Anuncio

En el debate, Warren y Sanders discuten sobre la dirección del partido y cómo vencer a Trump

There were plenty of heated moments between presidential candidates during Night 1 of CNN’s  Democratic debates in Detroit.  

Los demócratas mostraron fuertes diferencias sobre el sistema de salud, la inmigración y la política climática, cuando un grupo de candidatos menos conocidos trató de usar el segundo debate de las primarias presidenciales para atacar a los abanderados más progresistas.

El debate puso de relieve los cambios fundamentales defendidos por Sanders, un independiente de Vermont, y Warren, una demócrata de Massachusetts, que argumentan que derrotar al presidente Trump requerirá planes de largo alcance.

“No entiendo cómo alguien se toma la molestia de postularse para presidente de Estados Unidos y no hablar de lo que realmente podemos y por lo que no debemos luchar”, dijo Warren después de que varios candidatos argumentaron que ella y Sanders condenarían al partido a la derrota.

Varios de sus oponentes argumentaron que había demasiado en juego como para arriesgarse a dar alguna ventaja a Trump y que un enfoque más pragmático haría tambalear a una franja más amplia de votantes.

“Estamos más preocupados por ganar una discusión que en ganar una elección”, dijo la senadora de Minnesota Amy Klobuchar.

Pete Buttigieg, el alcalde de South Bend, Ind., trató de sacar ventaja de las diferencias.

“Es hora de dejar de preocuparse por lo que dirán los republicanos”, dijo. “Es verdad, si abrazamos una agenda de extrema izquierda, van a decir que somos un montón de socialistas locos. Si adoptamos una agenda conservadora, ¿sabes lo que van a hacer? Van a decir que somos un grupo de socialistas locos. Así que vamos a defender la política correcta”.

El debate del martes - frente a unas 3.000 personas en el adornado e histórico Teatro Fox en el centro de Detroit - marcó la segunda reunión del campo demócrata 2020, que es tan grande que incluso dividir a los 20 mejores candidatos en dos noches ha significado dejar fuera a algunos.

Aunque falta más de un año para las elecciones, la lucha por recaudar fondos y conseguir el apoyo de los votantes, ha hecho que los debates sean cruciales para que los candidatos puedan venderse a sí mismos como contendientes legítimos y, en muchos casos, sobrevivir.

El debate, que duró más de dos horas y media, se caracterizó por varios enfrentamientos, pero siguió siendo civilizado, ya que los candidatos pasaron gran parte de la segunda mitad atacando a Trump como un presidente divisivo y una amenaza existencial para el país.

Los senadores Warren y Sanders fueron los que llamaron más la atención. Sanders, que se describe a sí mismo como un socialista democrático, ha estado en segundo lugar en muchas encuestas, detrás del ex vicepresidente Joe Biden, durante gran parte de la campaña. Pero Warren se ha adelantado a Sanders en algunas encuestas y ha ganado terreno significativo frente a Biden, convirtiéndose en una seria amenaza para superar al senador de Vermont.

Los dos evitaron pelear entre sí, pasando la mayor parte de su tiempo de acuerdo mientras evitaban los ataques de los demás y trataban de mostrar su atractivo a la base activista del partido.

Biden y la senadora Kamala Harris de California -que han estado enfrascados en una discusión desde el primer debate en Miami en junio- encabezarán el grupo de 10 candidatos que tomarán las riendas del escenario el miércoles.

La división demócrata sobre cómo hacer que el cuidado de la salud sea más asequible y esté disponible para todos estuvo a la vista desde los primeros minutos del debate del martes, cuando los candidatos centristas apuntaron contra los planes de “Medicare para todos” defendido por Sanders y Warren.

El choque reflejó la creciente división en el campo de la salud, que fue un punto de ataque para los candidatos que precedieron al debate.

Los moderados de la contienda ven la política de salud como uno de sus puntos de distinción más claros. Advierten que Medicare para todos amenazaría a Obamacare y dejaría a los estadounidenses con menos cobertura.
“Este es un ejemplo de economía de la lista de deseos”, dijo el gobernador de Montana, Steve Bullock. “Solía ser que sólo los republicanos querían revocar y reemplazar. Ahora los demócratas también lo hacen”.

Sanders y Warren se negaron a ceder en su presión por un sistema de pagador único, que según ellos es la única opción para liberar la cobertura de salud estadounidense de las cadenas de la corrupción corporativa.

“Dejen de usar puntos de discusión republicanos”, acusó Warren. “Estas compañías de seguros no tienen el derecho dado por Dios de ganar 23 mil millones de dólares en ganancias y sacarlo de nuestro sistema de salud”.

El ir y venir se volvió irritable. Por un lado los candidatos que favorecían el sistema del Medicare, por el otro había muchos candidatos en el escenario que compartían el punto de vista de Biden, argumentando que la cruzada por la atención médica administrada por el gobierno refleja a un Partido Demócrata que corre el peligro de ir a la deriva y a la izquierda de la opinión pública estadounidense.

Los moderados están presionando por una supuesta opción pública, que permitiría a los estadounidenses que no les gusta su plan de salud comercial comprar un plan del gobierno.

Tim Ryan de Ohio y la senadora Amy Klobuchar de Minnesota.
(AP)

Sin nombrar a Sanders, Klobuchar se opuso a la sugerencia de su campaña de que el enfoque de la opción pública es inmoral.

“Claramente esta es la manera más fácil de avanzar rápidamente”, dijo. “Y quiero que las cosas se hagan”.

El ex gobernador de Colorado John Hickenlooper estuvo de acuerdo. “Se reduce a la cuestión de que Estados Unidos está acostumbrado a tener opciones, el derecho a tomar una decisión”, dijo. “Evolución. No es una revolución”.

Después de que el moderador de CNN, Jake Tapper, pidiera a los candidatos que revelaran si apoyaban el aumento de impuestos para pagar un Medicare para todo el sistema, Sanders lo acusó de parafrasear al Partido Republicano. Sanders y Warren sostuvieron que los únicos estadounidenses que finalmente pagarían más bajo el sistema que ellos apoyan, son los ricos y las corporaciones, ya que los costos de todos los demás serían compensados por la desaparición de las facturas de atención médica.

Una encuesta publicada el martes por la Fundación Kaiser Family encontró apoyo mayoritario para expandir el papel del gobierno en el cuidado de la salud, con algunos segmentos apoyando planes que mantienen el seguro privado como una opción.

Los candidatosse dividieron en líneas similares sobre si despenalizar o no el cruce de fronteras por parte de los migrantes que no tienen permiso para entrar a Estados Unidos.

Warren dijo que la ley que hace de algunos cruces fronterizos un crimen, en lugar de una violación civil, ha permitido a Trump separar a los niños migrantes de sus padres. Sanders se unió a Warren, y negó que su propuesta de aumento del gasto federal en salud y educación superior fomentara la inmigración ilegal.

Algunos otros- Hickenlooper, Tim Ryan, representante de Ohio, y Beto O’Rourke, ex representante de Texas - rechazaron la idea de despenalizar los cruces fronterizos.

“Espero que la gente que venga aquí cumpla nuestras leyes”, dijo O’Rourke.

El choque sobre cuán agresivo debería ser el partido al adoptar políticas progresistas volvió a surgir cuando la discusión se centró en el cambio climático.

Los moderados apuntaron al impulso de un New Deal Verde, que muchos de los candidatos han apoyado. El plan, elaborado por los progresistas, ha incluido llamamientos a la atención médica universal y a la garantía de puestos de trabajo, que los candidatos más centristas advirtieron que amenazaban con obstaculizar la acción climática.

“Eso es un desastre en las urnas”, dijo Hickenlooper, refiriéndose a la combinación del Nuevo Trato Verde y los planes de salud que abolirían los seguros privados.

“Vincula su progreso a otras cosas que no tienen nada que ver con el clima”, dijo el ex representante de Maryland John Delaney, quien apoya la idea de ponerle un precio al carbono.

Warren nuevamente acusó a los candidatos más moderados en el escenario de abrazar los temas de conversación republicanos, engañando a los votantes al engancharse a los elementos periféricos del Nuevo Trato Verde y usarlo para atacar un llamado a la acción sobre el clima. Presentó su plan que se basa en el Nuevo Acuerdo Verde invirtiendo billones de dólares en investigación y lo utiliza para reorientar la economía estadounidense hacia la fabricación ecológica.

Bullock advirtió que el tono de la presión del partido sobre el clima está alienando a los votantes como los de su estado, Montana, que han trabajado en las industrias del carbón y otros combustibles fósiles la mayor parte de sus vidas.

“Hay gente que ha pasado toda su vida dando poder a nuestro país”, dijo. “Y con demasiada frecuencia los demócratas hablan como si fueran parte del problema”.

Sanders, que rutinariamente se opone a las compañías de combustibles fósiles, se opuso. “No somos anti obreros”, dijo Sanders, quien enfatizó que su plan incluye una transición para los trabajadores del carbón y otros en la industria, a empleos en una economía más favorable al medio ambiente.

“Estoy un poco cansado de que los demócratas teman a las grandes ideas”, dijo Sanders. “Los republicanos no le temen a las grandes ideas. Pueden dar un trillón de dólares en desgravaciones fiscales a multimillonarios y corporaciones rentables. ... Así que, por favor, no me digas que no podemos enfrentarnos a la industria de los combustibles fósiles”.

Los candidatos llegaron a un acuerdo unánime en denunciar las declaraciones racistas de Trump y esbozaron cómo combatirían a los supremacistas blancos envalentonados y cómo abordarían los impactos actuales de las políticas racistas.

O’Rourke, quien recientemente reveló que él y su esposa son descendientes de dueños de esclavos, dijo que firmaría una nueva Ley de Derecho al Voto, así como una propuesta de la Cámara para crear una comisión para estudiar y desarrollar un plan de reparaciones para los descendientes de esclavos.

Sanders, quien se opone a los pagos de reparaciones, dijo que está a favor del plan del representante James E. Clyburn (D-S.C.) de invertir el 10% de los fondos asignados a comunidades donde el 20% o más de la población ha vivido por debajo del nivel de pobreza durante al menos tres décadas.

Warren se refirió a su política educativa, que incluye la inversión de 50.000 millones de dólares en colegios y universidades históricamente negros.

Buttigieg, cuya comunidad ha sido dividida por un tiroteo de la policía contra un hombre negro, dijo que aunque la división racial sigue siendo un problema, él cree que el trabajo en el período posterior al incidente muestra progreso.

Los 10 candidatos en el escenario para la primera noche del debate de dos noches, seleccionados por sorteo para el evento auspiciado por CNN, eran todos blancos. Los candidatos de color participarán en el debate del miércoles por la noche.

Los escritores del Times Michael Finnegan y Matt Pearce en Los Ángeles y Noam N. Levey en Washington contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio