La ola de calor en California marca temperaturas históricas y aviva incendios

EFE

Ante la perspectivas del efecto de esta potente ola de calor, el gobernador, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia en varios condados y áreas de California este viernes para unir esfuerzos de los cuerpos de seguridad y protección civil.

Y es que la presencia de vientos y la sequedad de muchas áreas de California son factores propicios para la expansión de más de una docena incendios que se combaten actualmente y para la aparición de nuevos fuegos, alertaron las autoridades californianas.

En Goleta, al noroeste de Los Ángeles, cerca de 2.000 personas han tenido que ser evacuadas mientras los bomberos luchan contra un incendio que ya ha quemado 20 estructuras y consumido 80 acres (32,3 hectáreas) y sólo está contenido en un 5 %.

De los 13 incendios activos que actualmente se presentan en el Estado Dorado, el mayor de ellos se registra al noroeste de California y afecta parte de los condados de Napa y Yolo.

Según el más reciente reporte de hoy del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California (CAL FIRE), este incendio ha quemado 80.375 acres (32.526 hectáreas) y está contenido en un 48 %.

Los incendios californianos se cobraron este viernes la vida de una persona en la frontera del estado con Oregón, en un fuego que destruyó además 40 edificios, informaron las autoridades.

Debido a la llegada este viernes de una poderosa ola de calor, que se pronostica se mantendrá hoy, se han registrado nuevos récords de temperatura máxima en varias ciudades de California, especialmente en el sur del estado.

En Santa Ana, ciudad de mayoría hispana, la temperatura alcanzó un máximo de 114 grados Fahrenheit (45,5 grados centígrados), superando la marca establecida en 1917, que era de 112 (44,4), según reportó el Servicio Nacional de Meteorología.

De igual forma, en el campus de la Universidad de California Los Ángeles, al noroeste del condado, la temperatura subió a 111 grados Fahrenheit (43,9 centígrados), superando el récord de 1939, que era de 109 (42,8).

En Riverside al noreste del estado, se registró una temperatura máxima de 118 grados Fahrenheit (47,7 grados centígrados), lo que igualó el récord máximo establecido en 1925.

Esta ola de calor del suroeste del país se registra después de que decenas de personas hayan muerto en la última semana en el sur de Canadá y el este de EE.UU. por la peor ola de calor y humedad en décadas.

Para evitar que se repitieran estas muertes, las autoridades californianas advirtieron este viernes sobre la importancia de no descuidar a las personas más susceptibles de sufrir las condiciones de un golpe de calor, que puede ser mortal entre el 15 % y 25 % de los casos, como los ancianos, niños y personas enfermas.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°