Anuncio
Share

Latino de 30 años es sentenciado a cadena perpetua en California

Abdullah Abdullatif Alkadi, un estudiante de Cal State Northridge, desapareció en septiembre de 2014 y su cuerpo fue encontrado un mes después a las orillas de la autopista 10 en Palm Desert.

Abdullah Abdullatif Alkadi, un estudiante de Cal State Northridge, desapareció en septiembre de 2014 y su cuerpo fue encontrado un mes después a las orillas de la autopista 10 en Palm Desert.

Latino de 30 años es sentenciado a cadena perpetua en CaliforniaUn hispano hallado fue condenado el viernes a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por el asesinato en 2014 de un joven al que quería robar el vehículo que estaba vendiendo, informó la fiscalía de Los Ángeles.

Agustín Rosendo Fernández, de 30 años, fue hallado culpable de homicidio en primer grado con agravantes el 9 de junio pasado por la muerte de Abdullah Alkadi, un estudiante de 23 años de la Universidad Estatal de California Northridge.

Según la investigación, Fernández respondió a un anuncio de Alkadi en Craiglist en el que ofrecía a la venta su vehículo, un Audi A5 convertible de 2011, por 36.5000 dólares.

Luego de una reunión previa donde acordaron cerrar el negocio por 35.000 dólares, Alkadi y Fernández se volvieron a encontrar el 17 de septiembre de 2014 en Northridge, al noroeste de Los Ángeles, donde el hispano asesinó al universitario, originario de Arabia Saudí.

Según señaló la fiscal de distrito Cynthia Barnes, Fernández acuchilló al estudiante de ingeniería eléctrica “para poder quedarse tanto con el auto como con el dinero”.

El juez de la Corte Superior de Los Ángeles Hayden Zacky dijo que el hispano asesinó “a un joven e inocente estudiante en un ataque planeado y premeditado”.

La Policía de Los Ángeles arrestó al hispano el 16 de octubre de 2014 y, según informó el jefe de la policía Charlie Beck, luego de un interrogatorio a Fernández, las autoridades hallaron el cuerpo de Alkadi en el desierto de Indio, al sureste de Los Ángeles.

La manera por la que Fernández se deshizo del cuerpo “muestra un corazón maligno, frío e insensible”, aseguró el juez Zacky.

Posteriormente, los investigadores también localizaron el vehículo de Alkadi estacionado frente al apartamento donde vivía Fernández en Long Beach, al sur de Los Ángeles.


Anuncio