Anuncio
Share
Estados Unidos

Biden y Harris juegan a la defensiva: Cinco puntos a destacar del segundo debate demócrata

Los Angeles Times reporter Melanie Mason breaks down Night 2 of the July Democratic presidential debates hosted by CNN in Detroit.

La senadora Kamala Harris y el ex vicepresidente Joe Biden, que se encuentran en el centro del debate presidencial demócrata en Detroit, estaban claramente dispuestos a volver a repetir su debate anterior, dirigiendo sus palabras el uno al otro al comenzar el debate. Pero los otros en el escenario no estaban dispuestos a ceder la noche a los dos personajes.

En cambio, tanto Harris como Biden se encontraron jugando a la defensiva no sólo el uno contra el otro, sino contra sus otros rivales: el senador Michael Bennet, el senador de Nueva Jersey Cory Booker, ex secretario de Vivienda de Estados Unidos Julián Castro, el acalde de Nueva York Bill de Blasio, el representante de Hawái Tulsi Gabbard, el senador de Nueva York Kirsten Gillibrand, el gobernador de Washington Jay Inslee y el empresario Andrew Yang.

Con los requisitos de calificación mucho más duros para la siguiente ronda de debates en Houston en septiembre, probablemente fue el último suspiro de varios candidatos.

He aquí las principales conclusiones del debate del miércoles.

BOOKER ENTRA EN EL RING: Los observadores políticos estaban entusiasmados con la perspectiva de un enfrentamiento entre Harris y Biden, después de que ella destacara su historial en materia de derechos civiles en el debate de junio. Pero mientras que la senadora de California estaba claramente enfocada en Biden -especialmente cuando discutía sobre la atención de la salud- fue Booker quien consiguió los golpes más memorables contra el ex vicepresidente.

El primer golpe se produjo durante el debate sobre inmigración, cuando Biden fue atacado por el alto número de deportaciones de inmigrantes durante la administración de Obama. Biden dijo que muchas veces no estaba de acuerdo con las acciones de Obama.

“Usted invoca a Obama más que a nadie en esta campaña”, dijo Booker. “No puedes hacerlo cuando es conveniente y luego evitarlo cuando no lo es”.

Más tarde, Biden criticó a Booker por los problemas en el departamento de policía de Newark mientras Booker era alcalde. Booker respondió que estaría encantado de comparar su historial en materia de justicia penal con el de Biden, añadiendo con las cejas en alto: “francamente, me sorprende que lo hagas”.

Aunque Biden no se desanimó de criticar a Booker por abusos a los derechos civiles por parte de la policía de Newark, Booker tuvo una broma fácil a cambio: “Te estás sumergiendo en el Kool-Aid y ni siquiera conoces el sabor”.

ENERGIA PARA REPARTIR: En el debate de junio, Biden parecía medio paso atrás, haciendo que la gente se preguntara si todavía tenía el vigor para resistir una campaña dura. El miércoles, corrió hasta el escenario y mostró mucha más energía, sobre todo en la primera mitad del debate.

Biden sabía que le esperaba un ambiente hostil y evitó las críticas a su historial con más confianza que en el debate de Miami. Cuando Gillibrand criticó a Biden por un viejo artículo de opinión que cuestionaba el valor de las mujeres que trabajan fuera del hogar, se preparó con un contragolpe, señalando que el senador de Nueva York estuvo de acuerdo con su trabajo sobre los derechos de la mujer en el pasado.

“No sé qué ha pasado, excepto que ahora te presentas a la presidencia”, dijo.

Pero el aluvión de ataques no fue fácil de resistir, y Biden a veces se confundió en sus respuestas. Cuando Harris criticó a Biden por votar a favor de la enmienda Hyde -que prohíbe el uso de fondos federales para pagar los abortos- luchó por explicar por qué ahora se opone a la enmienda después de haber cambiado su posición a principios de este año.

HARRIS A LA DEFENSIVA: Harris entró en el primer debate en junio con números de encuestas estancados y la sensación de que su campaña estaba en peligro. Su excelente desempeño en el debate calmó esos murmullos y la colocó en la cúspide de los aspirantes a la candidatura.

Con ese salto, llamó la atención de sus rivales. Su plan de salud era un objetivo importante el miércoles por la noche. Biden, su principal enemigo, criticó a Harris por no hacer nada como fiscal general para abordar la segregación racial en las escuelas de California.

Gabbard se metió en el historial de justicia criminal de Harris, una fuente de fricción persistente entre la senadora de California y el flanco izquierdo de su partido. Gabbard sacó a relucir una lista de las posiciones pasadas de Harris que entraban en franco conflicto con la base demócrata, tales como encarcelar a personas por consumir marihuana, reírse de la legalización del cannabis y oponerse a la fianza en efectivo.

Harris se defendió con fuerza, diciendo que estaba orgullosa del trabajo que había hecho como fiscal y desestimó el ataque de Gabbard como una “opinión elegante sobre un escenario”.

Pero ella estaba claramente a la defensiva, en lugar de estar totalmente a la ofensiva como lo estuvo en el primer debate.

LA SALUD ES DIFÍCIL: Al igual que en la primera noche de la segunda serie de debates, los moderadores dedicaron una gran parte de su tiempo a la política de salud. Pero los candidatos del miércoles parecían torpes al discutir las complejidades de la atención de salud, en contraste con la discusión, en su mayor parte fluida, de la noche anterior.

Biden fue tras el costo del plan de salud de Harris, pero varias veces subestimó drásticamente el costo estimado de “Medicare para todos” en 3 billones de dólares. (Finalmente se corrigió a sí mismo a 30 billones de dólares).

Harris, que dio a conocer su propia versión de Medicare para todos el lunes, fue criticada tanto por la izquierda -aquellos que se opusieron a ella, incluyendo un papel limitado para las aseguradoras privadas- como por la derecha, que dijo que su plan era demasiado caro.

La crítica más aguda provino de Bennet, quien dijo que el plan de Harris esencialmente prohibiría la atención médica basada en el empleador, que es la forma en que la mayoría de los estadounidenses que trabajan obtienen su seguro hoy en día. Harris contraatacó diciendo que su plan disociaría a los empleadores de la atención de la salud -que ella promocionó como una forma de flexibilizar los beneficios para los trabajadores-, pero su respuesta carecía de la nitidez que caracterizó su desempeño en el debate de junio.

Former Vice President Joe Biden and Sen. Cory Booker were interrupted by shouting from audience members.

PROTESTAS EN EL DEBATE: Los primeros gritos del público llegaron desde el principio, durante el discurso de apertura de De Blasio. Cuando Booker hizo su declaración inicial, continuaron: "¡Despidan a Pantaleo!”

Los que interrumpieron protestaban contra el oficial del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York Daniel Pantaleo, quien mató a Eric Garner en Staten Island hace cinco años después de aplicarle una llave de estrangulamiento prohibida. El gobierno federal anunció a principios de este mes que no presentaría cargos contra el agente.

Las interrupciones despistaron brevemente a los candidatos, pero condujeron a un intercambio sustantivo sobre la policía y la muerte de Garner. Tanto Gillibrand como Castro dijeron que Pantaleo no debería estar libre. A través de su cuenta de Twitter, De Blasio reconoció la interrupción y agradeció a los manifestantes.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio