Anuncio
Share

Manifestantes piden que intervenga el FBI tras la muerte de afroamericano en California

An image from cellphone video of a deadly confrontation between two El Cajon police officers and Alfred Olango. His sister says she told officers that he was mentally ill.
(El Cajon Police Department)

Un grupo de manifestantes exigió hoy al Departamento de Policía de El Cajón (California) que haya transparencia en la investigación de la muerte de un afroamericano desarmado que fue abatido este martes por dos oficiales y se publique el vídeo completo de lo sucedido.

Decenas de personas se presentaron hoy frente a las oficinas de la dependencia en demanda de una investigación federal y que haya sanción para los oficiales involucrados en el incidente.

El Departamento de Policía de este suburbio al este del condado de San Diego informó de que fueron avisados este martes de que un hombre actuaba de manera errática y dos oficiales le localizaron en el estacionamiento trasero de un restaurante en donde le solicitaron retirar su mano del bolsillo.

El hombre al parecer caminaba de un lado a otro mientras los oficiales intentaban hablar con él.

En medio del incidente, “el sujeto sacó rápidamente un objeto del bolsillo delantero del pantalón, junto ambas manos y las extendió rápidamente hacia un oficial en lo que parecía una posición de tiro”, lo que derivó en que uno de ellos disparara en tres ocasiones.

Más tarde, la dependencia confirmó que el hombre estaba desarmado.

El Consorcio por los Derechos de los Inmigrantes (SDIRC, por su sigla en inglés) identificó al hombre como Alfred Olango, de 30 años, un refugiado quien llegó junto a su familia a Estados Unidos de Uganda.

“Es trágico que un individuo que llegó a Estados Unidos buscando protección haya sido asesinado en manos de la policía”, lamentó la organización en un comunicado.

“La muerte del señor Olango llega en un momento en que la policía está bajo escrutinio a nivel nacional por encuentros que innecesariamente han terminado en la muerte, principalmente de hombres negros desarmados”, consideró el grupo.

Este suceso se viene a sumar a los ocurridos recientemente en la ciudad de Tulsa (Oklahoma) y Charlotte (Carolina del Norte), que vivió durante la pasada semana violentas manifestaciones debido a la muerte de Keith Lamont Scott, un afroamericano de 43 años tiroteado por la Policía.

Según el Washington Post, en lo que va de año 716 personas han muerto debido a disparos de agentes de policía en todo el país.

Ginger Jacobs, presidenta de SDIRC, indicó que la policía “dispare primero y haga las preguntas después” dificulta que las comunidades tengan confianza en sus corporaciones.

“Demandamos una investigación independiente que sea realizada por una agencia externa al Departamento de Policía de El Cajón o el Departamento del Alguacil”, comentó.

En la noche del martes, el Departamento de Policía en El Cajón difundió una imagen tomada de un video captado por un testigo en el que se observa a los dos policías rodeando al hombre, quien extendía sus manos simulando una posición de tiro.

Activistas no quedaron conformes con la imagen y exigieron que la dependencia muestre las imágenes completas de lo sucedido.

“Esto no pasará desapercibido y no podrán ponerlo por debajo de la alfombra como se ha hecho con otros casos”, indicó el reverendo Shane Harris de la Red Nacional de Acción (National Action Network) en San Diego.

El líder religioso señaló que se requiere una investigación federal que brinde transparencia en el caso y a su vez, enfatizó en la necesidad de cambios a nivel legislativo que garanticen que oficiales involucrados en abusos policiacos rendirán cuentas. EFEUSA


Anuncio