Anuncio
Share

Las escuelas necesitan autonomía, pero deben seguir rindiendo cuentas

Un grupo de estudiantes terminan su trabajo en Downtown Magnets High School, en Los Ángeles ().

Un grupo de estudiantes terminan su trabajo en Downtown Magnets High School, en Los Ángeles ().

(Los Angeles Times)

Cartas al editor: su reciente editorial captura de forma precisa la necesidad de contar con estándares de educación que mantengan la responsabilidad y enfaticen a la vez el aprendizaje, más allá de las pruebas estandarizadas.

(“Respect for standardized tests”, editorial del 26 de agosto).

La ley Every Student Succeeds Act, que reemplazó a No Child Left Behind, proporciona a los maestros flexibilidad, mientras mantiene estándares para asegurarse que los estudiantes aprendan de forma efectiva.

Estos mecanismos de responsabilidad son amparos necesarios para proteger a nuestros estudiantes más vulnerables. Los exámenes estandarizados han sido rediseñados para medir el pensamiento crítico y aprender mas allá del currículo académico.

Los estados tienen autonomía para diseñar sistemas que les permitan medir el éxito de los alumnos, pero se les exige que lleven registro del avance de los estudiantes más vulnerables.

En última instancia, cuando nos preguntamos si los alumnos - sin importar su raza, capacidad física o nivel socioeconómico- están teniendo éxito, las pruebas estandarizadas nos ayudarán a encontrar la respuesta.

Representante Susan A. Davis. La autora representa al Distrito 53 en el Congreso.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio