Anuncio
Share

Trump condecora al “guerrero” al que su patrulla dejó atrás en Afganistán

El presidente de EE. UU., Donald J. Trump (c) entrega la Medalla de Honor a Valerie Nessel (2-i), viuda del sargento de tecnología de la Fuerza Aérea, John Chapman, cuya muerte en Afganistán en 2002 fue objeto de controversia debido a que sus compañeros lo dejaron atrás al darle erróneamente por fallecido. EFE

El presidente de EE. UU., Donald J. Trump (c) entrega la Medalla de Honor a Valerie Nessel (2-i), viuda del sargento de tecnología de la Fuerza Aérea, John Chapman, cuya muerte en Afganistán en 2002 fue objeto de controversia debido a que sus compañeros lo dejaron atrás al darle erróneamente por fallecido. EFE

EFE

El presidente, Donald Trump, concedió hoy la Medalla al Honor, la mayor distinción militar del país, al sargento técnico John A. Chapman, cuya muerte en Afganistán en 2002 fue objeto de controversia debido a que sus compañeros lo dejaron atrás al darle erróneamente por fallecido.

“Nos hemos reunido aquí esta tarde para rendir tributo a un guerrero caído, un gran guerrero, el sargento técnico John Chapman, y para concederle el más elevado y más venerado reconocimiento militar”, dijo Trump al comenzar la ceremonia ante la numerosa audiencia que se apiñaba en la Sala Este de la Casa Blanca.

La acción por la que este sargento de las Fuerzas Aéreas ha sido condecorado se produjo hace ya 16 años, en uno de los momentos más encarnizados del combate entre el Ejército y los talibanes, apenas unos meses después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Aquel ya lejano 4 de marzo de 2002, Chapman y sus compañeros de patrulla sobrevolaban en un helicóptero la montaña Takur Gahr, por entonces uno de los principales bastiones del grupo insurgente.

De repente, un proyectil lanzado desde un lanzagranadas impactó en el aparato, provocando que el oficial de primera clase Neil Roberts cayera de la aeronave obligando al piloto a realizar un aterrizaje de emergencia.

Una vez en tierra y a pesar de las recomendaciones del alto mando, el equipo liderado por el suboficial de las fuerzas especiales Navy Seal Britt Slabinski -también presente hoy en la ceremonia y a quien el pasado mes de mayo Trump hizo entrega del mismo reconocimiento- optó por volver por Roberts.

Los militares lograron alcanzar la posición en la que se encontraba su compañero y rescatarlo en medio del fuego enemigo. Sin embargo, Chapman fue herido de gravedad y acabó perdiendo el conocimiento.

Su compañeros, con Slabinski al frente, dieron a Chapman por muerto y optaron por replegarse, dejando atrás a su compañero dado por muerto.

Hace apenas unos meses, un vídeo grabado por un dron que se encontraba en aquel momento sobrevolando esa misma zona reveló que Chapman seguía con vida y que, tras recuperar el conocimiento, volvió a enfrentarse al enemigo.

“Pese a estar gravemente herido, John recuperó la consciencia y continuó luchando. Y luchó de verdad, tenemos pruebas de esa lucha. Realmente luchó", subrayó Trump al rememorar la heroica acción del soldado.

Chapman, que antes de perder el conocimiento ya había matado a dos afganos, logró ponerse en pie y tomó una posición enemigo.

En vez de quedarse parapetado en ese punto, el oficial cargó contra un segunda posición desde la que los talibanes disparaban con una ametralladora contra el helicóptero en el que sus compañeros estaban siendo evacuados.

Fue allí donde Chapman acabaría perdiendo la vida a causa de la gravedad de las heridas sufridas.

Las acciones de este militar nacido en Springfield (Massachusetts), en 1965, en la conocida como la batalla de Roberts Ridge, son las que le han valido recibir ahora la más prestigiosa condecoración del país en reconocimiento a su “ostensible gallardía”.


Anuncio