Anuncio

El alcalde, el jefe de la policía y el gobernador de California darán la lucha a Donald Trump

Eric Garcetti (i), alcalde de Los Ángeles, aparece con Charlie Beck, jefe de la policía.

Eric Garcetti (i), alcalde de Los Ángeles, aparece con Charlie Beck, jefe de la policía.

Luego de haber tenido una semana de ‘infarto’ por las continuas órdenes ejecutivas del presidente Donad Trump, particularmente en cuestión migratoria, el gobernador de California, el jefe de policía de Los Ángeles y el alcalde la segunda ciudad más grande del país, se han unido y prometen luchar contra los decretos del primer mandatario.

Entre los decretos que el presidente ha firmado se encuentra el que ordena se eliminen las ciudades santuario y el establecimiento del programa Comunidades Seguras que obliga a los policías trabajen con inmigración para deportar a las personas que viven en el país sin documentos.

×

“Seamos claros. Defenderemos a todos. A cada hombre, mujer y niño que hayan venido buscando una mejor vida y hayan contribuido para el bienestar del estado”, expresó Jerry Brown, gobernador del estado, hace unos días.

Se estima que el estado de California podría perder más de 105 mil millones de dólares que llegan directamente del gobierno federal para el presupuesto del estado; además, otros cientos de miles de dólares que van directamente a los programas de la tercera edad, gobiernos locales y para agencias como la del transporte entre otras.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, ha dicho que nadie sabe mejor como trabaja la economía de Los Angeles y no tiene pensado por ningún motivo afectarla, aplicando los decretos del gobierno federal.

Mientras que Charlie Beck, jefe de la policía de Los Ángeles, indicó que aplicar Comunidades Seguras y permitir a los agentes de policía realizar trabajos migratorios, afectará la seguridad pública en la ciudad y no está dispuesto a poner en riesgo la seguridad de la gente.

Beck indicó que en el pasado se ha establecido ese tipo de prácticas y tiene pruebas de que no trabaja, pero si se pone en riesgo la seguridad de los residentes a los que sirve.

Hasta el momento no ha habido una respuesta del presidente Trump, pero se espera que en los días por venir, haya un seguimiento a la reacción de los funcionarios en California.


Anuncio