San Diego presenta demanda por aguas negras mexicanas que contaminan playas

EFE

Una coalición de ciudades del sur de San Diego (California) demandó hoy al gobierno federal por lo que consideran su "falta de acción" ante las aguas negras que llegan a Estados Unidos desde México.

La demanda presentada en la corte del distrito sur de California acusa a la Comisión Internacional de Límites y Aguas (IBWC) y a su contratista, Veolia Water, por violaciones a leyes federales diseñadas para proteger tanto la calidad del agua como la salud pública.

El grupo, conformado por las ciudades Imperial Beach y Chula Vista, así como por el Puerto de San Diego, señala en la demanda que ya han "suplicado" al gobierno por las vías políticas, diplomáticas, regulatorias y administrativas para que atienda la situación que afecta a sus comunidades, y ante la falta de respuesta, se ven obligados a recurrir a un recurso legal.

"Ya es suficiente", enfatizó el alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina. "El gobierno estadounidense debe rendir cuentas por estas violaciones a la ley", agregó el funcionario.

La IBWC (así como su contraparte mexicana, CILA) es un organismo internacional con presencia en los dos países encargado, como su nombre lo dice, de los tratados sobre límites y aguas.

Durante años, la ciudad de Imperial Beach y grupos ambientalistas han solicitado a las entidades demandadas que se tomen medidas e inviertan recursos para controlar y tratar las aguas contaminadas que han llegado hasta las costas del sur de California por la cuenca del Río Tijuana.

Desde 2015 hasta la actualidad, se han registrado 376 derrames de aguas negras que han cruzado la frontera de México hacia Estados Unidos, precisó la alcaldesa de Chula Vista, Mary Casillas-Salas.

"Está claro que esta situación sólo se está empeorando", mencionó.

"Chula Vista no toma litigios a la ligera. Nuestra ciudad decidió unirse a esta iniciativa porque va hacia el corazón de algo que atesoramos como lo es el agua limpia, el acceso público hacia las playas y la belleza de esta naturaleza", añadió la alcaldesa.

En lo que va del año, los altos niveles de contaminantes en el mar han obligado al cierre de las playas de Imperial Beach por 28 días, denunció Dan Malcolm, comisionado del puerto de San Diego.

"Eso es casi la mitad (de días) de lo que va de 2018, es total y completamente inaceptable", resaltó.

Autoridades en San Diego llegarán hasta las últimas instancias del lado estadounidense, pero reconocen que una solución integral requerirá que México haga su parte.

Si bien la ciudad de Imperial Beach no tiene facultad de incluir a autoridades mexicanas en el litigio, ya se contempla que respondan ante una corte internacional, reveló el alcalde Serge Dedina.

"El ayuntamiento está investigando la posibilidad de llevar a los gobiernos de Baja California y de México a una corte internacional y (está) buscando la manera de hacer también demandas legales dentro de México", mencionó.

Autoridades mexicanas han declarado anteriormente que hay voluntad para tratar esta problemática conjunta, pero han adjudicado la lenta respuesta a la falta de recursos.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
61°