Anuncio

Marchan en Denver para pedir un “recuento preciso” de personas desamparadas

El Proyecto de Defensoría Regional del Oeste (WRAP, en inglés) culminará hoy en Denver una campaña a favor de los desamparados y que pide un "recuento preciso" de las "personas sin techo" en el oeste del país. EFE/Archivo

El Proyecto de Defensoría Regional del Oeste (WRAP, en inglés) culminará hoy en Denver una campaña a favor de los desamparados y que pide un “recuento preciso” de las “personas sin techo” en el oeste del país. EFE/Archivo

El Proyecto de Defensoría Regional del Oeste (WRAP, en inglés) culminará hoy en Denver una campaña a favor de los desamparados y que pide un “recuento preciso” de las “personas sin techo” en el oeste del país.

La campaña coincide con un “recuento de desamparados en un momento en el tiempo” exigido a los estados por el Gobierno federal. Según WRAP, el número de personas viviendo en la calle o en lugares prestados o temporales es “más alto de lo que previamente se ha registrado”.

Esta tarde, dirigentes de organizaciones a favor de los desamparados se han reunido con legisladores locales en el Capitolio estatal, en Denver (Colorado), tras lo cual realizarán una marcha para pedir una nueva metodología para elaborar el censo anual de desamparados.

“Queremos impulsar la aprobación de leyes a favor del derecho a descansar porque esas leyes ayudarán a terminar con la criminalización y el encarcelamiento de personas y de familias desamparadas”, dijo a Efe Ray Lyall, un desamparado que es miembro del grupo Denver Homeless Out Loud (DHOL).

“Esas leyes serían la respuesta a la creciente tendencia en varias ciudades a aprobar medidas que declaran ilegal el sentarse, dormir, pararse o compartir comida en espacios públicos”, agregó.

La ciudad Colorado Springs aprobó este año restricciones para permanecer temporalmente a “acampar” en público, y otras dos ciudades (Fort Collins y Longmont) están debatiendo medidas similares.

Denver fue elegida como el punto final de la tercera campaña anual de WRAP debido a que en 2016 se implementó una ordenanza, que posteriormente se suspendió hasta abril próximo, que autoriza a los agentes policiales a incautar pertenencias y cobijas de los desamparados.

En 17 ciudades de ocho estados del oeste del país, la organización documentó durante el año 2016 un total de 1.527 casos de “interacciones” entre policías, o guardias de seguridad privados, y personas desamparadas, una cifra que triplica el número de 2015.

“Un triste hecho relacionado es que sólo uno de cada cuatro desamparados dijo conocer de un lugar segura y legal para dormir”, puntualizó Lyall.

“Los legisladores y los funcionarios ya no pueden usar políticas y leyes discriminatorias para solucionar un problema que es permeable a todas nuestras comunidades”, aseveró Paul Boden, director ejecutivo de WRAP.

El jueves, decenas de desamparados que acampaban en un barrio de Denver fueron desalojados por razones de “seguridad y salud pública”, según funcionario del Departamento de Salud Ambiental de esta ciudad.


Anuncio