Anuncio
Share

Entabla demanda familia de joven latino que perdió la vida a manos de oficiales de la Patrulla de Caminos

Pedro Erick Villanueva, de 19 años, perdió la vida en la noche del pasado 3 de julio en Fullerton (California) cuando dos oficiales le dispararon luego de que se negara a detener el vehículo que conducía.

Pedro Erick Villanueva, de 19 años, perdió la vida en la noche del pasado 3 de julio en Fullerton (California) cuando dos oficiales le dispararon luego de que se negara a detener el vehículo que conducía.

Familiares de un joven latino que murió a manos de oficiales de la Patrulla de Caminos de California (CHP) anunciaron ayer que demandaron al estado para que cambie las políticas de disparar a autos en movimiento.

Pedro Erick Villanueva, de 19 años, perdió la vida en la noche del pasado 3 de julio en Fullerton (California) cuando dos oficiales le dispararon luego de que se negara a detener el vehículo que conducía.

Los agentes trabajaban de forma encubierta, no llevaban uniformes y el auto que conducían no tenía ninguno de los distintivos oficiales a la vista.

“Me quitaron un pedazo de mi vida, mi hijo no le estaba haciendo daño a nadie y estoy seguro que él no se detuvo porque no sabía que eran agentes”, dijo Armando Villanueva, padre de la víctima.

El incidente comenzó en la ciudad de Santa Fe Springs, donde el joven asistió con su amigo, Francisco Orozco, de 18 años, a un evento clandestino donde jóvenes se reúnen a hacer piruetas con sus autos.

Los dos jóvenes abandonaron el evento en una camioneta roja, que conducía Villanueva, y que fue perseguida por dos agentes desatando una pequeña persecución.

“Nos siguieron desde Santa Fe Springs en un coche negro. Nunca usaron ni una vez la sirena o un altavoz o alguna advertencia antes de que comenzaran a disparar”, aseguró Orozco, el otro ocupante que resultó herido en el enfrentamiento.

La persecución que se dio por varias ciudades terminó cuando la camioneta ingresó en un callejón sin salida cerca de Fullerton, seguido por el auto de los agentes encubiertos del CHP.

Según el abogado Paul R. Kiesel, los jóvenes se sintieron amenazados y creyeron que iban a ser atacados por lo que decidieron huir del lugar acelerando el auto y es cuando fueron tiroteados de frente causando la muerte inmediata de Villanueva.

La acción de los agentes de disparar contra un vehículo en movimiento está prohibida en un gran número de departamentos de policía y alguaciles alrededores del país.

“Esta demanda civil pide que el estado de California restrinja esta política de disparar a vehículos en movimiento. Este es un claro ejemplo de como mataron a un joven inocente”, dijo Kiesel.

La restricción incluso protege a los mismos agentes que podrían terminar heridos si fallan al conductor del vehículo.

“Ellos nunca se identificaron como agentes de la ley hasta después que dispararon”, insistió Martínez.

Los abogados han sacado a la luz detalles como el que los agentes ni siquiera llevaban los faros prendidos en el auto, algo que habría creado un ambiente de pánico en los jóvenes.

La Fiscalía del condado de Orange, quien no reveló los nombres de los agentes, está investigando el suceso.

Efe se comunicó con la Patrulla de Caminos de California, no obstante declinaron hablar del caso por estar bajo investigación.


Anuncio