Beverly Hills, primera ciudad de EE.UU en prohibir la mayoría de ventas de tabaco

Beverly Hills aprobó la prohibición de tabaco más restrictiva del país, según los expertos, la cual impide la venta de prácticamente todos los productos de nicotina y prepara el escenario para más leyes similares en otras ciudades.

"Han puesto el estándar bastante alto para nosotros, y para cualquier ciudad que lo siga", consideró el alcalde interino Richard Montgomery, de Manhattan Beach, que está estudiando su propia restricción. "Nuestros colegas en Beverly Hills nos alientan a dar este paso valeroso hacia adelante”.

La prohibición, que entrará en vigor en 2021, llegó a los titulares por su rigurosidad extrema, así como por las exclusiones para permitir que las salas de cigarros continúen ejerciendo el comercio en su acogedor espacio.

Según la versión final de la ordenanza, aprobada la noche del martes por el Concejo Municipal de Beverly Hills, las gasolineras y tiendas tendrán prohibido vender cigarrillos, tabaco de mascar y cigarrillos electrónicos, mientras que los hoteles conservarán el derecho de venderlos, pero sólo a través del servicio a las habitaciones.

"Hemos observado con gran expectación", afirmó Chris Bostic, director de políticas de Action Smoking and Health, y uno de los primeros asesores de la regla. "Creo que [los miembros del Concejo Municipal] estaban totalmente conscientes, cuando votaron, de que estaban haciendo historia”.

Ello se debe, según los expertos, a que allí donde decide ir Beverly Hills, otros le siguen.

"Otras comunidades han querido hacer esto en el pasado, pero se retiraron porque la industria tabacalera organizó una enorme oposición", afirmó Ruth Malone, experta en políticas de tabaco en UC San Francisco (UCSF). "La FDA no puede prohibir los cigarrillos. Los únicos que pueden hacerlo son las jurisdicciones estatales y locales".

Ya es ilegal fumar en casi todas partes de Beverly Hills, incluso en edificios de apartamentos, parques y de pie en la acera. La ciudad fue el primer municipio en prohibir fumar en restaurantes, en 1987, y ha pasado décadas ajustando los límites en torno al tabaco. La proscripción del martes una vez más la pone a la vanguardia.

"Beverly Hills es más agresiva que casi cualquier otra ciudad, por lo cual están liderando el camino", señaló el Dr. Richard Shemin, presidente de cirugía cardíaca en UCLA, quien estuvo entre los cientos de personas que pelearon por la excepción de los clubes de cigarros. "Al final, tomaron un enfoque muy responsable y trataron de encontrar el equilibrio adecuado".

Después de meses de debate, el Concejo Municipal aprobó la primera lectura de la ordenanza por unanimidad, el 21 de mayo. La segunda se abrió paso de manera similar.

“Ayer, creo que estaban tan emocionados de que se hubieran dejado las cosas tan claras, que simplemente votaron, todos aplaudieron y eso fue todo", señaló Bostic, quien siguió la reunión de forma remota.

California siempre estuvo en la delantera de la legislación antitabaco. El estado ya tiene una de las tasas más bajas de consumo en el país, superada sólo por Utah. Pero los últimos años se sintió un renovado apetito por las restricciones.

"Ha habido una corriente en California y la restricción del tabaco saborizado está ganando terreno", indicó Phillip Gardiner, copresidente del African American Tobacco Control Leadership Council. Tanto en Beverly Hills como en Manhattan Beach, tales prohibiciones de sabor precedieron inmediatamente al impulso de restringir todas las ventas de tabaco.

Pero, al igual que muchos municipios de California que las han aprobado, Manhattan Beach eximió a los productos mentolados de sus recientes restricciones. “Parte del argumento de la oposición es que se trata de un "cigarrillo negro” y, al atacarlo, se está discriminando a las personas negras”, consideró Gardiner. "Pero seamos justos, es la industria del tabaco la que nos metió esos productos por la garganta”. Para algunos, dijo, una prohibición total puede ser más fácil de aprobar.

"Es un frente en rápido movimiento", señaló Malone, la investigadora de la UCSF. "No hemos visto este tipo de energía sobre el tabaco en mucho tiempo".

Bostic prevé que la norma será desafiada por las compañías tabacaleras, pero cree que Beverly Hills "está en un terreno muy sólido”, que es probable que otros municipios la sigan. "En ciertos lugares hemos reducido tanto la prevalencia del consumo de tabaco que, políticamente, podemos pensar qué desde aquí debemos hacer que llegue a cero", explicó. "Durante mucho tiempo se debatió a nivel reflexivo, pero en los últimos dos años la gente realmente ha tratado de que se convierta en realidad”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°