Anuncio
Share

Activistas y familiares celebran liberación de abuela hispana en California

Activistas y familiares celebran hoy la liberación de una joven abuela que llevaba seis meses retenida en el centro de detención de inmigrantes de Adelanto, en California, aunque aseguraron que buscarán una solución definitiva.

Xóchitl Hernández, de 40 años es una inmigrante indocumentada originaria de México que ha vivido en Estados Unidos por más de 30 años, y es madre de cinco ciudadanos estadounidenses y abuela de otros cuatro.

“Estamos muy felices de que la abuela Xóchitl ha salido y ya está con su familia, pero reconocemos que esta no es una victoria completa”, declaró hoy Efe Armando Carmona, portavoz de Red Nacional de Jornaleros (NDLON, en inglés).

La noche del pasado viernes, tras pagar una fianza de 5.000 dólares, la denominada “Abuela Xóchitl” abandonó bajo libertad condicional el centro de detención. No obstante, todavía enfrenta un proceso deportación y debe utilizar un grillete electrónico.

“Estoy contenta y feliz por porque puedo abrazar a mi hija y respirar aire fresco”, declaró Hernández a la cadena ABC7 instantes después de su liberación.

De acuerdo a los abogados de NDLON, que defienden el caso de la indocumentada, el pasado 24 de febrero Hernández visitaba a una amiga en una vivienda del este de Hollywood, cuando las autoridades de inmigración realizaron una redada buscando a otra persona y la detuvieron.

La abogada de NDLON Emi MacLean argumentó que las autoridades detuvieron a la inmigrante bajo sospecha de pertenecer a las pandillas por algunos tatuajes y por el área donde vivía.

La jurista alegó que las autoridades han “identificado a Xóchitl como una prioridad de deportación basadas enteramente en denuncias de asociación con pandillas falsas, atenuadas y sesgados racialmente”.

Inicialmente, se le fijó una fianza de 60.000 dólares para poder salir bajo libertad condicional, pero luego de revisar el caso y por la presión de grupos activistas un juez disminuyó la fianza a 5.000 dólares, monto que se recolectó por medio de una campaña en internet.

“Inmigración todavía tiene el caso de deportación contra ella y en eso nos estamos enfocando”, aseguró Carmona.

MacLean explicó que Hernández es víctima de violencia doméstica, razón por la cual se divorció y, por tanto, es elegible para la Visa U, que otorga residencia legal a inmigrantes indocumentados víctimas de delitos graves.

Junto con César Matías, Hernández encabeza una demanda colectiva presentada por la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU) del Sur de California contra el Gobierno federal, por establecer fianzas para los indocumentado detenidos sin tener en cuenta su capacidad económica, lo que obliga a permanecer detenidos largos periodos de tiempo. EFEUSA


Anuncio