Anuncio

Organizaciones latinas lamentan presupuesto destinado al muro fronterizo

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (i), y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (d), ofrecen una rueda de prensa conjunta tras la aprobación de una ley presupuestaria de 1.3 billones de dólares, en el Capitolio de Washington DC (Estados Unidos) hoy, 22 de marzo de 2018. EFE

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (i), y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (d), ofrecen una rueda de prensa conjunta tras la aprobación de una ley presupuestaria de 1.3 billones de dólares, en el Capitolio de Washington DC (Estados Unidos) hoy, 22 de marzo de 2018. EFE

EFE

Varias organizaciones defensoras de los derechos de la comunidad hispana lamentaron hoy la inclusión de una partida para financiar el muro con México en el acuerdo presupuestario de 1,3 billones de dólares negociado en el Congreso.

La propuesta, aprobada hoy por la Cámara de Representantes y que el Senado debe respaldar antes de la medianoche del viernes, prevé una asignación de 1.600 millones para la construcción de diques adicionales y la renovación del vallado de bolardos a lo largo la zona de San Diego (California) y el Valle del Río Grande (Texas).

Si bien la cantidad prevista es muy inferior a los 25.000 millones de dólares que pedía el presidente Donald Trump para la construcción de su tan ansiado muro de concreto, varios representantes de organizaciones defensoras de la comunidad latina se mostraron “decepcionados” ante la decisión.

El representante legislativo del grupo Earthjustice, Luis Torres, explicó a Efe que esta es una propuesta “negativa” que afectará a las comunidades de la frontera con México y que, además, “estos fondos vienen de los impuestos que pagan los ciudadanos, que de alguna manera van a pagar estos muros”.

De manera específica, según los presupuestos, se emplearán 251 millones de dólares en renovar la valla de San Diego y 641 millones para la frontera texana, junto a los 38 millones destinados solo para la planificación del muro de concreto.

Torres manifestó que en caso de construirse, esta barrera impediría el flujo corriente del agua de Río Grande, “provocando inundaciones y afectando a la vida de las especies que habitan allí".

“Todo ello generaría daños directos en la gente y en sus terrenos que, como se vio en los años de las cercas, les quitaron sus propiedades”, agregó.

Otras instituciones hicieron hincapié en los peligros medioambientales sobre la región, si se confirma la construcción de los 53 kilómetros de muro que planean a lo largo de Texas, de los que “nadie rendirá cuentas al final”, señaló el copresidente de la Campaña de Terrenos Fronterizos del Sierra Club, Scott Nicol.

El coordinador de comunicación de La Unión del Pueblo Entero (LUPE), John Torres, confirmó a Efe que las organizaciones tratarán de “prolongar el proceso”, evitando que construyan “rápidamente” los muros, a la espera de que se produzca “un cambio de liderazgo en el Congreso”, con la esperanza de que se suprima la obra.

En esta línea, el representante de Earthjustice reveló que desde su organización ya están trabajando para convencer a los representantes fronterizos de que se opongan a este documento, puesto que todavía “no han aclarado ciertos aspectos”, como la fecha de inicio, si van a realizar estudios o si consultarán a los afectados.

“Sabemos que algunos congresistas fronterizos se van a oponer como González y Vela, junto a otros, como el congresista Cuéllar que todavía no se sabe qué va a votar, pero estamos en contacto, para intentar que nos ayuden”, concluyó.

Por su parte, el Caucus Hispano de la Cámara de Representantes de Estados Unidos pidió hoy a los legisladores de ambos partidos que voten contra la propuesta de presupuesto, debido a las consecuencias en materia migratoria que este conlleva.

En un comunicado, el Caucus consideró “indefendible para el Congreso aprobar esta propuesta de gasto”, que no solo deja a los ‘soñadores’ sin una protección permanente, “sino que también financia las deportaciones de los inmigrantes”.

También argumentaron en el escrito que este rechazo incluye factores como la ausencia de medidas para mejorar la sanidad o las pensiones.

Los “soñadores” son los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños y de los que una parte estaban protegidos bajo el programa Acción Diferida (DACA), aprobado en 2012 por el expresidente Barack Obama y cancelado en septiembre por el magnate Trump cuando amparaba a 690.000 personas.

Sin embargo, para el actual presidente la culpa es de “los demócratas que no quisieron ocuparse de DACA”, ya que según él “hubiese sido muy fácil, pero simplemente no les importó", dijo en su cuenta de Twitter.


Anuncio