Anuncio
Share

Emiten lineamientos para prevenir la discriminación contra estudiantes con ADHD

El Departamento de Educación de los Estados Unidos emitió lineamientos para prevenir que las escuelas discriminen en contra del creciente número de estudiantes diagnosticados con Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés).

En una carta dirigida a los distritos escolares, y a través del documento llamado “Conoce tus derechos”, publicado en su sitio de internet, el departamento manifestó que las escuelas deben obedecer las leyes existentes de derechos civiles para identificar a estudiantes con esta discapacidad y proporcionarles lo necesario para que puedan aprender.

Los lineamientos surgen en respuesta a años de quejas por parte de los padres, que sostienen que sus hijos no han recibido los servicios necesarios y también han manifestado que las escuelas fallan en protegerlos contra el acoso, o bullying. El Departamento de Educación, que ha recibido por lo menos 2,000 quejas en los últimos cinco años, aclaró que las escuelas han solicitado una clarificación acerca de sus responsabilidades frente a la ley.

“Muchos (maestros) no están familiarizados con esta discapacidad”, escribió en la carta Catherine Llamon, secretaria asistente para los derechos civiles del departamento. “La falta de servicios apropiados a los niños con discapacidades pueden resultar en serios danos sociales, emocionales y educativos”.

El número de niños diagnosticados con ADHD -un desorden neurobiológico que se caracteriza por la impulsividad, hiperactividad o falta de atención- se ha disparado en la última década. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), hasta el 2011 el 11% de los niños entre 4 y 17 años fueron diagnosticados con este desorden. Los varones tienen más del doble de probabilidades de recibir un diagnostico con esta condición, en comparación con las niñas.

California no lleva un conteo especifico de los estudiantes con ADHD; en lugar de eso, los agrupa en una categoría muy amplia, llamada “discapacidad de aprendizaje especifico”. Hasta el 1º de diciembre de 2015 se les catalogaba en esa categoría.

El aumento en el índice del diagnostico ha sido muy controversial, puesto que no hay una razón biológica para este desorden. Los niños pueden ser diagnosticados después de mostrar síntomas como falta de atención o distracción en un periodo de seis meses. Sin embargo, el límite entre ‘excentricidad’ y ‘discapacidad’ puede ser poco clara.

El incremento de diagnósticos de niños con ADHD puede ser costoso para los distritos escolares, mientras que los servicios para un solo estudiante pueden costar algunos cientos de dólares anualmente. Algunos investigadores han descubierto que también hay costos ocultos en no tratar el desorden.

Bajo una ley federal de 1973, Sección 504 de la Ley de Rehabilitación, las escuelas son responsables de identificar a los alumnos con el desorden y apoyarlos grabando sus lecciones, subrayando párrafos en libros de texto o concediéndoles tiempo extra para resolver exámenes.

Los lineamientos dejan claro que los distritos escolares deben evaluar a los estudiantes que pudieran sufrir de esta condición, incluso si muestran un alto desarrollo académico. Los padres, en tanto, tienen derecho de solicitar al distrito que evalúen al estudiante.

Jeffrey Katz, psicólogo clínica en Virginia que trabaja en políticas publicas para la organización sin ánimo de lucro Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder, ha visto a muchos estudiantes que pasaron inadvertidos para los distritos escolares.

Para la abogada especializada en impuestos Ingrid Alpern, residente en Maryland y codirectora del comité de políticas públicas de la organización, la falta de diagnóstico para su hijo fue un proceso muy doloroso. Fue recién cuando su hijo estaba en tercer grado que un maestro le explicó que el niño podía sufrir de este desorden. “Podría haber besado a ese maestro”, dice la mujer. “[Mi hijo] tuvo que llegar hasta tercer grado para que el distrito le ofreciera el plan 504”.

Antes de eso, la escuela obligaba a su hijo a almorzar en la oficina del director.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio