Anuncio

Trump destaca lucha contra adicción a opiáceos y reforma judicial

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump (c), pronuncia este martes su segundo discurso sobre el Estado de la Unión, frente al vicepresidente, Mike Pence (i), y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (d), en el Capitolio en Washington, DC (EE. UU.). EFE

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump (c), pronuncia este martes su segundo discurso sobre el Estado de la Unión, frente al vicepresidente, Mike Pence (i), y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (d), en el Capitolio en Washington, DC (EE. UU.). EFE

EFE

El presidente, Donald Trump, destacó hoy los proyectos legislativos “sin precedentes” llevados a cabo para contener la crisis por adicción a opiáceos que afronta el país y valoró, a continuación, la reforma judicial impulsada por el Congreso y su Administración.

Para señalar la importancia de la reforma del sistema judicial, Trump invitó al Congreso a Alice Johnson, quien fue condenada a cadena perpetua en 1997 como “delincuente de drogas no violenta”.

“Ella tuvo un gran impacto en esa población carcelaria, y mucho más allá", valoró Trump, quien dijo estar “profundamente conmovido por su historia.

Los congresistas aplaudieron durante varios segundos a Johnson mientras esta no pudo ocultar sus lágrimas y Trump repetía que era una mujer “increíble”.

“La historia de Alice subraya las disparidades y la injusticia que pueden existir en la sentencia penal, y la necesidad de remediar esta injusticia. Ella sirvió casi 22 años y había esperado estar en prisión por el resto de su vida”, señaló el mandatario

“Inspirado por historias como las de Alice, -dijo Trump- mi Administración trabajó en estrecha colaboración con los miembros de ambas partes para promulgar la Ley del Primer Paso.

Trump firmó el pasado 21 de diciembre una ley que permitirá la liberación de miles de presos y supone la mayor reforma en décadas del sistema penal, que tiene entre rejas a 2,2 millones de personas.

Trump ha jugado un papel fundamental en la reforma porque ha conseguido cambiar la postura tradicional de los legisladores republicanos, quienes durante años han defendido la necesidad de un sistema penal duro y que, bajo el Gobierno del presidente Barack Obama (2009-2017), se resistieron a aprobar un cambio similar.

Durante la campaña de 2016, Trump prometió un sistema penal basado en la “ley y el orden”, pero su yerno y asesor presidencial, Jared Kushner, logró convencerle para que respaldara el esfuerzo de un grupo de senadores demócratas y republicanos para cambiar el sistema carcelario.


Anuncio