Anuncio
Share

Ataques contra policías afloran movimientos nacionalistas afroamericanos

Los recientes ataques contra policías en aparente represalia por los casos de violencia policial contra los negros, han dejado en evidencia el resurgir en Estados Unidos de movimientos nacionalistas e incluso independentistas afroamericanos, algunos de ellos de vieja factura y reeditados ahora

Los recientes ataques contra policías en aparente represalia por los casos de violencia policial contra los negros, han dejado en evidencia el resurgir en Estados Unidos de movimientos nacionalistas e incluso independentistas afroamericanos, algunos de ellos de vieja factura y reeditados ahora

Los recientes ataques contra policías en aparente represalia por los casos de violencia policial contra los negros, han dejado en evidencia el resurgir en Estados Unidos de movimientos nacionalistas e incluso independentistas afroamericanos, algunos de ellos de vieja factura y reeditados ahora.

Se trata de organizaciones de muy diversa ideología y muy distintos objetivos, sin vínculos entre ellos, pero a los que une la conciencia de un sentimiento nacional afroamericano en un vasto país que, como Estados Unidos, dicen, ignora a las minorías.

El exmarine negro Gavin Eugene Long, de 29 años, protagonista del tiroteo en el que hace una semana mató a tres policías en Baton Rouge (Luisiana), dejó diversos videos en internet en los que se presenta como un gurú de la espiritualidad negra y un seguidor del grupo nacionalista afroamericano llamado la Nación Washitaw.

Se trata de una organización antigubernamental con un credo algo confuso que mezcla la espiritualidad con un sistema monárquico de origen divino, y que dice provenir de los auténticos habitantes originarios de lo que ahora es los Estados Unidos.

Los líderes de la Washitaw De Dugdahmoundyah, que pudiera traducirse como la Nación Washitaw Mora, reclama una amplia franja de Luisiana por considerar que su venta por Francia a EE.UU. en 1803 fue fraudulenta y que ese territorio les pertenece a ellos.

Esa organización, cuyo movimiento de “soberanía ciudadana” había abrazado Long, según sus videos en internet, ha tenido problemas judiciales por vender carnés de identidad, partidas de nacimiento, pasaportes o permisos de conducir que ella misma emite.

También defiende la ley común, algo en lo que se acerca a los seguidores de otros grupos nacionalistas que hay en Estados Unidos pero con muy diferente signo, como los ultraderechistas y las milicias armadas antisistema, que suelen ser además racistas.

Según un informe del Symbol Intelligence Group, una organización privada especializada en inteligencia, citada por el diario The Washington Times, Long también se había adherido a otras organizaciones nacionalistas y antigubernamentales como el Grupo para la Nueva Libertad, la Nación del Islam o el denominado Libertad de Acoso y Vigilancia Encubierta.

Asimismo, había cambiado su “nombre de esclavo” por el de Cosmo Ausar Setepenra, se consideraba miembro de un movimiento para una Nación Mora originaria del Antiguo Egipto e integrada por los afroamericanos que se consideran procedentes del Norte de África, según el informe del Symbol Intelligence Group.

También Micah Xavier Johnson, el otro exmilitar negro que una semana antes mató a cinco policías blancos durante una manifestación contra la violencia policial en Dallas (Texas), se sentía atraído por la ideología del nacionalismo negro más violento.

Durante el tiroteo que mantuvo con la policía, Johnson, que al igual que Long murió en el ataque, aseguró que su objetivo era “matar policías”, especialmente “policías blancos”, aguijoneado por los más recientes casos de violencia policial contra los negros.

Según las investigaciones policiales, Johnson había asistido a reuniones del llamado Nuevo Partido de las Panteras Negras, inspirado por las míticas Panteras Negras, una organización nacionalista de la comunidad afroamericana, socialista y revolucionaria, que estuvo activa en EE.UU. entre 1966 y 1982.

Aunque los antiguos panteras negras no eran racistas, quienes llevan ahora su nombre son antisemitas y racistas, fomentan la violencia contra los policías y las fuerzas de seguridad, según el Southern Poverty Law Center (SPLC), un grupo privado que combate el odio racial y da defensa legal a los más grupos vulnerables.

En un país en el que abundan los grupúsculos independentistas de todo signo, desde quienes temen a un Estado demasiado grande que anteponga el interés de los grupos de presión que el de la gente, a aquellos que buscan una estructura más ecológica y menos capitalista, los nuevos Panteras Negras también son nacionalistas.

Igualmente, piensan que los negros son el verdadero “pueblo elegido por Dios”, y que los judíos son unos impostores, lo que les convierte de hecho en un grupo supremacista negro, según el SPLC.

“La violencia no es LA respuesta (es una respuesta), pero ¿en qué momento te levantas para que tu gente no se convierta en los nativos americanos? ¿En (un pueblo) extinto?, escribió Gavin Eugene Long en su cuenta de Twitter cuatro días antes de su cumpleaños, cuando salió a las calles de Baton Rouge a matar policías. EFEUSA


Anuncio