Anuncio

Preocupa que la ausencia de latinos en el gabinete anticipe un duro Gobierno

La ausencia de un latino en el Gobierno de Estados Unidos por primera vez desde 1988 ha generado críticas y temor por lo que puede ser un anticipo de la dura posición que puede plantear el próximo gabinete de Donald Trump. EFE/ARCHIVO

La ausencia de un latino en el Gobierno de Estados Unidos por primera vez desde 1988 ha generado críticas y temor por lo que puede ser un anticipo de la dura posición que puede plantear el próximo gabinete de Donald Trump. EFE/ARCHIVO

La ausencia de latinos en el Gobierno de Estados Unidos por primera vez desde 1988 ha generado críticas y temor por lo que puede ser un anticipo de la dura posición que puede plantear el próximo gabinete de Donald Trump.

Con la nominación del exgobernador de Georgia Sonny Perdue como secretario de Agricultura se completaría el gabinete del nuevo presidente, donde no habría ningún hispano, algo que no se presentaba desde el gobierno del expresidente Ronald Reagan.

Al calificar esa ausencia como “antidemocrática”, el presidente de la Agenda Nacional de Liderazgo Hispana, Héctor Sánchez, se mostró “extremadamente preocupado” por esa ausencia.

“Al no incluir latinos en el gabinete, está mostrando cómo planea gobernar”, señaló Sánchez en una declaración enviada a Efe sobre sus expectativas sobre el próximo gobierno de Trump, que toma posesión este viernes.

Igualmente, numerosas organizaciones, que repetidamente atacaron al nuevo presidente cuando era candidato, reaccionaron negativamente ante la exclusión de los latinos.

“La decisión del presidente electo Trump de excluir a la comunidad latina de las máximas posiciones de liderazgo en el gobierno es una falla en asegurar que el gobierno es verdaderamente representativo de la gente a la que sirve”, criticó hoy en un comunicado Roger Rocha, presidente nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC).

La representante Michelle Lujan Grisham, líder del “caucus” hispano en el Congreso, aseguró hoy que esta exclusión es “inexcusable” y “daña profundamente” la democracia representativa del país.

“Su decisión erosiona el progreso hecho por cada presidente de Estados Unidos desde Ronald Reagan para buscar hispanos brillantes y calificados para servir a nuestra nación como miembros del gabinete”, consideró la representante por Nuevo México.

No obstante, Abel Maldonado, quien figuró entre los candidatos a liderar el Departamento de Agricultura (USDA), la última plaza vacante en el gabinete, agradeció al nuevo gobierno por haber sido tenido en cuenta para la nominación.

“El proceso fue honorable, amplio y transparente. Estados unidos puede estar seguro de que USDA estará en buenas manos con el gobernador Sonny Purdue”, manifestó Maldonado en las redes sociales.

Para la analista política Victoria de Francesco, la ausencia de latinos en el gabinete no es una sorpresa.

“No nominar a un latino el gabinete puede ser decepcionante, pero al menos no es sorprendente”, declaró a Efe De Francesco, que achacó este hecho al escaso peso del voto latino en el triunfo de Trump en noviembre pasado.

Por ello, Ángela Sanbrano, cofundadora del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), piensa que la ausencia de latinos en el gabinete es “una muestra más” de la necesidad de organizarse para “luchar contra las políticas de Trump”.

El portavoz de Trump, Sean Spicer, justificó hoy la ausencia de latinos en el gabinete al señalar que hay representantes de otras minorías como la afroamericana y asiática, pero, sobre todo, destacó el criterio de seleccionar lo mejor de lo mejor.

“Lo primero que creo que los estadounidenses deben centrarse es '¿está él (Trump) escogiendo a los mejores y a los más brillantes?”, enfatizó Spicer.

Pero no lo ve así la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Nombrados (NALEO), que consideró hoy que la pérdida de la “perspectiva” de la principal minoría del país en el gabinete supone un “retroceso histórico para la nación”.

“No hay una escasez de talento en la amplia base de candidatos latinos calificados en este país”, declaró en un comunicado Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO.

“Y la administración Trump necesita asegurar que estos individuos estén en capacidad de poner sus habilidades a trabajar por el bien de la nación si queremos hacer avanzar a Estados Unidos en los próximos cuatro años”, agregó.

La recién posicionada primera senadora hispana del país, la representante demócrata por Nevada Catherine Cortez Masto, también puso su queja.

“Luego de una campaña divisionista que frecuentemente demonizó a la comunidad latina es más que decepcionante que el presidente electo Trump haya fallado en nominar un solo latino para alguna de estas posiciones claves de liderazgo en su administración”, expresó.

NALEO destacó esta semana que los latinos han tenido en el pasado una “rica historia” en puestos de alto nivel en el Gobierno.

El primer latino en ocupar un cargo en el gabinete fue Lauro Cavazos, que fue secretario de Educación bajo los presidentes Ronald Reagan y George H Bush.

Bill Clinton eligió para su gobierno a Henry Cisneros (secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano), Federico Peña (secretario de Transporte y secretario de Energía) y Bill Richardson (embajador ante la ONU y secretario de Energía).

Mel Martínez fue designado por George W. Bush como secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, mientras que Alberto Gonzales y Carlos Gutiérrez fueron nombrados fiscal general y secretario de Comercio, respectivamente.

Ya el presidente Barack Obama incluyó en su gobierno a Ken Salazar como secretario del Interior, Hilda Solís y Thomas Pérez como secretarios de Trabajo y Julián Castro como responsable de Vivienda y Desarrollo Urbano.


Anuncio