Voluntarios texanos se movilizan para apoyar a mujeres que quieren abortar

EFE

Ante la reducción de la ayuda federal a las clínicas abortivas en Texas, organizaciones de voluntarios se han volcado a prestar apoyo logístico a las mujeres de bajos recursos y de zonas rurales que deciden terminar con sus embarazos pero encuentran obstáculos para hacerlo.

"El aborto, aunque es legal, no es accesible a toda aquella persona que desea practicarlo, especialmente por el costo que ello significa, además del traslado y hospedaje", señala a Efe Jeana Nam, vocera y miembro de la junta directiva de Clinic Access Support Network (CASN).

Esta organización ubicada en Houston ofrece a las mujeres transporte, apoyo psicológico y emocional de forma gratuita antes y después del procedimiento abortivo.

En Texas, el segundo estado más poblado del país, con 27 millones de habitantes, existen restricciones legales al aborto que han llevado al cierre de clínicas de salud reproductivas en zonas rurales, en el sur y el oeste de su territorio.

Según Joe Pojman, director ejecutivo de Alianza para la Vida de Texas, una organización antiabortista con sede en Austin, es de esperar que en 2019 la Asamblea Legislativa estatal, que inicia un nuevo periodo de sesiones en enero, siga imponiendo restricciones a la interrupción voluntaria del embarazo.

"En 2017 se aprobaron un total de 10 proyectos de ley relacionados a la lucha contra el aborto, mostrando la solidez y liderazgo nacional de Texas en su esfuerzo por salvar vidas", indicó Pojman a Efe través de un mensaje de texto.

Entre tanto, organizaciones como CASN reciben al mes cientos de mensajes y llamadas de mujeres de bajos recursos económicos que buscan ayuda para poder someterse a un aborto.

"Son mujeres de todo estrato social que no cuentan con un apoyo emocional o de pareja, o simplemente no quieren compartir la decisión que han tomado con sus seres más cercanos, en parte por el estigma", dice Nam.

CASN efectúa un seguimiento a la solicitud de ayuda para determinar cómo asistir a la mujer y a partir de ahí se asignan tareas al personal voluntario que, entre otras funciones, tiene el compromiso de recoger a la paciente en su domicilio o donde acuerden y trasladarla a la clínica abortiva.

Allí esperan hasta que se recuperen de los efectos sedativos que requiere una intervención como esa y reciba el alta médica y después las llevan nuevamente al destino original o le brindan hospedaje.

De acuerdo a Nam, la mayoría de estas mujeres se encuentra a varias horas de distancia de Houston y algunas veces llegan de otros estados. La mitad ya tienen niños y la tercera parte son de origen hispano, agrega.

Para Hannah Thalenberg, de la organización NARA Pro Choice Texas, que aboga por los derechos reproductivos a nivel estatal y federal, los retos en el proceso de obtener un aborto en Texas son muchos.

"Texas ha sido, históricamente, una especie de laboratorio de restricciones legislativas al acceso al aborto, a pesar de que la mayoría en este estado apoya el derecho a terminar el embarazo", destaca Thalenberg.

Y advierte de que con la entrada en la Corte Suprema del juez conservador Brett Kavanaugh se puede agudizar esa tendencia a hacer que el aborto sea inaccesible.

En 2011 la Asamblea Legislativa de Texas aprobó una ley que requiere que la mujer se haga un ultrasonido por lo menos 24 horas antes de que se le practique un aborto.

Tres años después un tribunal de apelaciones le dio luz verde a Texas para que hiciera cumplir plenamente una ley (HB 2) que obligaba a una cantidad de clínicas a contar con los mismos estándares de los ambulatorios quirúrgicos, requisitos que muy pocos cumplían.

Esa misma ley obligó a la prohibición del aborto después de las 20 semanas de la fertilización, a menos que una mujer tenga una condición médica que ponga en riesgo su vida o que el feto tenga una anomalía grave.

"Es por eso que organizaciones como las nuestras, con fondos locales y apoyos logísticos a nivel comunitario, defenderán el derecho de la mujer a decidir cómo terminar su embarazo y lucharán para defenderlas de propuestas legislativas restrictivas", manifestó Thalenberg.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
50°