Anuncio
Share

El Gobierno crea un grupo para analizar los “incidentes de salud” en Cuba

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. EFE

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. EFE

EFE

El secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció hoy la creación de un grupo de trabajo para analizar “los incidentes de salud inexplicados” que han afectado a al menos 24 funcionarios destinados en Cuba entre 2016 y 2017 y que fueron calificados previamente como supuestos “ataques acústicos”.

Pompeo explicó en un comunicado que “el Grupo de Trabajo de Respuesta a los Incidentes de Salud funciona como un órgano de coordinación de actividades del Departamento y diversas agencias”.

Dichas actividades incluyen la identificación y tratamiento de los funcionarios afectados y sus familiares, la investigación y la mitigación del riesgo, la comunicación y la participación diplomática.

Entre las agencias estadounidense involucradas figuran los Departamentos de Salud, Comercio, Energía, Justicia y Defensa, así como miembros de la comunidad de asuntos exteriores.

Pompeo agregó que hasta ahora hay 24 funcionarios y familiares estadounidenses que estuvieron destinados en Cuba y que han sido “confirmados médicamente con síntomas similares a los descritos tras sufrir conmociones o daños cerebrales menores”.

A ellos se suma el caso de otro funcionario estadounidense en China que informó de una situación parecida el 16 de mayo.

“La naturaleza precisa de las heridas sufridas por el personal afectado, y si existe una causa común para todos los casos no ha sido aún establecida”, remarcó Pompeo.

Aunque Cuba no ha encontrado pruebas de los supuestos ataques y niega saber algo al respecto, el Gobierno respondió dejando su embajada en La Habana bajo mínimos y expulsando de Washington a 17 funcionarios de la legación cubana.

Las relaciones bilaterales pasan por un momento muy delicado porque Washington acusa a La Habana de saber quién perpetró entre noviembre 2016 y agosto de 2017 las supuestas agresiones a sus funcionarios y familiares, y no decírselo, además de no haberlos protegido adecuadamente, algo que el Ejecutivo cubano niega.

Durante meses, Washington calificó esos ataques de “sónicos”, pero en una audiencia en el Senado el pasado 9 de enero el Departamento de Estado admitió por primera vez que no tenía la certeza de que se tratara de agresiones acústicas.

Aparte de los funcionarios, el Departamento de Estado ha informado de que 19 estadounidenses que visitaron Cuba como turistas han reportado desde septiembre síntomas similares: Problemas para dormir, dolor de cabeza, náuseas y pérdida de audición.


Anuncio