Futuro del programa de drones de Chula Vista, California, está en México

Gustavo Solis
Contact ReporterSAN DIEGO UNION-TRIBUNE
El objetivo de la ciudad californiana es que puedan responder a cualquier llamada de emergencia en dos minutos

El futuro del programa de drones de Chula Vista, California, está en México.

Durante casi un año, una compañía de software de Silicon Valley ha estado probando nueva tecnología de drones con la Policía Municipal de Ensenada.

Esa tecnología, que permite que aviones no tripulados viajen en piloto automático mientras los oficiales ven imágenes en vivo a kilómetros de distancia, condujo a más de 500 arrestos y una disminución del 10 por ciento de crímenes en Ensenada desde el cuarto trimestre del año pasado, dijo Chris Rittler, CEO de Cape Areal Telepresence.

En Ensenada, más de un tercio de las llamadas de emergencia son atendidas por la policía cuando los sospechosos ya se fueron, dijo Rittler. Los drones aparecen en la escena en cuestión de minutos y muchas veces capturan criminales in fraganti.

Un video muestra a agentes de una patrulla que llegan al frente de una casa mientras dos ladrones que llevan un televisor de pantalla plana saltan la valla trasera. Los sospechosos pierden a los oficiales saltando varias cercas en un vecindario residencial denso, pero el dron nunca los pierde de vista.

El trabajo de Cape en Ensenada es de interés para la segunda ciudad más grande de San Diego porque la compañía también está trabajando con el Departamento de Policía de Chula Vista.

Desde mayo, el departamento y la empresa de tecnología han participado en un programa federal de pruebas de drones diseñado para ayudar a los reguladores federales a desarrollar nuevas reglas para operar los artefactos.

Estas reglas afectarán a las agencias policiales a nivel nacional.

“Chula Vista realmente está estableciendo el punto de referencia para todo el país, algo que es realmente súper impresionante”, dijo Rittler.

Varias regulaciones deben cambiar antes de que Chula Vista pueda usar drones como la Policía Municipal de Ensenada.

Las reglas de la Administración Federal de Aviación requieren que las personas mantengan una línea de visión clara con los drones aéreos.

Eso significa que un oficial de policía, trabajando en conjunto con el piloto de drones, tiene que estar físicamente mirando al dron en cualquier momento que esté en el aire.

Si esas regulaciones cambian, el Departamento de Policía de Chula Vista podría usar la tecnología de Cape para enviar drones autónomos por toda la ciudad, como lo que está sucediendo en Ensenada.

El objetivo a largo plazo de Chula Vista es tener una flota de alrededor de ocho o nueve drones instalados en bases en toda la ciudad para que puedan responder a cualquier llamada de emergencia en dos minutos.

Actualmente, los vehículos de patrulla demoran, en promedio, más de 6 minutos y medio para responder a las llamadas de emergencia, según datos del Departamento de Policía.

Además de tiempos de respuesta más rápidos, tener una transmisión en vivo puede ayudar a los oficiales a determinar cómo asignar recursos, por ejemplo, un choque por alcance que requiere control de tráfico versus un accidente de tránsito potencialmente fatal que necesita una ambulancia.

Las imágenes de drones también pueden ayudar a los oficiales a estar más informados sobre los riesgos potenciales en el trabajo, como perros agresivos.

En ese caso, el comandante de guardia puede llamar al personal de control de animales para evitar lastimar al perro o a los oficiales.

El Departamento de Policía de Chula Vista no quiere tomar decisiones rápidas.

“En la mayoría de las cosas tratamos de estar a la vanguardia”, dijo el capitán Vern Sallee, quien supervisa el programa. “En esto, intencionalmente intentamos no hacerlo. No queríamos ser la agencia que cometiera los errores”.

El Departamento ha trabajado en su programa de drones durante tres años, pero recientemente comenzó a usar drones en ejercicios de entrenamiento y trabajo policial oficial, como para implementar órdenes de arresto. Una gran parte del lento despliegue es la percepción pública de los drones y la vigilancia policial.

“Nos damos cuenta de que esa es la mayor preocupación de nuestra comunidad”, dijo Sallee.

“No quieren un estado de vigilancia policial. No les gusta la idea de que el Departamento de Policía esencialmente tenga un reino aéreo libre para mirar en sus patios traseros”.

Para redactar sus políticas de drones, que específicamente prohíben a los oficiales usar drones para vigilancia aleatoria o patrullaje general, el Departamento se reunió con residentes de la ciudad y trabajó con la ACLU, agregó Sallee.

Además, la policía espera establecer un sitio web que el público pueda usar para ver los recorridos de vuelo de los aviones no tripulados de la policía e información básica sobre por qué fueron desplegados.

El Departamento tiene cuatro drones, pagados con una donación de la Fundación de Policía de Chula Vista.

Durante una prueba reciente en Chula Vista, varios residentes observaron y preguntaron a los oficiales sobre el programa. En términos generales, la respuesta ha sido positiva, dijo el teniente Chris Kelley.

Algunos residentes incluso preguntaron si el Departamento permitiría la participación de pilotos civiles de drones, agregó Kelley.

“Hubiera pensado que habríamos tenido más resistencia”, dijo Kelley. “Las señales que recibo es que quieren que esta tecnología se use para encontrar al abuelo cuando se va”.

Solís escribe para el U-T.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°