Anuncio
Share

Injustificable endeudar al ayuntamiento

Injustificable endeudar al ayuntamiento

Injustificable endeudar al ayuntamiento

• Menos aún para gasto corriente, dice ex diputado Carlos Murguía
• No existe plan de austeridad ni una propuesta integral

La contratación de deuda por parte del gobierno municipal de Tijuana es injustificable, porque no se puede pedir prestado para cubrir gasto corriente, y menos aun cuando no se ha presentado a la comunidad un plan de austeridad y una propuesta integral que privilegie el ahorro y la eliminación de gastos superfluos, aseguró el ex diputado y ex regidor, Carlos Murguía Mejía.

“Con todo respeto, no es ese el camino, ni el tipo de solución que requiere Tijuana, sobre todo cuando somos la ciudad más endeudada del país”, cuestionó el también abogado luego de señalar que la vocación del gobierno es servir a la comunidad, priorizar las necesidades de la ciudad y trabajar a favor de los intereses mayoritarios.

Cumplir esas premisas implica que el gasto público debe dedicarse a obras, servicios y programas de orden social por encima de cualquier otro criterio, porque si esto no se cumple un gobierno no atiende su función esencial.

Contraer deuda y compromisos financieros siempre tendrá un costo adicional para las finanzas del gobierno, independientemente de si estos compromisos adquiridos vayan a cubrirse dentro del trienio o lo trasciendan y se conviertan en deuda pública como lo establece la ley.

“Los eufemismos y juegos de palabras para justificar la contratación de préstamos y cualquier otra forma de compromiso económico es mera simulación”, y en los hechos esto compromete financieramente a la administración.

Si bien la deuda puede ser opción válida para un gobierno y no hay que temerla, esta solo se podría justificar si se destina a obras o acciones y programas de alcance social que tengan un impacto social amplio, porque tampoco es correcto hipotecar el futuro de una comunidad en lugar de privilegiar el ahorro interno, la transparencia y el recato en el gasto público. “No es buena forma de empezar un gobierno”.

Murguía Mejía opinó que es en este tipo de temas, donde sería clave la participación de colegios de profesionistas como los contadores públicos y especialistas en la materia, a fin de no dejar solo en manos de los integrantes de un cabildo decisiones tan importantes, y en este ejercicio calificó como estratégico una observación minuciosa de parte de los medios de comunicación, así como su aportación para enriquecer esa gran discusión pública trayendo a los ciudadanos la expresión de voces autorizadas.

“Queremos que le vaya bien al gobierno pero desde la perspectiva de un manejo serio, transparente y responsable sobre todo en el ámbito de las finanzas públicas, porque estamos hablando de los dineros del pueblo, de sus impuestos, y si todos nos ajustamos el cinturón, el gobierno es el primer obligado a hacerlo”, sostuvo finalmente.


Anuncio