Anuncio

Las gorras rojas de Trump homenajean al “hombre bueno” que salvará EEUU

Un hombre sostiene una gorra con el lema de campaña de Donald Trump hoy, jueves 19 de enero de 2017, durante la celebración número 58 de bienvenida presidencial en Washington (Estados Unidos). Trump ganó las elecciones el 8 de noviembre de 2016, para ser el próximo presidente estadounidense. EFE

Un hombre sostiene una gorra con el lema de campaña de Donald Trump hoy, jueves 19 de enero de 2017, durante la celebración número 58 de bienvenida presidencial en Washington (Estados Unidos). Trump ganó las elecciones el 8 de noviembre de 2016, para ser el próximo presidente estadounidense. EFE

Un mar de gorras rojas estampadas con la frase “Hacer a EEUU grande de nuevo”, la consigna de la campaña electoral del presidente electo Donald Trump, llenó hoy la explanada del Monumento de Abraham Lincoln en Washington para rendir homenaje al “hombre bueno y honesto” que “salvará EEUU”.

En la denominada fiesta de las “Voces del Pueblo”, con la que arrancaron las festividades oficiales antes de la toma de posesión de mañana de Trump, más de una decena de miles de sus seguidores se congregaron en un concierto que contó con la participación del presidente electo y su familia, así como de diversas celebridades y referentes de la música “country”.

En entre ellos, el actor galardonado con un Oscar Jon Voight destacó que “Dios respondió a todas nuestras oraciones, porque aquí está. Todos seremos parte de la historia”.

“Seguramente Lincoln está sonriendo, sabiendo que un hombre bueno y honesto salvará a EEUU”, agregó Voight, padre de la estrella Angelina Jolie, uno de las pocas estrellas de Hollywood que apoyó abiertamente a Trump durante la campaña.

Durante algo más de dos horas de concierto, un público mayoritariamente blanco y con un importante componente femenino, coreó algunos de los grandes lemas de la campaña del magnate neoyorquino, especialmente el recurrente “Vamos a construir un muro y México va a pagarlo”.

La propuesta, una de las más controvertidas de Trump, busca edificar una enorme barrera física en la frontera sur de EEUU para frenar el flujo migratorio desde México.

Una de las participantes, Marla Jones, señaló a Efe que viajó con su esposo a la capital estadounidense para participar “en este momento único de la historia de EEUU”.

Lo hizo, además, desde el norte de California como “ejemplo de que también hay buenos conservadores” en el estado del oeste, considerado un bastión demócrata.

Tras recibir la negativa de grandes estrellas musicales como Elton John, Celine Dion o la banda de rock Kiss, el equipo de Trump optó por lo seguro.

Los éxitos musicales corrieron a cargo de estrellas de la música country. Lee Greenwood cantó su éxito “Que Dios Bendiga a EEUU” y Toby Keith entonó sus populares “Cervezas para mis caballos” y “Hecho en EEUU”, salteadas por las interpretaciones de bandas militares de clásicos patrióticos.

El recuerdo a los veteranos de guerra y las alabanzas a la grandeza de los Estados Unidos fueron constantes durante toda la velada, con muchos de los asistentes envueltos en la bandera de barras y estrellas.

Curiosamente, Trump y su esposa, Melania, descendieron la escalinata del Monumento de Lincoln, al ritmo de “Heart of Stone”, de los británicos The Rolling Stones y bajo los aplausos apasionados de sus seguidores y al grito conjunto de "¡USA, USA, USA, USA!”.

Trump cerró el acto con unas breves palabras en las que se definió como “solo un mensajero” del malestar existente entre los ciudadanos y prometió liderar el cambio para devolver la “grandeza perdida” a EEUU.

Como traca final, y con la noche ya sobre la ciudad, un espectacular castillo de fuegos artificiales iluminó el Monumento de Lincoln mientras los seguidores del presidente electo se dispersaban entre el enorme despliegue de seguridad que ha convertido a Washington en una ciudad fortificada.


Anuncio