Piden "prepararse" contra el hambre en Colorado si hay más recortes federales

EFE

Ante la posibilidad de que el Gobierno federal imponga más requisitos para acceder a los programas de asistencia alimentaria, legisladores de Colorado instaron hoy a organizaciones comunitarias y granjeros a trabajar juntos en pos de personas vulnerables.

"Debemos tener una seria conversación sobre qué vamos a hacer cuando el Gobierno federal cancele o reduzca los programas de beneficios para las poblaciones vulnerables", dijo el senador estatal Dominick Moreno, presidente del comité presupuestario de la legislatura local en su reporte anual sobre el hambre en Colorado.

"Debemos mantener el acceso a esos recursos para las personas que más lo necesiten", sostuvo Moreno sobre el reciente anuncio de la eliminación del derecho de los estados a recibir ayuda para desempleados en zonas con alto nivel de empleo.

El anuncio lo dio el Departamento de Agricultura del país y posiblemente entre en vigor en abril próximo.

"Nadie debería ser forzado a tener que elegir entre medicamentos, o pagar los servicios públicos o la renta, y comprar comida. El hambre afecta la capacidad de las personas", enfatizó Moreno.

Sin embargo, como él mismo reconoció, de un presupuesto total anual de 32.000 millones de dólares en Colorado, sólo medio millón se destina directamente para ayudar a que unos 70 bancos de comida compren productos y carne a granjeros y rancheros locales, para luego distribuirlos a los necesitados.

Esos subsidios resultaron críticos "durante el reciente cierre parcial del Gobierno federal, cuando el aumento en las personas pidiendo comida llevó a los bancos y centros de comida al límite, porque recibieron más clientes que los (...) tradicionales", anotó el presidente del comité presupuestario de la legislatura en Colorado.

A su vez, Larry Martínez, director ejecutivo de la Parroquia Inner City, en Denver, explicó que durante medio siglo, aproximadamente entre 1960 y 2010, esa congregación repartió comida que les había sido donada. Pero, dijo, "muchas veces la comida donada no podía ser compartida".

Martínez respaldó la idea de subsidiar compras directas a productores locales como una manera de ofrecer productos diarios y frescos, algo que solicitan el 83 % de las personas que acuden a un banco de comida.

La organización Colorado Sin Hambre estima que casi el 10 % de los 5,6 millones de residentes en este estado padecen de hambre o inseguridad alimenticia.

A nivel nacional, 40 millones de personas, incluyendo 12 millones de niños, son afectadas por ese flagelo, según estadísticas de la organización caritativa Feeding America.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°