Anuncio

Suben cifras de muertes de desamparados en Utah y Colorado

El número de muertes de desamparados en el área de las Montañas Rocosas este año no tiene precedentes históricos y se debe al aumento del precio del alquiler de viviendas y al no menos creciente uso de opioides, según informaron hoy organizaciones comunitarias en Colorado y en Utah. EFE/ARCHIVO

El número de muertes de desamparados en el área de las Montañas Rocosas este año no tiene precedentes históricos y se debe al aumento del precio del alquiler de viviendas y al no menos creciente uso de opioides, según informaron hoy organizaciones comunitarias en Colorado y en Utah. EFE/ARCHIVO

El número de muertes de desamparados en el área de las Montañas Rocosas este año no tiene precedentes históricos y se debe al aumento del precio del alquiler de viviendas y al no menos creciente uso de opioides, según informaron hoy organizaciones comunitarias en Colorado y en Utah.

La Coalición de Colorado por los Desamparados (CCFH), cifra en 232 personas sin vivienda estable las que murieron en Denver a lo largo de 2017, lo que supone 60 muertes más que el año anterior y considerablemente superior a las 50 de desamparados en 2012.

En Utah, según INN Between (un centro de ayuda para desamparados con enfermedades terminales), hubo este año 117 muertes de personas sin techo, la cifra más alta jamás registrada, superando a las 97 en ese estado en 2015.

La directora ejecutiva de INN Between, Kim Correa, indicó que casi la mitad (48 %) de esas muertes se produjeron en las calles.

Por su parte, y mediante un comunicado, el director ejecutivo de CCFH, John Parvensky, sostuvo que, en muchos casos, la lectura en voz alta que hacen cada 21 de diciembre con los nombres de los desamparados muertos en el año es “la única ceremonia de conmemoración que ellos tendrán”.

Parvensky indicó que la cantidad de muertes de desamparados en Denver se explica “en gran parte” por sobredosis de drogas.

De hecho, puntualizó, esa fue la causa de una de cada tres muertes (32 %). Entre esos decesos, ocho de cada diez (81 %) se relacionaron con opioides.

“Debemos congregarnos como una comunidad compasiva y respetuosa para proveerles a nuestros vecinos desamparados el respaldo que ellos necesitan y merecen”, urgió Parvensky.

Esas adicciones, a su vez, se conectan con los problemas de salud mental no tratados que afectan a un importante sector de la población desamparada.

El uso de opioides entre personas sin techo en Denver llegó a tal nivel este año que la sede central de la Biblioteca Pública de Denver, a pocas calles del edificio municipal y del Capitolio estatal, entrenó a su personal para atender, junto a trabajadores sociales, casos de sobredosis que se den dentro de la biblioteca.

Además de las adicciones, el alto costo de la vivienda en Denver, que este año es un 15 % superior a 2016, impide que personas desamparadas puedan alquilar un lugar para ellos o sus familias, incluso si tienen trabajo o ingresos estables.

Según el nuevo reporte mensual de la empresa nacional Zumper, especializada en rentas inmobiliarias, el alquiler promedio de un apartamento de un solo ambiente en Denver es de poco menos de 1.500 dólares al mes, el décimo quinto precio más alto entre las cien principales ciudades del país.


Anuncio