Comité en la Cámara baja.

Sin embargo, múltiples industrias estadounidenses ya expresaron su preocupación por una eventual adopción de la propuesta fiscal y que, según algunos, provocaría caos en las cadenas de suministro desde países como México y Canadá·.

“Las compañías (en EU) que dependen de las cadenas globales de suministro enfrentarían enormes retos de negocio provocado por un incremento en los impuestos y el incremento en el costo de los bienes”, advierte una carta enviada a los líderes republicanos en el Capitolio por 75 grupos industriales.

Para los republicanos, el “ajuste fronterizo” debe considerarse en el marco más amplio de reforma fiscal que busca impulsar tan pronto Trump asuma el cargo el 20 de enero y que tiene como una de sus metas reducir la tasa de impuestos a las empresas de 35 a 20 por ciento.

Aunque diversos analistas discrepan, los impulsores de la propuesta creen que los costos para los sectores importadores de EU serían compensados pues se espera una fuerte apreciación del dular.


Anuncio