Anuncio

Corte neoyorquina puede citar a supermodelos en relación con el Fyre Festival

La modelo Bella Hadid posa para los fotógrafos a su llegada a la proyección de "BlacKkKlansman" en el ámbito del 71? Festival Internacional de cine de Cannes (Francia), el 14 de mayo de 2018. EFE/Archivo

La modelo Bella Hadid posa para los fotógrafos a su llegada a la proyección de “BlacKkKlansman” en el ámbito del 71? Festival Internacional de cine de Cannes (Francia), el 14 de mayo de 2018. EFE/Archivo

EFE

Una corte de Nueva York podría citar a supermodelos de la talla de Kendall Jenner , Bella Hadid, Hailey Bieber, Emily Ratajkowski en conexión con el caso del Fyre Festival, un supuesto evento musical de lujo en cuya promoción participaron las maniquíes pero que nunca llegó a celebrarse.

Una resolución publicada hoy en la Corte de Bancarrota del Sur de Nueva York autorizó citaciones de Kendall Jenner Inc, así como IMG Models, compañía que representa tanto a Hadid como a Bieber, y DNA Model Management, que trabaja con Ratajkowski.

La decisión es parte de un esfuerzo judicial de averiguar qué pagos recibieron las socialités para promocionar el festival, y tratar de detallar así lo que pasó con los 26 millones de dólares que supuestamente gastó el organizador del evento, Billy McFarland, que ya fue condenado a seis años de prisión el pasado octubre por fraude.

En concreto, las famosas modelos tendrían que responder a preguntas acerca de la recompensa económica que recibieron por un video promocional del festival que hicieron en Bahamas, donde tenía previsto celebrarse el evento en abril de 2017, en una isla privada.

Además, las modelos promovieron el Fyre Festival en sus perfiles de la red social Instagram , lo que dio gran visibilidad al lujoso evento, por el que jóvenes de alto poder adquisitivo pagaron miles de dólares en concepto de entradas, hospedaje y comida.

Jenner, una de las miembros del conocido clan Kardashian, supuestamente llegó a cobrar 250.000 dólares por una publicación de Instagram.

En su material promocional, el Fyre Festival, cuyas entradas valían entre 4.000 y 12.000 dólares, vendía varios días de conciertos en una isla privada de las Bahamas, que supuestamente había sido propiedad del narcotraficante Pablo Escobar.

Hasta la isla, prometían, los asistentes serían trasladados en aviones privados, y dispondrían de villas a pie de playa y opulentas comidas antes de acudir a conciertos de populares grupos y cantantes como Tyga, Pusha T, Desiigner, Blink 182 y Rae Sremmurd.

Sin embargo, muchos de los asistentes mostraron en las redes sociales tiendas de campaña a medio erigir equipadas sólo con colchones mojados por la lluvia, simples sandwiches de queso, traslado en aviones comerciales y autobuses escolares, falta de letrinas móviles, y una atención al público prácticamente nula.

Tras más de un día de espera, el evento fue cancelado por la evidente falta de recursos del Fyre Festival, cuyo engaño ha sido objeto de dos documentales producidos por las compañías de contenido digital Netflix y Hulu .


Anuncio