Anuncio
Share
Educación

Cal State está haciendo un esfuerzo por identificar a sus alumnos indigentes

Shellv Candler tenía que salir prácticamente volando de su última clase en Cal State Long Beach, y llegar en máximo una hora a Wilmington. Su madre le estaba guardando una cama en el refugio para mujeres Doors of Hope, pero la última oportunidad para entrar era exactamente a las 6:45 p.m.  

El viaje de la estudiante universitaria en autobús y tren era estresante. Candler y su madre habían vivido cosas peores. La ejecución hipotecaria de la casa familiar. Desalojos. Parientes que podían darles refugio solo por un tiempo determinado. Algunas noches, sin tener  ningún lugar a donde ir, había viajado en el autobús hasta la luz del día. Una vez, hasta tuvieron que dormir en el depósito de cadáveres de un hospital.

A seis clases de graduarse, Candler perseveró.

“Hubo momentos que pensé en abandonar los estudios”, dijo. “Pero ir a la escuela era mi escape, para poder transformar toda la ira, frustración, tristeza, decepción, en algo importante como mi educación… Esta es la oportunidad para poder hacer algo con mi vida”. 

Anuncio

Cal State, el sistema de universidad pública más grande del país, se ha embarcado en un esfuerzo sin precedentes para identificar y contar a muchos estudiantes que, como Candler, calladamente hacen malabares para ir a clases, a sus múltiples trabajos y viven con la ansiedad de descubrir dónde dormirán por la noche, aquellos que obedientemente se presentan en las clases para luego acurrucarse en sus coches, bañarse en el gimnasio y arreglárselas por las noches entre sofás y moteles.

El objetivo, dijo el rector de Cal State, Timothy P. White, es crear una  plataforma que permita “brindar apoyo necesario” y cambiar la política, tanto en el campus como en la legislatura del estado.

No existen datos ni servicios sociales en el nivel de educación superior como el que hay sobre los estudiantes de kinder hasta preparatoria, lo que “francamente, limita la atención que se le da al problema”, dijo Barbara Duffield miembro de Education of Homeless Children and Youth (Asociación nacional para la educación de los niños y jóvenes sin hogar).

La única información oficial sobre el número de estudiantes sin hogar en el país son los 56,588 que se han identificado como tal en las solicitudes federales de ayuda financiera, un número que se considera subestima el problema.

Anuncio

Los resultados iniciales de Cal State, basado en grupos de estudio, encuestas a estudiantes y entrevistas con personal docente y administrativo — llevaron a los funcionarios de la Universidad a estimar que 1 de cada 10 de los 475,000 estudiantes del sistema tienen de manera constante, problemas para encontrar  lugares fijos para dormir en la noche.

¿Son tantos realmente los estudiantes sin hogar? Tal vez no, si nos guiamos por una definición estricta, pero, dijo Eric Rice, quien imparte trabajo social en USC y que además ha estudiado a jóvenes sin hogar durante 14 años, “tenemos la idea de que las personas con falta de vivienda son adultos esquizofrénicos que están acostados en un nido de ropa sucia y bolsas de compras. El problema tiene muchos matices”.

Debido a que Cal State es relativamente asequible, alrededor de $5,500 al año, algunos estudiantes deciden gastar sus limitados recursos en pagar su matrícula en lugar de en una vivienda “esa es una manera de salir adelante”, dijo.

La investigación, realizada por Rashida Crutchfield, quien condujo la fase inicial del estudio de Cal State, revelo el por qué de que muchos de estos estudiantes pasan desapercibidos: avergonzados, no buscan ayuda, o no se ven como personas sin hogar porque literalmente no están viviendo en la calle. Algunos hablan  sobre las circunstancias sólo cuando están a punto de reprobar o de dejar la escuela.

El Student Emergency Intervention and Wellness Program (Programa de intervención de emergencia y bienestar del estudiante), que subsiste de donaciones y una subvención de la escuela, hasta ahora ha ayudado a 137 estudiantes, incluyendo a Candler y Rosales. La iniciativa también le ha conseguido a nueve estudiantes puestos de trabajo y recientemente ha añadido vales de despensa y de hotel.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio