Panamá inaugura la primera planta de GNL de América Central y busca ser hub energético

EFE

Panamá aspira a convertirse en un "hub" energético regional luego de inaugurar hoy la primera planta de generación de energía a base de gas natural licuado (GNL) y la primera terminal de recepción de ese hidrocarburo de América Central, un megaproyecto de 1.150 millones de dólares.

"Es la inversión más grande en un proyecto de infraestructura eléctrica en toda la historia de Centroamérica y el Caribe", dijo Andrés Gluski, presidente ejecutivo de AES, la compañía estadounidense que construyó el proyecto.

La planta, ubicada en la ciudad caribeña de Colón y de 381 megavatios (MW) de capacidad instalada, empezará a distribuir gas natural licuado por Centroamérica previsiblemente a partir de septiembre de 2019, cuando se concluya la construcción de un tanque de almacenamiento de 180.000 metros cúbicos.

El tanque de almacenamiento tiene la particularidad de que permitirá cargar con gas tanto camiones como barcos pequeños, facilitando que este combustible, hasta ahora desconocido en Centroamérica, llegue a cualquier rincón de la región, explicó el directivo.

"Es la más moderna y versátil terminal de gas natural licuado en toda América" y está previsto que acapare el 25 por ciento del mercado potencial de la región centroamericana, afirmó durante la ceremonia de inauguración.

Este proyecto "posicionará a Panamá como un hub de distribución de gas natural licuado, pues cuenta con una terminal, un tanque de almacenamiento y las ventajas logísticas de transporte terrestre y marítimo que ofrece el país", indicó por su parte el presidente panameño, Juan Carlos Varela.

La planta, construida en apenas 27 meses, se abastece con gas procedente de Estados Unidos, en concreto de las nuevas terminales de Cove Point (Maryland) y Sabine Pass (Louisiana).

La Agencia Internacional de la Energía (AIE, por sus siglas en inglés) señaló en un informe el pasado noviembre que el país norteamericano se convertirá a partir de 2025 en el mayor exportador del mundo de este combustible debido al auge de la extracción del gas esquisto o "shale gas".

"Gracias a la nueva tecnología del "fracking" (fracturación hidráulica) habrá una abundancia de gas de esquisto en los Estados Unidos a muy buen precio y por muchísimo tiempo", aseguró el máximo directivo de AES.

El secretario asistente de Energía Fósil del Gobierno de Estados Unidos, Steven Weiberg, dijo que el país ha exportado desde febrero de 2016, cuando empezó a vender el combustible, "1,3 millón de millones de pies cúbicos de GNL a 30 países en cinco continentes" y que "Panamá ha jugado un rol central en el tránsito de estos buques".

La ampliación del Canal de Panamá, en funcionamiento desde junio de 2016, ha permitido que grandes buques como los gaseros que transportan GNL crucen la vía interoceánica, ya que antes no cabían por las viejas esclusas.

Los gaseros ya representan el 10 por ciento de los tránsitos por las nuevas esclusas ampliadas. Una gran cantidad de estos buques realizan el recorrido entre la costa este y la costa oeste de Estados Unidos, según datos de la ruta interoceánica.

A la ceremonia también acudió el subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, David Malpass, quien señaló que la inauguración de la planta "marca el comienzo de una nueva era para el desarrollo energético de Centroamérica".

La irrupción del gas natural licuado en Panamá diversificará y robustecerá además la matriz energética del país, muy dependiente de la energía hidráulica y de los derivados del petróleo, y abaratará la energía térmica.

También contribuirá a reducir en 4 millones de toneladas métricas al año las emisiones de dióxido de carbono, ya que es más amigable con el medioambiente que otros hidrocarburos, según datos de la compañía estadounidense.

"El crecimiento económico, el desarrollo logístico, comercial e industrial requiere el fortalecimiento de la matriz energética. Necesitamos contar con energía segura, asequible y confiable", apuntó el mandatario panameño.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°