Anuncio
Share

Escuela de artes visuales cerrará y dejará a los estudiantes abandonados a su suerte

El Brooks Institute, en 2005. La escuela de artes visuales de Ventura anunció repentinamente que cerrará sus puertas en octubre ().

El Brooks Institute, en 2005. La escuela de artes visuales de Ventura anunció repentinamente que cerrará sus puertas en octubre ().

(Stephen Osman / Los Angeles Times)

El Brooks Institute, una escuela de artes visuales con fines de lucro ubicada en Ventura, cerrará sus puertas. Los estudiantes, profesores y alumnos tienen, al día de hoy, muchas preguntas.

Repentinamente, Brooks dejó de inscribir estudiantes y anunció que no reanudaría sus clases en el otoño.

“Efectivo el 31 de octubre de 2016, el campus cerrará totalmente”, escribió la encargada de la transición, Kristen Howard, en una carta dirigida a los estudiantes. En ella, señaló que Brooks reembolsaría los gastos de matrícula a los inscriptos para el semestre de otoño y que los ayudaría a transferirse o buscar otras opciones donde terminar sus programas.

El viernes pasado, en una serie de reuniones para informar a profesores y estudiantes, el abogado Aaron Lacey, socio de la firma Coburn Thompson, establecida en St. Louis, afirmó que la inscripción había disminuido de alrededor de 2,500 estudiantes, en 2005, a 250 estudiantes para el otoño 2016. La casa educativa también enfrentaba obstáculos en sus regulaciones, y presiones económicas, detalló. “Hemos intentado mitigar este impacto a través de la planificación estratégica y la innovación”, dijo. “Nuestro única acción posible en este momento es proceder con el cierre”.

La conmoción en la escuela era evidente, pero el cierre inmediato tomó a muchos por sorpresa. Para David Leighton, coordinador de vida estudiantil y quien estaba a punto de obtener su maestría en Artes, éste es un triple golpe bajo. Leighton, que apenas cumplió 26 años, señaló que se siente “destrozado”. En Brooks obtuvo su licenciatura y estaba sólo a un semestre de terminar su maestría. Ahora perdió su título, su seguro de salud y su trabajo. “Había señales de que el fin estaba cerca”, expresó Leighton. “Pero ninguno de los profesores, o el personal o la administración tenía la más mínima idea de que sería tan repentino”.

El cierre llegó después de una rápida serie de acontecimientos: La semana pasada, según el Ventura County Star, el presidente del instituto fue destituido y la mayoría de los fiduciarios renunciaron. Los planes para construir un nuevo campus en el centro de la ciudad se habían estancado.

En la escuela, fundada hace 70 años, los universitarios podían estudiar temas como periodismo visual, cine, diseño gráfico y fotografía profesional. Los estudiantes de posgrado podían sumergirse en la fotografía o técnicas de proyección de imagen. La matrícula podía ascender hasta los $80,000 sin becas o préstamos.

Benjo Arwas, de 30 años, comentó que Brooks fue la razón por la cual se mudó a Estados Unidos, procedente de Tel Aviv, Israel. Después de servir en el ejército israelí hizo una búsqueda en Google de la mejor escuela de fotografía en el mundo, cerca de alguna playa. Encontró Brooks, institución que le ayudó a conseguir su visa. El joven ahora intenta conseguir su tarjeta de residente permanente. Arwas, quien trabaja como fotógrafo en Santa Mónica, se graduó en Brooks en 2013 y reconoce al instituto como el responsable del lanzamiento de su carrera.

Brooks había sido objeto de críticas durante varios años, en medio de una iniciativa realizada a nivel nacional para asegurar que los colegios con fines de lucro gastaran apropiadamente la ayuda financiera federal, educando a los estudiantes lo suficiente como para permitirles alcanzar puestos de trabajo después de la graduación y sin ahogarlos en deudas estudiantiles.

Matt Harbicht, presidente de la asociación de alumnos de la escuela, explicó que se había acostumbrado a los altibajos del lugar. “Ha habido rumores sobre el cierre desde hace 10 años”, aseguró. “Pero, de alguna manera, Brooks lograba salir adelante. Esta vez, no ocurrió así”.

El instituto se ha enfrentado a numerosas demandas e investigaciones en relación con préstamos y cargos ocultos. En 2012, en respuesta a una demanda de Nueva York contra la empresa matriz, Brooks reveló que había exagerado su tasa de colocación de empleo. La escuela fue entonces incorporada en la lista instituciones que debían tener una mayor supervisión financiera por parte del gobierno federal en marzo de 2015, pero luego fue eliminada de ella. El verano pasado, Brooks fue vendido por Carrer Education Corp. a la firma Gphomestay, con sede en Massachusetts.

Las tasas de finalización de cursos para varios programas de la escuela oscilaban entre el 3% y el 40%, según los registros de Brooks, de 2012. Algunos decían que muchos estudiantes abandonaban la escuela tan pronto como conseguían trabajo de tiempo completo.

El lunes pasado, ningún representante de Brooks respondió a las solicitudes de comentarios por parte de este medio, y Lacey señaló que no estaba autorizado para responder preguntas en nombre de la institución.

Mientras tanto, los estudiantes investigan sus opciones. “Somos algo así como refugiados escolares”, dijo Leighton. “Ahora esperamos que otras escuelas nos ayuden”.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio