Anuncio
Share

EEUU dice que no hay guerra comercial, solo “una disputa familiar”

El presidente de EE. UU, Donald Trump, participa en la ceremonia de firma de la ley conocida como Mission Act en los jardines de la Casa Blanca, Washington (EE. UU), hoy, 6 de junio de 2018. EFE

El presidente de EE. UU, Donald Trump, participa en la ceremonia de firma de la ley conocida como Mission Act en los jardines de la Casa Blanca, Washington (EE. UU), hoy, 6 de junio de 2018. EFE

EFE

El gobierno afirmó hoy que las disputas por los aranceles con socios cercanos son “más bien una pelea familiar”, al rechazar la calificación de guerra comercial, y apuntó que será uno de los principales temas a tratar por el presidente Donald Trump en la cumbre del G7 de este fin de semana en Canadá.

“Puede haber desacuerdos. No veo guerra comercial, yo lo veo más bien como una pelea familiar”, aseguró Larry Kudlow, asesor económico principal de la Casa Blanca, en conferencia de prensa al comentar la inquietud generada entre aliados tradicionales de EEUU, como Canadá y la Unión Europea (UE), por las recientes medidas proteccionistas de Washington.

El funcionario respondía así a las alertas del posible inicio de una guerra comercial por la imposición por EEUU de aranceles a las importaciones de acero del 25 % y a las de aluminio del 10 %, y la suspensión la pasada semana de la exención temporal que había dado a estrechos socios comerciales como Canadá, México y la Unión Europea (UE).

Tanto Canadá como México y la UE han anunciado ya aranceles similares en respuesta y para proteger sus intereses económicos.

Kudlow insistió en que “el sistema de comercio mundial está roto” y consideró a Trump como “el mayor reformador en los últimos 20 años”.

“Las cosas se solucionan hablando. Si los aranceles de otros países bajan, las exportaciones estadounidenses crecerán”, agregó, al repetir la exigencia de Trump de concesiones en el acceso a los mercados internacionales.

Kudlow informó, asimismo, que durante su participación en el G7 de Canadá Trump sostendrá dos reuniones bilaterales: una con el anfitrión, el primer ministro Justin Trudeau, y otra con el primer ministro francés, Emmanuel Macron.

Esté previsto que el mandatario viaje el viernes a Canadá para participar en la cumbre del G7, que se desarrollará en cercanías de la ciudad de Quebec, hasta el sábado 9 de junio.


Anuncio