Después de dos años refugiado en Iglesia, inmigrante salvadoreño podrá quedarse en Canadá

Las autoridades canadienses permitirán que José Figueroa, un salvadoreño que ha pasado los dos últimos años refugiado en una iglesia canadiense para evitar ser deportado, permanezca en el país.

Las autoridades canadienses comunicaron el lunes a Figueroa, de 48 años de edad y que llegó a Canadá en 1997 como refugiado con su esposa, que han cancelado su orden de deportación y podrá residir en el país por razones humanitarias, reportó ayer el periódico "The Vancouver Sun".

Tras solicitar refugio a su llegada en 1997, las autoridades canadienses rechazaron su petición pero Figueroa recibió una autorización temporal para permanecer en el país por razones humanitarias. Figueroa y su esposa tienen tres hijos nacidos en Canadá.

Pero tras la llegada al poder en 2006 del Partido Conservador de Canadá, las autoridades canadienses decidieron que Figueroa no era admisible en el país porque había estado involucrado con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

En 2013, su solicitud para permanecer en Canadá por razones humanitarias fue rechazada y se ordenó su deportación.

Tras recibir la orden de deportación, Figueroa se refugió en una iglesia de la localidad canadiense de Langley donde ha permanecido durante los dos últimos años.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°