Anuncio
Share

Estudios Centroamericanos avanzan a paso firme

Profesores y exalumnos del programa de Estudios Centroamericanos compartieron grandes momentos en la celebracion del 15 aniversario.
(Soudi Jiménez)

LOS ÁNGELES.- El crecimiento de la población centroamericana cada vez es más notable, junto a ellos van avanzando las instituciones que responden a las necesidades de esta comunidad, tal como ocurre en la Universidad Estatal de California en Northridge (CSUN).

El Programa de Estudios Centroamericanos, impartido en esta universidad, se fundó en el 2000. Para entonces ofrecían cinco clases como parte de una sub-especialización, a la fecha se ha convertido en una licenciatura y brindan más de 25 cursos.

Durante ese tiempo, este programa reporta un poco más de 100 estudiantes graduados de la licenciatura y más del 80% de ellos, han avanzado con títulos de maestrías y postgrados, señalan los fundadores.

“Me cambió la forma en que yo miraba la vida y a mi familia, también comencé a involucrarme más con la comunidad”, relata Dévora González, de 25 años, estudiante que obtuvo su título en CSUN en el 2010.

Haber pasado por este programa, cuenta la joven hija de madre salvadoreña y padre guatemalteco, le permitió reencontrarse con sus raíces. En este momento estudia tercer año de una maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Arizona en Tucson.

“No podía ignorar las injusticias”, agrega González, ahora consciente de que sus progenitores emigraron por la guerra y que muchos de los 665,000 centroamericanos radicados en el Sur de California llegaron por la exclusión social, económica y política.

La profesora Celia Simond se incorporó a este programa en el 2006, durante este tiempo ha visto alumnos que se inscribieron por una clase de enfoque general, pero terminaron cambiándose de carrera al ver el beneficio que les generaba.

“Esa curiosidad de conocer sus raíces y comunicarse [mejor] con sus padres abre muchas puertas”, advierte la catedrática de origen costarricense, destacando que si la segunda generación comparte el legado cultural se garantiza que la identidad no se pierda.

Recientemente se incorporaron tres profesores más, de modo que ahora cuentan en total con 14 catedráticos especializados en disciplinas como sociología, antropología, historia, arte, migración y ciencias políticas, entre otras.

Esa variedad de ángulos académicos, considera la profesora Freya Rojo, enriquece a los alumnos y les permite tener una visión integral sobre los centroamericanos, para romper el enfoque monolítico equivocado que se tiene sobre los latinos en general.

“Esa capacidad de entender la diversidad ayuda a los estudiantes como profesionales a tener una perspectiva más amplia y poder crear soluciones o políticas públicas que sean más abiertas”, asegura la académica de origen mexicano.

El que ahora, 15 años después, este esfuerzo académico tenga institucionalidad, tiene un significado especial para la profesora Beatriz Cortez, ya que vio germinar el programa y espera que el siguiente paso sea convertirse en un departamento.

“Lo que representa es la permanencia y solidez que tiene el programa”, asegura la catedrática de origen salvadoreño. “Tener este espacio nos permite documentar, estudiar y reflexionar sobre la realidad centroamericana”, agrega la profesora.

Cortez es especialista en literatura y cultura centroamericana contemporánea. Antes de llegar a CSUN en el 2000, impartió clases en la Universidad Estatal Wayne en Detroit.

En el 2010, entregó su cargo de directora del programa a Douglas Carranza, catedrático experto en antropología quien llegó en el segundo semestre que se impartían estas clases con énfasis en la región centroamericana.

“El programa responde a ese crecimiento poblacional demográfico, pero más que todo al empuje de esa comunidad centroamericana”, asevera el académico de origen cuzcatleco.

La licenciatura en Estudios Centroamericanos que ofrecen en CSUN es la única en su tipo en Estados Unidos, algo que representa grandes desafíos, indica Carranza.

“La proyección es egresar estudiantes con calidad que puedan servir a la comunidad y ver como reflejamos ese crecimiento para que hayan otras universidades que puedan abrir esos espacios y sepan sobre lo que producimos culturalmente”, concluye.


Anuncio