Anuncio
Share

Llevarán a la Virgen de Guadalupe al “muro”

TIJUANA BC 13 DE NOVIEMBRE DE 2016 (AFN).- El arzobispo de la Arquidiócesis local Francisco Moreno Barrón anunció que llevarán la imagen de la Virgen de Guadalupe al “muro” que divide a Estados Unidos y América Latina, a través de esta ciudad, con el propósito de suplicarle que interceda ante Dios para que proteja a todos los migrantes, tanto los que van hacia el país del norte, como los que han sido deportados.

El arzobispo hizo saber que para esto se reunirán el próximo sábado 19 a las 3 de la tarde, en la parroquia de Santa María del Mar en la Delegación de Playas de Tijuana, donde se hará primero una pequeña preparación en la Iglesia, rezando la “hora de la Misericordia”, para después salir en procesión -con la imagen- rumbo al muro divisor.

Explicó que al llegar ahí, bendecirá esta imagen y la colocará en el lugar previsto donde celebrará Misa, para al terminar, expresar su súplica a Dios para que a través de la Virgen proteja a todos los migrantes.

“Con este acontecimiento se pretende tomar como un puente de paz, de amor y de misericordia, a la Virgen de Guadalupe, de tal manera que por su intercesión, hombres y mujeres migrantes sean bendecidos en la situación difícil que están enfrentando”, refirió el arzobispo.

*.- “Tenemos que orar para que Dios ilumine a este presidente electo”

Sobre la elección de EU y la amenaza del ahora presidente electo de Estados Unidos de expulsar a tres millones de migrantes, el arzobispo dijo que primero que todo, hay que mostrarse muy respetuosos de la decisión que los norteamericanos tomaron y desearles que realmente esta decisión sea para bien de ellos y del mundo entero, pues se trata –agregó- de un país que juega un papel preponderante en medio del concierto de las naciones.

Sin embargo –consideró- que como personas de fe, hay que orar para que Dios ilumine a este presidente electo y pueda tomar las decisiones convenientes: “Yo estas declaraciones no las conozco; voy llegando ahora mismo. Pero si son reales, me parece que pueden ser precipitadas, en el sentido de que él tendrá que iniciar su gobierno, y se va a dar cuenta de que no todo es posible hacerlo tal como ha propuesto; tendrá que ir haciendo labores de consenso, consultar a todos los otros organismos que deben ser consultados para estas decisiones en EU.

De manera que yo diría, que no hagamos un ambiente de alarma, pero que sí manifestemos nuestra inconformidad en el sentido de que reclamemos, un trato digno, humano, para todos nuestros migrantes que están en Estados Unidos, y que se anteponga esa dignidad humana a los intereses económicos de una nación que por otro lado necesita de esas personas, no sólo como mano de obra, ya que también desde muchos otros aspectos, los latinos están aportando muchísimo a la construcción, a la identidad, al progreso de este gran país”, dijo.

“Tomemos con serenidad estas declaraciones y pensemos que aún no son hechos concretos, eso tendrá que ser todo un proceso; yo espero que se vayan diluyendo en el camino y que no lleguen a ser realidad, ojalá el señor Trump se dé cuenta de lo valiosa que es la presencia de los migrantes en Estados Unidos, particularmente de los latinos y que acabe por valorarlos e integrarlos a la construcción de ese gran país”.

Se ha polarizado el tema y no ayuda a nadie

Con referencia a lo que se dijo sobre la implicación de la iglesia católica en la decisión de dar marcha atrás a una propuesta de Ley sobre matrimonios igualitarios, aseguró que: “No. En realidad, así como recibieron ustedes esas noticias, así las recibimos nosotros; me parece que es una decisión que tomaron las autoridades correspondientes y yo digo que espero que sea un elemento que ayude a construir la paz y la unidad. Me parece que hemos polarizado este tema en la sociedad y eso no le ayuda a nadie”.

Particularmente aquí en Tijuana aseveró que es muy importante que exista unidad en los temas verdaderamente focales, pero que esto no se haga a un lado y que se le dé el justo valor que tiene: “Yo diría que esto no es un triunfo de nadie, no es una derrota de nadie, es simplemente una decisión que se tomó, y tenemos que aprender a vivir en una sociedad plural, donde se piensa de manera diferente, donde hay personas, grupos, que tienen también sus intereses en la legislación y tenemos que aprender a respetarnos y a seguir caminando”.

Sobre una denuncia contra él, que se dice fue presentada en marzo indicó que a él no le notificaron, y que solamente tuvo conocimiento de ello por los medios.

Sobre la cantidad de arzobispos que marcharon en México, respondió que fue algo espontáneo, no algo propuesto, además de que igual hubo algunos que decidieron no hacerlo: “Nuestra presencia ahí no fue una situación ideológica, radical, mucho menos significó un ataque a un grupo de la sociedad, de ninguna manera”.

El arzobispo insistió en que ellos están llamados a unir, a construir; que su papel es un papel de crear unidad, comunión, y reiteró que posiblemente se pueden malinterpretar las cosas, por lo que dijo que es importante dialogar, ser abiertos y evitar que estas cosas polaricen a la sociedad y metan en problemas, ya que tienen su desgaste y evitan el que se ocupen de las cosas “realmente más importantes”, afirmó

Abundó sobre el tema diciendo; “les he manifestado cuando me han preguntado, que soy muy respetuoso de la manera de pensar de otros, incluso de su manera de obrar, y me parece que toda esa gente que ha luchado por sus derechos está en su derecho de hacerlo, valga la redundancia, y creo que aquí se le tiene que dar respuesta a su condición particular”.

El punto aquí, apuntó, es que eso, de sí llamarle a esa comunidad matrimonio o no, creo que ese es el punto, nada más en realidad, esas personas, no sólo tienen su dignidad, es gente valiosa, he tenido trato, relación personal, o con grupos, les he reconocido su riqueza que tienen como personas y como grupo, pero eso no le debe quitar a la Iglesia también su derecho de proclamar sus convicciones más profundas.

Pidió hablar con sencillez, con claridad y no ver detrás de un mensaje un ataque a un grupo o a una posición. Sobre el hecho de que si existiría problema al llamarse unión legal entre personas del mismo sexo, opinó que ese es el punto: En el fondo, es eso, a mí me parece que ellos tienen derecho a que se legalice su relación, pues si ellos quieren y lo necesitan pues que se haga, aquí nos ponemos frente a un escenario de posibilidades de lo que pueda suceder con el paso del tiempo, pero en este momento si ellos necesitan protección legal, reconocimiento a su relación, social, pues lo pueden hacer, el cómo llamarle, yo creo que tampoco hay que darle demasiada importancia a eso.

Monseñor Barrón reiteró que esta posición siempre la ha manifestado aún antes de la marcha, la Iglesia, aseguró, nunca ha estado en posición de ataque y desconocimiento de los derechos de estos grupos, para nada, y yo eso lo he manifestado claramente, al contrario es la mismísima posición de siempre.

“Creo que a nivel nacional se interpretó como un ataque hacia estos grupos de parte de la Iglesia, pero en absoluto, nunca hubo eso, fue simplemente el derecho de proclamar la familia, defender la familia de acuerdo al plan de Dios, pero eso sin violentar los derechos de otras personas que piensen diferente”.

Recordó que durante la marcha no sólo fue la sociedad la que participó, sino personas de otras creencias religiosas que se sumaron. En realidad no es un tema de la Iglesia católica, advirtió, es tema de religión y eso integra a muchas otras religiones y por lo tanto a la sociedad.

“Pero también las gentes que participan en estos grupos que piensan diferente, que aspiran a nuevos derechos, ellos también forman parte de alguna religión y salvo unos no, pero la mayoría sí, y sin embargo ellos me parece que no están contra su fe, contra su religión, sencillamente están en un momento de luchar también por lo que ellos consideran un derecho en su vida personal”.

La iglesia ha mantenido siempre la misma postura y no es con ninguna actitud de ataque, de desconocimiento de la dignidad, al contrario, es un reconocimiento de las personas y una invitación a construir la comunión, la unidad entre nosotros, concluyó Moreno Barrón.

Se clausura el “Año de la Misericordia”

La Iglesia celebra hoy en todas las diócesis del mundo la clausura del año de la Misericordia, informó el Arzobispo Metropolitano Francisco Moreno Barrón, y agregó que el Papa va a clausurar la Puerta Santa en Roma el próximo domingo pero en todas las Diócesis se hará este día.

Agregó el Pastor de la grey Católica que por eso en la Iglesia Catedral, harán lo propio con el Rito que se les hizo llegar para este acontecimiento.

Celebramos –dijo Monseñor Moreno- la clausura de un año en el que el Papa Francisco ha impulsado fuertemente la conciencia de que “Dios es Padre de amor, Padre Misericordioso con todos nosotros, sin excepción, y aunque se cierra la puerta de la Misericordia, sabemos que la Misericordia de Dios es Eterna y perdura para siempre”.

Para su mensaje de la Eucaristía de hoy domingo – refirió el arzobispo- quiero invitar a la gente a dejarse amar por Dios que es un papá bueno y que nos ama a todos sin excepción; explicó que ojalá que los papás aquí en la tierra pudieran reflejar ese amor, esa misericordia de Dios a sus hijos.

Insistió en que los que tienen responsabilidad en las instituciones, en la sociedad y en la iglesia, deben aprender a reflejar la misericordia de Dios a su alrededor, pues de ser así seremos capaces de ser misericordiosos unos con otros; las personas, los grupos, las naciones.

Manifestó Moreno Barrón “que el año que concluye, año de la misericordia reavive la ilusión, el deseo de poder construir una mejor sociedad, un mundo donde todos vivamos en fraternidad, y construyendo la paz.

https://www.afntijuana.info/informacion_general/64325_se_clausura_el_ano_de_la_misericordia#ver_nota


Anuncio